Un tra­je a la me­di­da de tu per­so­na­li­dad.

To­dos los ex­per­tos en ima­gen coin­ci­den: na­da su­pera a un tra­je im­pe­ca­ble de me­di­das per­fec­tas. Ahí en­tra el bespoke, con tra­jes 100% per­so­na­li­za­dos y ase­so­ría pa­ra sa­car a re­lu­cir tu me­jor ver­sión, co­mo nos lo ex­pli­can dos re­fe­ren­tes de la sas­tre­ría en el

Expansion (México) - - CONTENIDO -

JUSTO GRAU

Des­pués de 16 años co­mo pe­rio­dis­ta y ex­per­to en co­mu­ni­ca­ción de em­pre­sa y po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, Justo Grau se dio cuen­ta de la im­por­tan­cia de la ima­gen per­so­nal pa­ra lo­grar trans­mi­tir un men­sa­je de for­ma efec­ti­va. “So­mos una fuen­te de in­for­ma­ción cons­tan­te”, ex­pli­ca, y la ves­ti­men­ta jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. Por es­to, ha­ce po­co más de un lus­tro, el pe­rio­dis­ta se es­pe­cia­li­zó en Ase­so­ría de Ima­gen, orien­tan­do a po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, per­so­na­jes pú­bli­cos y em­pre­sas, así co­mo en Al­ta Cos­tu­ra, tras lo que creó su lí­nea ho­mó­ni­ma de al­ta sas­tre­ría. “Lo más im­por­tan­te es fa­vo­re­cer a mi clien­te de­pen­dien­do de sus ne­ce­si­da­des. En eso ba­so mis di­se­ños”, ex­pli­ca so­bre su lí­nea bespoke, con la que ate­rri­zó en Mé­xi­co ha­ce dos años. En­tre los fa­vo­ri­tos de es­te ex­per­to en ima­gen y al­ta cos­tu­ra, es­tá el tra­je de raya di­plo­má­ti­ca. “Es muy sobrio, con lí­nea ver­ti­cal que es­ti­li­za el tor­so y con de­ta­lles que le dan fres­cu­ra y per­so­na­li­dad”, cuen­ta Grau, quien fo­men­ta el uso de tra­je sas­tre pa­ra las mu­je­res, otro de sus pro­duc­tos. “No es una cues­tión de mas­cu­li­ni­zar la ima­gen de la mu­jer; hay op­cio­nes muy bo­ni­tas y fe­me­ni­nas con las se ga­na mu­cho”, pun­tua­li­za.

TOMORROWLAND

Ya con­sa­gra­do co­mo in­sig­nia del buen ves­tir y el estilo en nues­tro país, Max Vi­lle­gas se en­con­tró con dos alia­dos per­fec­tos en Víc­tor Mizrahi y Max Feld­man pa­ra la for­ma­ción de Tomorrowland, una mar­ca de estilo de vi­da pa­ra el ca­ba­lle­ro mo­derno. “Nues­tra co­lum­na ver­te­bral es la sas­tre­ría y el pro­ce­so es bespoke, que quie­re de­cir que crea­mos un pa­trón pa­ra ca­da clien­te”, ex­pli­ca Vi­lle­gas. “Es­to ha­ce que ca­da pie­za sea úni­ca y 100% per­so­na­li­za­da, crea­da de ma­ne­ra ar­te­sa­nal por mano de obra me­xi­ca­na”, de en­tre más de 15,000 te­ji­dos de to­do el mun­do, prin­ci­pal­men­te, de Ita­lia e In­gla­te­rra. Y, por su­pues­to, par­te fun­da­men­tal de es­te pro­ce­so da ini­cio con la ase­so­ría a ca­da clien­te “quien co­mien­za a es­cri­bir una his­to­ria de la mano de al­guno de los crea­do­res”. “Hay que res­pe­tar la per­so­na­li­dad, la esen­cia y los va­lo­res de la per­so­na, si no se sen­ti­ría dis­fra­za­do y va a pro­yec­tar al­go que no es”, aña­de el ex­per­to, quien re­sal­ta que, en su sas­tre­ría, se rea­li­zan pren­das a la me­di­da de cual­quier estilo, no só­lo tra­jes. “Nues­tra apa­rien­cia co­mu­ni­ca. To­dos te­ne­mos un men­sa­je que com­par­tir”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.