CO­RRUP­CIÓN POR IMITACIÓN E:

El eco­no­mis­ta Ni­co­lás Aj­zen­man ana­li­zó có­mo las re­ve­la­cio­nes so­bre po­lí­ti­cos des­ho­nes­tos im­pac­tan en el com­por­ta­mien­to de la ciu­da­da­nía.

Expansion (México) - - EN LA MIRA - POR: Ami­netth Sán­chez

So­lo, fren­te a una ca­ja re­gis­tra­do­ra, Ni­co­lás Aj­zen­man mar­ca ca­da uno de los pro­duc­tos que va a com­prar. En el su­per­mer­ca­do Ha­rris Tee­ter, en Washington DC, no hay ca­je­ros ni al­guien su­per­vi­san­do que es­ca­nee to­dos los có­di­gos de ba­rras de la mer­can­cía y pa­gue por ella. Si qui­sie­ra ro­bar, na­die se da­ría cuen­ta. “¿Por qué no lo ha­go? Por­que me pa­re­ce que es­tá mal y me mo­les­ta ha­cer esas co­sas, pe­ro tal vez en otras so­cie­da­des a la gen­te no le pa­re­ce mal y lo ha­ría sin pro­ble­mas”, di­ce el eco­no­mis­ta ar­gen­tino e in­ves­ti­ga­dor vi­si­tan­te en el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID). Su cu­rio­si­dad so­bre las cau­sas del mal com­por­ta­mien­to, el in­cum­pli­mien­to de re­glas y la co­rrup­ción, mo­ti­vó al es­pe­cia­lis­ta en eco­no­mía del com­por­ta­mien­to a rea­li­zar la in­ves­ti­ga­ción El po­der del ejem­plo: la co­rrup­ción es­ti­mu­la la co­rrup­ción. El tra­ba­jo, en­fo­ca­do en Mé­xi­co, analiza có­mo im­pac­tan las re­ve­la­cio­nes de co­rrup­ción por par­te de pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les en el com­por­ta­mien­to de los alum­nos de se­cun­da­ria en los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos. El re­sul­ta­do fue que, tras ser re­ve­la­da es­ta in­for­ma­ción, la pro­por­ción de alum­nos que co­pia­ba au­men­ta­ba 10% so­bre el pro­me­dio. La con­clu­sión: lí­de­res co­rrup­tos ge­ne­ran ciu­da­da­nos des­ho­nes­tos. “Es in­tere­san­te que la gen­te no só­lo se com­por­ta más des­ho­nes­ta­men­te, sino que pa­re­ce ‘ac­tua­li­zar’ sus creen­cias y per­cep­cio­nes so­bre lo que es­tá bien y mal tras ob­ser­var un ca­so de co­rrup­ción”, di­ce.

EX­PAN­SIÓN: ¿Los ciu­da­da­nos des­ho­nes­tos eli­gen po­lí­ti­cos co­rrup­tos o los po­lí­ti­cos co­rrup­tos es­ta­ble­cen las nor­mas pa­ra que la so­cie­dad sea des­ho­nes­ta?

NI­CO­LÁS AJ­ZEN­MAN: En mi tra­ba­jo tra­to de con­ven­cer al lec­tor de que po­lí­ti­cos co­rrup­tos ge­ne­ran ciu­da­da­nos des­ho­nes­tos y que hay una re­la­ción cau­sal en esa di­rec­ción. Lo cual no im­pli­ca que no ha­ya una re­la­ción en la di­rec­ción opues­ta: tal vez ciu­da­da­nos co­rrup­tos tie­nen pre­fe­ren­cia por po­lí­ti­cos co­rrup­tos. O peor: so­cie­da­des en don­de hay una gran can­ti­dad de ciu­da­da­nos co­rrup­tos tie­nen más chan­ces de que sus po­lí­ti­cos –que son ciu­da­da­nos– tam­bién lo sean. To­do pue­de su­ce­der a la vez, la exis­ten­cia de cau­sa­li­dad en una di­rec­ción no la in­va­li­da del otro la­do. Lo desafian­te es po­der iden­ti­fi­car es­tos efec­tos cau­sa­les.

¿Cuál es el pa­pel de las em­pre­sas en la fór­mu­la po­lí­ti­cos co­rrup­tos-ciu­da­da­nos des­ho­nes­tos?

NA: Uno pue­de pen­sar mu­chas hi­pó­te­sis: tal vez ya te­nía­mos la per­cep­ción de que los em­pre­sa­rios eran co­rrup­tos y la nue­va in­for­ma­ción no nos afec­ta. O tal vez nos de­cep­cio­na­mos por­que pen­sá­ba­mos que eran ho­nes­tos y co­men­za­mos a creer que pa­ra pro­gre- sar hay que ser co­rrup­to. O tal vez, los jus­ti­fi­ca­mos, es­pe­cial­men­te, a los con­tra­tis­tas es­ta­ta­les, y pen­sa­mos que tie­nen que ser co­rrup­tos por­que así es el Es­ta­do. No lo sé. Pue­de ser una bue­na idea pa­ra una nue­va in­ves­ti­ga­ción.

E: ¿Por qué nor­mal­men­te se juz­ga al go­bierno y no a las em­pre­sas?

