LA LLA­VE DE LA CON­FIAN­ZA CITY EX­PRESS

El gru­po ho­te­le­ro te­nía po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción, pe­ro le fal­ta­ba for­ma­li­zar­las. La crea­ción de una es­truc­tu­ra y un co­mi­té de éti­ca le per­mi­tie­ron dar un pa­so más e, in­clu­so, im­pul­sar el ne­go­cio.

Expansion (México) - - EN PORTADA - POR: Ana Va­lle

CC­rear víncu­los de con­fian­za con sus so­cios ha si­do la cla­ve pa­ra el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de Ho­te­les City Ex­press, des­ta­ca Di­na Mo­reno, di­rec­to­ra ju­rí­di­ca y pre­si­den­ta del Co­mi­té de Éti­ca de es­ta com­pa­ñía. Gra­cias a la trans­pa­ren­cia, la em­pre­sa ha ob­te­ni­do fi­nan­cia­mien­to de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Ban­co Mun­dial, y lo­gró sa­lir a Bol­sa en 2013, su­man­do nue­vos in­ver­sio­nis­tas a su es­truc­tu­ra. Es­te pro­ce­so lle­vó a la ho­te­le­ra a for­ta­le­cer su go­bierno y sus prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vas. En el ran­king del IC500, la fir­ma ocu­pa la po­si­ción 23, con una ca­li­fi­ca­ción de 84.3 pun­tos so­bre 100. Mo­reno re­cuer­da que, des­de su na­ci­mien­to, City Ex­press se re­gía ba­jo un có­di­go de éti­ca, pe­ro és­te no es­ta­ba so­bre el pa­pel. “Lo que más le fal­ta a las em­pre­sas me­xi­ca­nas es un te­ma de for­ma­li­dad de pro­ce­sos. Si bien hay bue­nas in­ten­cio­nes de po­ner có­di­gos de éti­ca, si no le po­nes in­ten­ción y ga­rra, y no les das al­can­ce a di­chos co­mi­tés y creas for­mas de eje­cu­tar las po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos, no pue­des lle­var­lo más allá”, aña­de San­tia­go Ma­yo­ral, di­rec­tor de Fi­nan­zas Cor­po­ra­ti­vas y Re­la­ción con In­ver­sio­nis­tas del gru­po. El pa­so de lo in­for­mal a lo for­mal vino con la en­tra­da del fon­do IFM, del Ban­co Mun­dial, co­mo ac­cio­nis­ta en 2009, y se ter­mi­nó de eje­cu­tar en 2015, cuan­do la em­pre­sa creó ma­nua­les y for­ma­li­zó la exis­ten­cia de un Co­mi­té de Éti­ca. “El IFC nos dio sus gui­de­li­nes su­per­es­tric­tos an­ti­co­rrup­ción, y no­so­tros te­nía­mos que es­tar re­gi­dos ba­jo es­tos li­nea­mien­tos. Fue un

