IN­NO­VA­CIÓN POR EMPATÍA, ASÍ CRE­CE RAP­PI

El área de so­por­te de Rap­pi es­tá aten­ta a ca­da so­li­ci­tud y no só­lo pa­ra dar res­pues­ta a un po­si­ble pro­ble­ma de sus clien­tes: quie­re es­cu­char­los. El equi­po de Se­bas­tián Me­jía, co­fun­da­dor y di­rec­tor de Es­tra­te­gia de la start-up, tie­ne un ob­je­ti­vo.

Expansion (México) - - LIDER - Por: An­gé­li­ca Pi­ne­da

ca­da nue­va ne­ce­si­dad de sus usua­rios. Es­cu­char a sus clien­tes ha te­ni­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos pa­ra la pla­ta­for­ma de en­tre­gas a do­mi­ci­lio. Así han na­ci­do nue­vas lí­neas de ne­go­cio. La úl­ti­ma ha si­do Rap­pi­pay, una car­te­ra vir­tual vin­cu­la­da a la tar­je­ta de cré­di­to, con la que se pue­de en­viar y pe­dir di­ne­ro en­tre usua­rios de la apli­ca­ción, así co­mo pa­gar por los ser­vi­cios so­li­ci­ta­dos a tra­vés de és­ta. Es­to in­clu­ye des­de pe­dir co­mi­da a un do­mi­ci­lio has­ta apo­yo pa­ra pa­gar una fac­tu­ra. “He­mos te­ni­do mu­cho éxi­to pa­ra es­ca­lar y cre­cer muy rá­pi­do es­cu­chan­do a nues­tros con­su­mi­do­res e in­cor­po­ran­do ese feed­back en nues­tros ser­vi­cios”, co­men­ta Me­jía, que fun­dó la em­pre­sa jun­to con Si­món Bo­rre­ro y Fe­li­pe Vi­lla­ma­rín. Rap­pi­pay ya fue ha­bi­li­ta­da en 1% de las apli­ca­cio­nes de Mé­xi­co, Co­lom­bia y Bra­sil, pa­ra lue­go ha­cer­lo de for­ma ma­si­va. Es­te há­bi­to ha he­cho que el ci­clo in­no­va­dor en la com­pa­ñía sea un pro­ce­so na­tu­ral. “El Rap­pi­cash –ser­vi­cio de ca­je­ro a do­mi­ci­lio lan­za­do en 2017– sur­gió cuan­do un clien­te que ne­ce­si­ta­ba efec­ti­vo le pi­dió al re­par­ti­dor to­mar su tar­je­ta, sa­car di­ne­ro del ca­je­ro y lle­vár­se­lo a su do­mi­ci­lio, por­que le te­nía con­fian­za. El de­par­ta­men­to de so­por­te de­tec­tó la pe­ti­ción y, a la se­ma­na, ya te­nía­mos el bo­tón pa­ra pe­dir di­ne­ro”, re­la­ta el em­pren­de­dor. Es­ta es­tra­te­gia ace­le­ró el cre­ci­mien­to de Rap­pi, fun­da­da en ju­nio de 2015 en Co­lom­bia a par­tir de Gra­bi­lity, una start-up crea­da por Me­jía y Bo­rre­ro dos años an­tes y que pro­vee soft­wa­re pa­ra el e-com­mer­ce de fir­mas de re­tail, co­mo Wal­mart. La apli­ca­ción lle­gó a Mé­xi­co cua­tro me­ses des­pués de su fun­da­ción y, des­de en­ton­ces, se ha ex­ten­di­do den­tro del país, en Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay. Pa­ra Ul­rick Noel, lí­der de In­no­va­ción en Tec­no­lo­gía de la con­sul­to­ra De­loit­te, lo que me­jor ha­ce la start-up es ge­ne­rar de­man­da, al pre­sen­tar la ofer­ta de más de 10,000 co­mer­cios alia­dos. La apli­ca­ción co­bra una co­mi­sión pro­me­dio de 17% a los ne­go­cios, un cos­to me­nor a otras op­cio­nes, ase­gu­ra Neph­ta­lí Man­ci­lla, so­cio de la ca­fe­te­ría Fin­ca San­ta Ve­ra­cruz. “La pu­bli­ci­dad que nos ge­ne­ra es in­dis­pen­sa­ble por­que no pa­ga­mos por ella y nos ayu­da a ven­der más”, ase­gu­ra. Con sie­te me­ses tra­ba­jan­do con la app, Man­ci­lla ha vis­to cre­cer 10% sus ven­tas. “Sim­pli­fi­ca la lo­gís­ti­ca y nos aho­rra el tra­ba­jo del en­la­ce con los clien­tes. Lo tie­nen bien en­ten­di­do y son 10% más ba­ra­tos que la com­pe­ten­cia”, agre­ga. Rap­pi ha for­ma­do un equi­po de ex­per­tos en ar­qui­tec­tu­ra tec­no­ló­gi­ca –pro­ve­nien­tes de em­pre­sas co­mo Uber o Fa­ce­book– pa­ra man­te­ner una pla­ta­for­ma fá­cil de usar. “Tra­ba­ja­mos con ver­da­de­ros vi­sio­na­rios, con ellos ve­mos in­di­ca­do­res de cre­ci­mien­to, de ser­vi­cio, có­mo en­tre­ga­mos, sa­tis­fac­ción del clien­te. Lo que bus­ca­mos es que ca­da en­tre­ga sea per­fec­ta”, ex­pli­ca Me­jía, quien, de vez en cuan­do, se sube a una bi­ci­cle­ta pa­ra ha­cer re­par­tos y es­tar más co­nec­ta­do con las ne­ce­si­da­des del usua­rio. La em­pre­sa, que for­ma par­te del por­ta­fo­lio de Y Com­bi­na­tor, una de las ace­le­ra­do­ras más re­co­no­ci­das del mun­do, ha le­van­ta­do más de 462 mi­llo­nes de dó­la­res de fon­dos de in­ver­sión, co­mo An­drees­sen Ho­ro­witz, Se­quoia, DST Glo­bal y Ti­ger. Su úl­ti­ma ron­da, con­cre­ta­da en sep­tiem­bre, fue por 220 mi­llo­nes. “No ge­ne­ra­mos uti­li­da­des, to­do va a la ex­pan­sión a nue­vas ciu­da­des y paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, don­de es­tá nues­tro fo­co”, se­ña­la Me­jía, quien in­di­ca que el re­to se­rá man­te­ner el rit­mo de cre­ci­mien­to de 30% men­sual que re­gis­tra. “Nues­tro vo­lu­men de ne­go­cio que se mul­ti­pli­ca por sie­te ca­da año”, afir­ma el em­pren­de­dor, de 34 años. En su men­te ve un fu­tu­ro en el que los usua­rios de Rap­pi de­jen de usar las tar­je­tas de cré­di­to. “So­ña­mos con que Rap­pi­pay se con­vier­ta en la bi­lle­te­ra con la que el usua­rio pa­gue to­da cla­se de bie­nes y ser­vi­cios. Lo po­de­mos ha­cer, por­que los con­su­mi­do­res ven nues­tra pla­ta­for­ma co­mo al­go ya na­tu­ral”, con­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.