NA: Un par de años atrás te hu­bie­ra da­do la ra­zón. A par­tir de lo que pa­só con el ca­so La­va Ja­to en Bra­sil, no­to al­gún cam­bio, con em­pre­sa­rios pre­sos o juz­gán­do­se. Sin te­ner mu­cha evi­den­cia, ba­sa­do en per­cep­cio­nes, di­ría que es cier­to que los ciu­da­da­nos ten­de­mos a pen­sar más en po­lí­ti­cos que en em­pre­sa­rios cuan­do pen­sa­mos en co­rrup­ción. Se me ocu­rren va­rios mo­ti­vos. Mu­chas ve­ces cuan­do pen­sa­mos en un con­tra­tis­ta de obra pú­bli­ca lo ve­mos, de cier­ta ma­ne­ra, su­pe­di­ta­do a lo que el fun­cio­na­rio quie­ra. Es de­cir, pen­sa­mos

EN UN JUE­GO EN DON­DE PA­RA PRO­GRE­SAR HAY QUE SER CO­RRUP­TO, NA­DIE VA A QUE­RER SER EL PRI­ME­RO EN QUE­DAR ATRÁS.

que el em­pre­sa­rio so­bor­na al fun­cio­na­rio por­que no le que­da de otra; tal vez qui­sie­ra ser ho­nes­to, pe­ro sién­do­lo no va a ga­nar nin­gu­na li­ci­ta­ción. Otro pun­to pue­de ser que le exi­gi­mos al fun­cio­na­rio co­sas que no le exi­gi­ría­mos a un em­pre­sa­rio, por­que al go­bierno lo ele­gi­mos y de­be­ría ren­dir­nos cuen­tas. Tal vez del em­pre­sa­rio no es­pe­rá­ba­mos na­da bueno, en­ten­de­mos que va a tra­tar de ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ga­nar más y es el go­bierno el que tie­ne que li­mi­tar­lo.

E: Si hay co­rrup­ción, ¿es po­si­ble cons­truir una em­pre­sa só­li­da?

NA: Es po­si­ble, aun­que no es el me­jor con­tex­to. En un con­tex­to don­de hay co­rrup­ción, una va­ria­ble im­por­tan­te que de­ter­mi­na el éxi­to de una em­pre­sa es su ca­pa­ci­dad de li­diar con esa co­rrup­ción, ya sea es­qui­ván­do­la o par­ti­ci­pan­do. ¿Qué le con­vie­ne más a un em­pre­sa­rio, con­tra­tar a al­guien que le me­jo­re la pro­duc­ti­vi­dad o a una per­so­na que ten­ga co­ne­xio­nes con el go­bierno? Un ar­gu­men­to si­mi­lar se pue­de ha­cer con el lobby ex­ce­si­vo o con las eco­no­mías so­bre­rre­gu­la­das. Cuan­do el em­pre­sa­rio pa­sa mu­cho más tiem­po en los pa­si­llos del go­bierno que pen­san­do en có­mo ga­nar mer­ca­do o ba­jar cos­tos, es­ta­mos en pro­ble­mas.

E: La co­rrup­ción de­bi­li­ta la ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra desem­pe­ñar sus fun­cio­nes. ¿Qué pro­du­ce en las em­pre­sas?

NA: Hay ex­cep­cio­nes y, en al­gu­nos ca­sos, la co­rrup­ción pue­de fun­cio­nar co­mo grea­se in the wheels, es­pe­cial­men­te cuan­do hay de­ma­sia­da bu­ro­cra­cia. Pe­ro, en lí­neas ge­ne­ra­les, di­ría que ha­ce más in­efi­cien­te la asig­na­ción de los re­cur­sos. Hay evi­den­cia que mues­tra que es una ba­rre­ra pa­ra la in­ver­sión, el ac­ce­so a re­cur­sos fi­nan­cie­ros e, in­clu­so, au­men­ta los cos­tos de transac­ción a las fir­mas.

E: ¿Có­mo se lo­gra que las em­pre­sas se den cuen­ta de que va­le la pe­na in­ver­tir en po­lí­ti­cas contra la co­rrup­ción?

NA: Es bien di­fí­cil por­que en un jue­go en el que, pa­ra pro­gre­sar, hay que ser co­rrup­to, na­die va a que­rer ser el pri­me­ro en que­dar atrás. Creo que un for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de con­trol y san­ción es fun­da­men­tal, mos­trar que ser co­rrup­to no es gra­tis. Los fac­to­res cul­tu­ra­les tam­bién son fun­da­men­ta­les y se pue­de tra­ba­jar so­bre ellos. La eco­no­mía del com­por­ta­mien­to ha avan­za­do en he­rra­mien­tas que bus­can ape­lar a nues­tras mo­ti­va­cio­nes y a nues­tras per­cep­cio­nes so­bre las nor­mas so­cia­les pa­ra re­du­cir nues­tro com­por­ta­mien­to des­ho­nes­to.

CONTAGIOSO. Con su tra­ba­jo, Ni­co­lás Aj­zen­man mues­tra que los po­lí­ti­cos co­rrup­tos ge­ne­ran ciu­da­da­nos des­ho­nes­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.