ac­cio­nis­ta el que tra­jo es­to, pe­ro nos ha be­ne­fi­cia­do a to­dos des­de en­ton­ces”, co­men­ta Mo­reno. El Co­mi­té de Éti­ca es­ta­ble­ció po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción, li­nea­mien­tos de ope­ra­cio­nes con par­tes re­la­cio­na­das y de no dis­cri­mi­na­ción e in­clu­sión, en­tre las más re­le­van­tes. És­te es el eje rec­tor que ri­ge el com­por­ta­mien­to de la em­pre­sa y es­ta­ble­ce los me­ca­nis­mos pa­ra reac­cio­nar an­te con­flic­tos o vio­la­cio­nes al có­di­go, so­bre las que Mo­reno en­fa­ti­za que hay una po­lí­ti­ca de ce­ro to­le­ran­cia. Lle­var es­tas prác­ti­cas al pa­pel fue el pri­mer pa­so. Su re­sul­ta­do in­me­dia­to fue po­si­cio­nar­se co­mo la fir­ma ho­te­le­ra me­jor ca­li­fi­ca­da en sus­ten­ta­bi­li­dad den­tro del Ín­di­ce de Pre­cios y Co­ti­za­cio­nes Sus­ten­ta­ble de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, re­cal­ca Ma­yo­ral. El si­guien­te ob­je­ti­vo con­sis­tió en trans­mi­tir las po­lí­ti­cas a co­la­bo­ra­do­res y so­cios. Se­gún Mo­reno, la cla­ve es per­mear el có­di­go en­tre los co­la­bo­ra­do­res pa­ra pa­sar de la teo­ría a la prác­ti­ca, de mo­do que no só­lo las apli­quen en la em­pre­sa, sino en su vi­da dia­ria. De es­te mo­do, el per­so­nal de City Ex­press re­ci­be las po­lí­ti­cas, las es­tu­dia y lue­go de­be pa­sar una eva­lua­ción. A fin de man­te­ner un ca­nal con­ti­nuo de co­mu­ni­ca­ción y apren­di­za­je, la em­pre­sa creó una pá­gi­na de Fa­ce­book y un pro­gra­ma lla­ma­do Con­fía, don­de se ca­pa­ci­ta a los em­plea­dos, y que tam­bién sir­ve co­mo ca­nal de de­nun­cia. En es­te sen­ti­do, el gru­po con­tra­tó en 2015 una lí­nea de anó­ni­ma, en don­de anual­men­te re­ci­be, en pro­me­dio, 70 de­nun­cias. Por aho­ra, se­gún Mo­reno, en su ma­yo­ría es­tán re­la­cio­na­das con el tra­to en­tre co­la­bo­ra­do­res, pe­ro el ob­je­ti­vo es fo­men­tar su uso pa­ra to­do ti­po de te­mas, y ya se han re­ci­bi­do en es­te ca­nal al­gu­nas de­nun­cias so­bre co­rrup­ción. Los di­rec­ti­vos pre­fi­rie­ron no co­men­tar a de­ta­lle en qué con­sis­tie­ron es­tos pre­sun­tos ca­sos de co­rrup­ción al in­te­rior de la em­pre­sa, pe­ro con­fir­ma­ron que sí han exis­ti­do. “Se han to­ma­do me­di­das ra­di­ca­les en es­tos ca­sos. No ve­mos to­nos de gris, es blan­co o ne­gro”, ase­gu­ra Mo­reno. Por úl­ti­mo, City Ex­press ofre­ce ca­pa­ci­ta­ción en prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vas a los fran­qui­cia­ta­rios una vez al año. En ellas se pro­cu­ra man­te­ner una ac­tua­li­za­ción cons­tan­te, pa­ra evi­tar cual­quier vio­la­ción a sus có­di­gos. Asi­mis­mo, la com­pa­ñía cui­da con qué em­pre­sas tie­ne re­la­ción de pro­vee­du­ría, y es­tu­dia que no ha­yan es­ta­do in­vo­lu­cra­das en ma­las prác­ti­cas. Es­te ti­po de trans­pa­ren­cia y co­mu­ni­ca­ción ha per­mi­ti­do que City Ex­press lo­gre su­mar nue­vos so­cios a su pla­ta­for­ma, im­pul­san­do su ex­pan­sión. “La repu­tación de la com­pa­ñía nos pre­ce­de. City Ex­press tie­ne un nom­bre im­pe­ca­ble en el sen­ti­do de ce­ro to­le­ran­cia en prác­ti­cas de co­rrup­ción. Así he­mos la­bo­ra­do des­de el prin­ci­pio y así lo ha­re­mos siem­pre”, co­men­ta Ma­yo­ral. El si­guien­te ob­je­ti­vo es que los hués­pe­des eli­jan la em­pre­sa so­bre otros gru­pos por su trans­pa­ren­cia, di­ce Mo­reno, aun­que ad­mi­te que es una ta­rea mu­cho más com­ple­ja. “Oja­lá que los hués­pe­des in­ves­ti­ga­ran más, y que no sea só­lo un te­ma de re­ser­var y ya. Ha si­do re­le­van­te pa­ra no­so­tros que, si tie­nen que ele­gir en­tre dos em­pre­sas, nos vean a no­so­tros por las ini­cia­ti­vas que pro­mul­ga­mos”, co­men­ta.

CRE­CI­MIEN­TO. Di­na Mo­reno des­ta­ca que la trans­pa­ren­cia ha per­mi­ti­do su­mar nue­vos so­cios a su pla­ta­for­ma y ace­le­rar la ex­pan­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.