Las ha­bi­li­da­des pa­ra triun­far no siem­pre vie­nen de una uni­ver­si­dad.

Ke­vin Hong, un in­mi­gran­te co­reano, se hi­zo rico sin aca­bar una ca­rre­ra. Lue­go, vol­vió a la uni­ver­si­dad.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Guillermo Cer­van­tes

Ke­vin Hong –un es­tra­te­ga del mar­ke­ting, ase­sor de start-ups y co­lum­nis­ta de Inc. Ma­ga­zi­ne– es­tu­dió los li­bros de ne­go­cios pu­bli­ca­dos en los úl­ti­mos años y no­tó que te­nían al­go en co­mún: sus au­to­res res­pon­dían al mis­mo per­fil y abor­da­ban las mis­mas es­tra­te­gias. En un mun­do lleno de fil­tros de Ins­ta­gram y un sin­fín de his­to­rias de pro­di­gios en los ne­go­cios, Hong se pro­pu­so con­tar có­mo fue su ca­mino: él, co­reano-es­ta­dou­ni­den­se, es de los que es­tán con­ven­ci­dos de que no se ne­ce­si­ta el tí­tu­lo de una gran uni­ver­si­dad ni gran­des co­ne­xio­nes pa­ra al­can­zar el éxi­to. A pe­sar de que no do­mi­na­ba el idio­ma ni en­ten­día la cul­tu­ra WASP (el acró­ni­mo que ha­ce re­fe­ren­cia a ‘blanco, an­glo­sa­jón y pro­tes­tan­te’) de los jó­ve­nes de cor­ba­ta de Wall Street, en­con­tró su lu­gar en el mun­do. Es­to es lo que na­rra en su li­bro The Outlier Ap­proach: How to Triumph in Your Ca­reer as a Non­con­for­mist. Du­ran­te su in­fan­cia, su fa­mi­lia tu­vo que mu­dar­se en va­rias oca­sio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. A fi­na­les de los 90, en­tró a la uni­ver­si­dad en UC Ri­ver­si­de y, ya in­te­re­sa­do en la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se, em­pe­zó a leer re­vis­tas so­bre Si­li­con Va­lley y Wall Street, his­to­rias de éxi­to de las que po­co se ha­bla­ba en Co­rea. Pen­sa­ba que de­bía ha­ber una ru­ta pa­ra lle­gar ahí. Por eso, cuan­do a los 19 años le ofre­cie­ron un tra­ba­jo pa­ra ha­cer di­ne­ro rá­pi­do, acep­tó. Se unió a una em­pre­sa de net­wor­king mar­ke­ting, Ex­cel Com­mu­ni­ca­tions, con un mo­de­lo pi­ra­midal, que ven­día bí­pers, ce­lu­la­res de se­gun­da mano y ser­vi­cios de lla­ma­das de lar­ga dis­tan­cia. La fir­ma ha­cía ga­nar di­ne­ro a mu­chos jó­ve­nes, quie­nes, a su vez, re­clu­ta­ban a otros más. Hong creía que los mo­de­los de edu­ca­ción es­ta­ban ob­so­le­tos. La ges­tión em­pre­sa­rial te­nía que apren­der­se en las ca­lles. Em­pe­zó a ven­der en ciu­da­des ale­da­ñas a Los Án­ge­les, co­mo Compton, don­de aho­rrar 5 dó­la­res en el te­lé­fono ha­cía to­da la di­fe­ren­cia. Vi­vió du­ran­te dos años en una ca­mio­ne­ta es­pe­ran­do el éxi­to. Re­clu­tó a otros co­mo él, que lo si­guie­ron de in­me­dia­to has­ta lle­gar a los 1,500 jó­ve­nes. De­ser­tó de sus es­tu­dios y un día se en­con­tró ga­nan­do 10,000 dó­la­res se­ma­na­les, sien­do in­mi­gran­te y con gra­do de pre­pa­ra­to­ria. “Es­ta­ba ha­cien­do di­ne­ro en Nor­tea­mé­ri­ca. Me con­ver­tí en uno de los di­rec­to­res más jó­ve­nes de Ex­cel. Con mi ju­ven­tud, mi pé­si­mo in­glés y po­co en­ten­di­mien­to de la cul­tu­ra, for­ma­ba par­te de un equi­po de ven­tas y mis clien­tes me ado­ra­ban. Era un he­cho que co­nec­ta­ba con ellos”, es­cri­be. Co­mo no en­ten­día bien el idio­ma, apren­dió el len­gua­je cor­po­ral. Des­cu­brió que có­mo ha­ces sen­tir a la gen­te im­por­ta más que lo que le pue­das ofre­cer. Hay que ven­der una vi­sión, an­tes que un pro­duc­to, ase­gu­ra. Con l a apa­ri­ción de l os smartp­ho­nes, Hong se dio cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba cons­truir una ca­rre­ra só­li­da. Cuan­do Ex­cel se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta, re­ba­sa­da por la tec­no­lo­gía, re­gre­só a la uni­ver­si­dad. “Si un in­mi­gran­te co­mo yo pu­do ha­cer di­ne­ro, otros tam­bién po­drían. Su­pe en­ton­ces que que­ría ver com­pa­ñías de las que to­dos se sin­tie­ran or­gu­llo­sos de per­te­ne­cer. Pa­ra for­ta­le­cer mis ha­bi­li­da­des, de­bía re­gre­sar a la uni­ver­si­dad”. Gra­dua­do en Fi­nan­zas y Ad­mi­nis­tra­ción en UC Ri­ver­si­de, hi­zo ca­rre­ra en la ban­ca, pa­ra des­pués co­fun­dar su com­pa­ñía, Deal­flicks, que has­ta es­te año ven­día en­tra­das de ci­ne a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Hoy es di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ven­tas de Ci­ne­ma In­te­lli­gen­ce y con­clu­ye un MBA en la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Y to­do em­pe­zó con un bí­per y con la vi­sión de un sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.