ÁREAS DE IN­NO­VA­CIÓN

LABANCA TRA­DI­CIO­NAL REAC­CIO­NA FRENTEA LOS EM­PREN­DE­DO­RES TEC­NO­LÓ­GI­COS.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR / Adrián Es­ta­ñol ILUS­TRA­CIÓN / Álvaro Ber­nis

An­te el cre­ci­mien­to de start-ups fi­nan­cie­ras, los ban­cos se alían con ellas.

Así crecieron las pri­me­ras em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, o fin­tech, que se pre­sen­ta­ron co­mo dis­rup­to­res de una in­dus­tria tra­di­cio­nal que, en mu­chos as­pec­tos, se ha­bía ol­vi­da­do del clien­te. “El dis­cur­so ini­cial de los em­pren­de­do­res fin­tech era que es­ta­ban bas­tan­te re­sen­ti­dos con los ban­cos. Pa­ra ellos, es­ta­ban abu­san­do de la gen­te, así que su dis­cur­so era: ‘Nos va­mos a co­mer a los ban­cos’”, re­cuer­da Juan Gue­rra, quien, en aquel en­ton­ces, es­ta­ba cur­san­do una maes­tría en Lon­dres, uno de los es­ce­na­rios cen­tra­les de es­ta cri­sis, y que po­co des­pués fun­dó una fin­tech. El ob­je­ti­vo era muy am­bi­cio­so –y, qui­zás, inal­can­za­ble–, pe­ro es in­ne­ga­ble que, en po­co tiem­po, se pro­du­jo una re­vo­lu­ción en el mun­do fi­nan­cie­ro: por to­das par­tes sur­gie­ron cen­te­na­res de pe­que­ñas y me­dia­nas fir­mas fin­tech. En Mé­xi­co hoy su­pe­ran las 330, un 40% más que el año pa­sa­do, y ya su­po­ne el se­gun­do ma­yor eco­sis­te­ma de la re­gión des­pués de Bra­sil, se­gún Fin­no­vis­ta, una or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve el desa­rro­llo del sec­tor. En me­nos de una dé­ca­da, las tec­no­ló­gi­cas fi­nan­cie­ras pue­den al­can­zar has­ta un 30% del pas­tel ban­ca­rio en el país, de acuer­do con la in­cu­ba­do­ra de ne­go­cios Inn­som­nia. An­te es­ta si­tua­ción, la ban­ca no se que­dó de bra­zos cru­za­dos y adop­tó la má­xi­ma “si no pue­des con el ene­mi­go, úne­te a él”. Las gran­des ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ace­le­ra­ron sus in­ver­sio­nes pa­ra am­pliar su ne­go­cio di­gi­tal y sa­ca­ron la bi­lle­te­ra pa­ra ha­cer­se con ta­len­to jo­ven, co­mo el de Juan Gue­rra, que hoy es el di­rec­tor de In­no­va­ción de Ci­ti­ba­na­mex. “Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras se han aso­ma­do a ver có­mo fun­cio­nan las fin­tech, no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo com­pe­ten­cia, sino co­mo mo­to­res de in­no­va­ción que les ayu­den a me­jo­rar su ser­vi­cio”, se­ña­la Ber­nar­do Gon­zá­lez, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res (CNBV). Un ejem­plo de es­te in­te­rés de la ban­ca es la com­pra de la me­xi­ca­na Open Pay por par­te de BBVA Ban­co­mer, en 2016. Ha­ce cua­tro años, esa start-up de­di­ca­da a pa­gos elec­tró­ni­cos en­tró a un pro­gra­ma de co­la­bo­ra­ción que, anual­men­te, or­ga­ni­za BBVA en el pi­so 33 de su ras­ca­cie­los en Re­for­ma. Aun­que no re­sul­tó ga­na­do­ra, dos años más tar­de, el ban­co vio su po­ten­cial en el sis­te­ma de pa­gos elec­tró­ni­cos y la ad­qui­rió. “En es­te año y me­dio se con­vir­tió en nues­tra pla­ta­for­ma de co­mer­cio elec­tró­ni­co. Nos vino a com­ple­men­tar en al­go don­de te­nía­mos de­fi­cien­cias”, re­co­no­ce Hu­go Ná­je­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de Desa­rro­llo de Ne­go­cios de BBVA Ban­co­mer. No fue la úni­ca en­ti­dad en mo­ver­se en es­ta di­rec­ción: es­te año, San­tan­der abrió las puer­tas de su la­bo­ra­to­rio de in­no­va­ción a cua­tro fin­tech, tras lan­zar por pri­me­ra vez un pro­gra­ma pa­ra co­la­bo­rar con el eco­sis­te­ma; y Ci­ti­ba­na­mex, de la mano de Vi­lla­ge Ca­pi­tal, Blackrock y Pay­pal, pre­mió con 75,000 dó­la­res a las fin­tech Ve­xi y Siem­bro. En los úl­ti­mos cin­co años, la in­ver­sión de los gran­des ban­cos en tec­no­lo­gía su­ma 58,440 mi­llo­nes de pe­sos. “Si los ban­cos no em­pe­za­mos a mi­rar ha­cia allá, y se­gui­mos pen­san­do que és­te es un ni­cho pro­te­gi­do por la re­gu­la­ción, nos es­ta­re­mos equi­vo­can­do to­tal­men­te”, afir­ma Ná­je­ra.

