Te pre­gun­ta­rán tu opi­nión, las con­sul­tas de AM­LO.

An­tes de lle­gar al po­der, el pre­si­den­te elec­to, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ya de­jó cla­ro el estilo que ten­drá de go­ber­nar: con­sul­tar a la ciu­da­da­nía, pe­ro ¿qué tan via­ble es go­ber­nar con co­nul­tas ba­jo el bra­zo?

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ariad­na Or­te­ga

"Vá­yan­se acos­tum­bran­do”, ad­vir­tió el pre­si­den­te elec­to an­te las crí­ti­cas por la for­ma en que se reali­zó la con­sul­ta ciu­da­da­na con la que se en­te­rró el pro­yec­to del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM) que se cons­tru­ye en Tex­co­co. “Va­mos a re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra que no ha­ya lí­mi­tes y los ciu­da­da­nos pue­dan so­li­ci­tar que cuan­do ha­ya un te­ma de in­te­rés pú­bli­co se ha­ga una con­sul­ta”, ex­pre­só a tra­vés de un vi­deo el fu­tu­ro man­da­ta­rio, quien de­jó cla­ro que ése se­rá su estilo de go­ber­nar. Pe­ro ¿qué tan via­ble es go­ber­nar ba­jo con­sul­tas? Ni­co­lás Lo­za, in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les (Flac­so), se­ña­la que usar es­te me­ca­nis­mo de de­mo­cra­cia di­rec­ta se­rá un buen prin­ci­pio pa­ra el pre­si­den­te elec­to. Le da el au­ra que él quie­re de que, pu­dien­do de­ci­dir so­lo, pre­fie­re con­sul­tar a la gen­te”. Pa­ra Edgardo Mos­quei­ra, ex­per­to en ges­tión pú­bli­ca del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), las con­sul­tas for­ta­le­cen la ges­tión pú­bli­ca y le dan ma­yor le­gi­ti­mi­dad al ciu­da­dano. “Pue­de ha­ber dis­cu­sio­nes, pue­de lle­var a la po­la­ri­za­ción, pe­ro tam­bién pue­de abrir el de­ba­te pú­bli­co, ir ge­ne­ran­do me­jo­res con­sen­sos”, se­ña­la. La ca­te­drá­ti­ca del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey en Pue­bla Maribel Flo­res con­si­de­ra que el uso de es­te pro­ce­so sir­ve pa­ra ge­ne­rar ma­yor le­gi­ti­mi­dad en las ac­cio­nes de go­bierno al in­cor­po­rar dis­tin­tas vo­ces. Pe­ro tam­bién ad­vier­te que se de­be iden­ti­fi­car la ca­pa­ci­dad de go­ber­na­bi­li­dad del mis­mo man­da­ta­rio, pues no ne­ce­sa­ria­men­te lo for­ta­le­ce­ría. “Abrir to­dos los te­mas a los ciu­da­da­nos po­dría de­bi­li­tar la fi­gu­ra pre­si­den­cial y el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes”, di­ce. Los ex­per­tos se­ña­lan que se de­be ana­li­zar cuán­do echar a an­dar las con­sul­tas y en qué te­mas de­be to­mar las riendas el pro­pio go­bierno pa­ra dar cau­ce a la go­ber­na­bi­li­dad. Ló­pez Obra­dor pro­me­tió en cam­pa­ña que se so­me­te­rían a con­sul­ta te­mas co­mo el de­re­cho a la in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo, la des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na y los ma­tri­mo­nios pa­ra pa­re­jas del mis­mo se­xo, pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten que es­tos tó­pi­cos no pue­den ser con­sul­ta­dos por­que es un te­ma de de­re­chos hu­ma­nos. La fu­tu­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Olga Sán­chez Cordero, ha da­do la vuelta a es­ta pos­tu­ra, al de­cir que las con­sul­tas lle­ga­ron pa­ra que­dar­se, pe­ro que “los de­re­chos hu­ma­nos no se con­sul­tan”. “Ahí va­mos a ver el ver­da­de­ro ta­lan­te de­mo­crá­ti­co del pre­si­den­te elec­to”, se­ña­la el ca­te­drá­ti­co Ni­co­lás Lo­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.