LA CLA­VE DEL CEO DE DHL ES TE­NER LA MEN­TE ABIER­TA

Expansion (México) - - LIDER - Por: Shei­la Sán­chez Fermín

CEO glo­bal de DHL Supply Chain –la di­vi­sión de lo­gís­ti­ca del Gru­po Deuts­che Post DHL–, pues ca­da uno ha si­do una oca­sión pa­ra evo­lu­cio­nar en sus 24 años de ex­pe­rien­cia en la com­pa­ñía. En es­te tiem­po, el di­rec­ti­vo ha apren­di­do que la cla­ve del éxi­to es no re­sis­tir­se al cam­bio, sino in­clu­so an­ti­ci­par­se a él. Por ello, Gil­bert ha ace­le­ra­do el sal­to ha­cia el co­mer­cio elec­tró­ni­co, la di­gi­ta­li­za­ción de sus cen­tros de dis­tri­bu­ción y la adop­ción de big da­ta y otras tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. To­do eso, ade­más, le lle­vó a im­plan­tar cam­bios en el ma­na­ge­ment de la com­pa­ñía. “Las ha­bi­li­da­des que se re­quie­ren pa­ra te­ner éxi­to en el mo­de­lo de ne­go­cio son muy di­fe­ren­tes a ha­ce 20 años, por lo que he­mos ajus­ta­do la es­truc­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción y he­mos com­bi­na­do el pa­pel de di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes con el de di­rec­tor de In­for­ma­ción, por­que sus ro­les es­tán muy in­te­gra­dos. Tam­bién es­ta­ble­ci­mos pro­fe­sio­na­les en­fo­ca­dos en la au­to­ma­ti­za­ción y la me­ca­ni­za­ción”, de­ta­lla Gil­bert, du­ran­te una vi­si­ta a la Ciu­dad de Mé­xi­co. El eje­cu­ti­vo es­tá acos­tum­bra­do a an­ti­ci­par las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria y sus clien­tes. Des­de 1994, ha for­ma­do par­te de la fa­mi­lia de DHL, ocu­pan­do nu­me­ro­sos car­gos co­mo el de vi­ce­pre­si­den­te de Di­se­ño de So­lu­cio­nes, vi­ce­pre­si­den­te de Ope­ra­cio­nes en Con­su­mo y Re­tail y pre­si­den­te de Con­su­mo y Cien­cias de la Vi­da en las Amé­ri­cas. Esas di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas mol­dea­ron su es­ti­lo y su apues­ta por la in­no­va­ción, cuen­ta. “He­mos pues­to mu­cho én­fa­sis en co­nec­tar los pun­tos en­tre la in­ge­nie­ría de di­se­ño de so­lu­cio­nes de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la ope­ra­ción. Tam­bién de­ci­di­mos di­se­ñar so­lu­cio­nes pa­ra el clien­te, y apro­ve­cha­re­mos, al má­xi­mo, la opor­tu­ni­dad de ha­cer que las so­lu­cio­nes se com­bi­nen en di­fe­ren­tes áreas del ne­go­cio”, des­ta­ca. La ex­pan­sión del e-com­mer­ce no só­lo cam­bió el ti­po de pro­duc­tos o so­lu­cio­nes que desa­rro­lla DHL. Tam­bién trans­for­mó su día a día, pues la em­pre­sa tu­vo que mi­grar a un mo­de­lo de ges­tión que le per­mi­tie­ra ope­rar más rá­pi­do y es­ta­ble­cer alian­zas con otras com­pa­ñías de tec­no­lo­gía y star­tups, con las que pu­die­ra im­plan­tar nue­va tec­no­lo­gía, co­mo soft­wa­re y ro­bots, pa­ra au­to­ma­ti­zar sus al­ma­ce­nes. “Te­ne­mos una am­plia ex­po­si­ción de clien­tes, tan­to de con­su­mi­do­res co­mo de mi­no­ris­tas, y el co­mer­cio elec­tró­ni­co nos ha co­lo­ca­do en una po­si­ción en la que te­ne­mos que res­pon­der y an­ti­ci­par las nue­vas exi­gen­cias en el en­torno em­pre­sa­rial”, de­ta­lla el di­rec­ti­vo, egre­sa­do de la li­cen­cia­tu­ra en Ges­tión de Ope­ra­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Sy­ra­cu­se, en Nue­va York. Pa­ra Gil­bert, otro de los pi­la­res del éxi­to es ele­gir a los em­plea­dos ‘co­rrec­tos’, lo que, en es­te con­tex­to, sig­ni­fi­ca que de­ben te­ner la mis­ma ca­pa­ci­dad de evo­lu­cio­nar, adap­tar­se e in­no­var que desa­rro­lló, con los años, el ve­te­rano eje­cu­ti­vo. “Es muy fá­cil sen­tir­se frus­tra­dos an­te un re­to y pre­gun­tar­nos: ‘¿Có­mo ha­re­mos eso?’ Pe­ro, en nues­tro ne­go­cio, se ha de­mos­tra­do que exis­te un gran ni­vel de ha­bi­li­da­des en nues­tra gen­te, y por eso es­toy muy agra­de­ci­do”, di­ce. La cla­ve, agre­ga, con­sis­te en no dar­se nun­ca por sa­tis­fe­cho y re­co­no­cer que siem­pre hay opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra. “To­do lo que cam­bia crea re­tos, pe­ro tam­bién, opor­tu­ni­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, y pa­ra mí, el cre­ci­mien­to que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do es lo que ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des pa­ra las per­so­nas con las que es­toy tra­ba­jan­do y pa­ra la com­pa­ñía. En ca­da ne­go­cio hay una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar”, se­ña­la. Ésa es la pa­la­bra que más re­pi­te: ‘opor­tu­ni­da­des’. Pa­ra en­con­trar­las, Gil­bert si­gue muy de cer­ca di­fe­ren­tes pro­yec­tos de su com­pa­ñía, pa­ra es­tar siem­pre apren­dien­do nue­vas co­sas de su equi­po. Uno de los es­tán­da­res glo­ba­les de la em­pre­sa, que nun­ca ha ol­vi­da­do, es ser “de men­te abier­ta”, afir­ma. Y ése es el úl­ti­mo con­se­jo de es­te ‘sen­sei’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.