UN CAM­BIO INEVI­TA­BLE

“Mu­chos nos lla­man di­no­sau­rios, pe­ro des­pués se sor­pren­den”, di­ce Javier Cas­tri­llo, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Trans­for­ma­ción, In­no­va­ción y Ban­ca Di­gi­tal de San­tan­der. Co­mo ejem­plo es­tá la ‘fá­bri­ca di­gi­tal’ de es­ta en­ti­dad, lla­ma­da Spotlight, don­de el sa­co, la cor­ba­ta e, in­clu­so, los cu­bícu­los han des­apa­re­ci­do. Su ‘cen­tro de ope­ra­cio­nes’ es una ofi­ci­na co­la­bo­ra­ti­va, que no se en­cuen­tra en el cor­po­ra­ti­vo, con sa­la de jue­gos y es­pa­cios abier­tos. Allí, un gru­po de de­sa­rro­lla­do­res in­for­má­ti­cos y ex­per­tos en fi­nan­zas tra­ba­ja en con­jun­to pa­ra desa­rro­llar ser­vi­cios di­gi­ta­les. Es­tos ‘la­bo­ra­to­rios’ se re­pi­ten en otras ins­ti­tu­cio­nes, co­mo Ci­ti­ba­na­mex, BBVA Ban­co­mer y Sco­tia­bank. Se tra­ta de cé­lu­las mul­ti­dis­ci­pli­na­rias–que in­clu­yen ex­per­tos en mer­ca­do­tec­nia, le­yes, pro­gra­ma­ción o fi­nan­zas– que tra­ba­jan de ma­ne­ra au­tó­no­ma y fle­xi­ble y desa­rro­llan, en me­ses, pro­yec­tos que, de for­ma tra­di­cio­nal, po­drían lle­var años. Por ejem­plo, uno de los pri­me­ros cam­bios que aten­dió con ur­gen­cia el

La Gran Re­ce­sión de 2008 de­jó en ban­ca­rro­ta a va­rios gi­gan­tes fi­nan­cie­ros y desató un sen­ti­mien­to ‘an­ti­ban­ca’ en to­do el mun­do, con mo­vi­mien­tos co­mo Oc­cupy Wall Street. Y va­rios em­pren­de­do­res apro­ve­cha­ron es­to pa­ra dar­les a es­tas en­ti­da­des don­de do­lía: en el ne­go­cio.

equi­po de In­no­va­ción de Ci­ti­ba­na­mex fue me­jo­rar su apli­ca­ción mó­vil, que se po­si­cio­na­ba en­tre las peor ca­li­fi­ca­das en la tien­da elec­tró­ni­ca de Ap­ple. En 12 me­ses, el área de Juan Gue­rra eli­mi­nó to­dos los erro­res y co­lo­có la app en­tre las me­jor ran­kea­das. Aho­ra tra­ba­jan en crear una pla­ta­for­ma pa­ra que to­da la in­for­ma­ción del ban­co es­té dis­po­ni­ble pa­ra cual­quier área del gru­po, una es­pe­cie de ‘la­go de da­tos’, cuen­ta Gue­rra. Otro ca­so es el de HSBC. Su di­rec­tor de Es­tra­te­gia Di­gi­tal, Juan Carlos Es­pi­no­za, lle­gó en di­ciem­bre de 2016, tras sa­lir de las fi­las del ban­co di­gi­tal Ban­kaool. Una de sus pri­me­ras ac­cio­nes fue una apli­ca­ción que le per­mi­te al usua­rio pren­der y apa­gar su tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to. “El ban­co lle­va dos años en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción de la ban­ca de con­su­mo ha­cia una es­tra­te­gia di­gi­tal y desa­rro­llo de ban­ca mó­vil”, se­ña­la. Mu­chas ve­ces, es­tos ban­cos tra­ba­jan en alian­za con al­gu­nas fin­tech. Y es que la nue­va ten­den­cia es más de co­la­bo­ra­ción que de en­fren­ta­mien­to. Ha­ce me­nos de un año, Mi­jael Feld­man, co­fun­da­dor y CEO de la pla­ta­for­ma chi­le­na de mi­cro­cré­di­tos Übank, se acer­có a Juan Gue­rra, a quien co­no­ció en In­gla­te­rra, pa­ra ex­plo­rar si su com­pa­ñía po­dría co­la­bo­rar con Ci­ti­ba­na­mex. Pe­ro no era el mo­men­to ade­cua­do, pues aún per­sis­tían pro­ce­sos burocráticos tor­tuo­sos que di­fi­cul­ta­ban la la­bor con­jun­ta, re­cuer­da Gue­rra. Aho­ra, eso ha cam­bia­do. “Me aca­ban de es­cri­bir de nue­vo pa­ra ver si po­de­mos ana­li­zar­lo, y aho­ra les di­je que sí. Ya es­ta­mos en bue­na po­si­ción y po­de­mos ex­plo­rar una co­la­bo­ra­ción”, cuen­ta el di­rec­ti­vo de Ci­ti­ba­na­mex. Am­bos se ne­ce­si­tan mu­tua­men­te: las fin­tech de­ben co­nec­tar sus apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios al­re­de­dor de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra po­der cre­cer, y los gran­des ban­cos re­quie­ren su ta­len­to in­no­va­dor, al­go que los di­rec­ti­vos no siem­pre ad­mi­ten, co­men­ta Álvaro Rodríguez, co­fun­da­dor de IGNIA, un fon­do es­pe­cia­li­za­do en fi­nan­ciar start-ups en eta­pas tem­pra­nas. El di­rec­ti­vo cuen­ta el ca­so de una start-up de su por­ta­fo­lio, de la que pre­fie­re omi­tir el nom­bre: los em­pren­de­do­res se acer­ca­ron a un ban­co pa­ra ofre­cer­le una so­lu­ción de pa­gos elec­tró­ni­cos, pe­ro el ban­co desechó la idea y con­si­de­ró que po­día desa­rro­llar­la por cuen­ta pro­pia. Un año y me­dio más tar­de, los ban­que­ros re­co­no­cie­ron que no lo ha­bían po­di­do lo­grar. “De­ben de dar­se va­rios tro­pe­zo­nes pa­ra de­ci­dir­se por una alian­za. No tie­nen el ta­len­to ni la men­ta­li­dad de po­ner al clien­te en el cen­tro, y, al fi­nal, sal­drán a com­prar a una em­pre­sa que ten­ga es­tas ca­pa­ci­da­des”, ex­pli­ca.

LA GRAN AME­NA­ZA

En 2017, Bill Ga­tes sa­cu­dió a la in­dus­tria al de­cir: “Los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros son ne­ce­sa­rios; los ban­cos, no”. Y aun­que mu­chos re­cha­za­ron es­ta fra­se, los mo­vi­mien­tos de las gran­des tec­no­ló­gi­cas, co­mo Ap­ple, Ama­zon y Fa­ce­book, pa­ra en­trar al ne­go­cio de cap­tar di­ne­ro y otor­gar prés­ta­mos en­cen­die­ron las alar­mas. “La gran ame­na­za no son es­tos pe­que­ños ju­ga­do­res fin­tech. Son los gi­gan­tes di­gi­ta­les: Ama­zon, Fa­ce­book, Uber”, des­ta­ca Ro­dri­go Kuri, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de Es­tra­te­gia y Trans­for­ma­ción Di­gi­tal de la uni­dad me­xi­ca­na de Ci­ti­group. “Eso es lo que hay que cui­dar en la ley, que no ha­ya un apro­ve­cha­mien­to de los gi­gan­tes di­gi­ta­les de en­trar en un es­pa­cio que hoy es de los ban­cos”, aña­de. Sin em­bar­go, la en­tra­da de es­tos com­pe­ti­do­res es inevi­ta­ble, di­ce Yo­liztli Gu­tié­rrez, con­sul­to­ra de Y&G. “La cap­ta­ción ya se trans­for­mó en el mun­do. Un ejem­plo es Ali­pay o Ant Fi­nan­cial en Chi­na. Ahí ya de­ci­die­ron que no ne­ce­si­tan te­ner el di­ne­ro en su cuen­ta ban­ca­ria, y los ban­cos es­tán com­pi­tien­do ya fren­te a es­tos gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos. ¿Por qué en Mé­xi­co no pa­sa­ría?”. Pa­ra la CNBV, las re­glas son cla­ras: si es­tas tec­no­ló­gi­cas quie­ren ser ban­cos, de­be­rán pa­sar por el mis­mo ta­miz que una ins­ti­tu­ción tra­di­cio­nal ban­ca­ria: la Ley de Ins­ti­tu­cio­nes de Cré­di­to. “Si Fa­ce­book qui­sie­ra lle­gar a Mé­xi­co ten­dría que en­trar co­mo un ban­co y apli­car por una li­cen­cia ban­ca­ria pa­ra cap­tar y pres­tar”, de­ta­lla Ber­nar­do Gon­zá­lez. Pe­ro, en el fon­do, los ban­que­ros sa­ben que es­ta com­pe­ten­cia es inevi­ta­ble. Fran­cis­co Gon­zá­lez, ex­pre­si­den­te de BBVA, y que li­de­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal de es­ta en­ti­dad des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da, ad­mi­te que el ban­co ten­drá que con­ver­tir­se en una em­pre­sa de soft­wa­re. “Fi­nal­men­te, es­tá aquí y to­dos po­de­mos sen­tir­lo: los ban­cos se en­fren­tan al im­pac­to de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca”, se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.