JAVIER M. STAINES

Yo no ten­go la cul­pa

Expansion (México) - - CONTENIDO -

De­cía por ahí un es­tri­bi­llo de la can­ción “En­tre dos tie­rras”, de la (gran) ban­da ara­go­ne­sa Hé­roes del Si­len­cio: “Si te pien­sas echar atrás, tienes mu­chas hue­llas que bo­rrar. Que yo no ten­go la cul­pa de ver­te caer”. Si es­ta can­ción vie­ne a la men­te lue­go de la de­ci­sión del pue­blo bueno y sa­bio de in­cli­nar­se a res­ca­tar un la­go que no exis­te des­de ha­ce ca­si un si­glo, y desafiar la ló­gi­ca de las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na pa­ra un país que re­quie­re cre­cer con ve­lo­ci­dad pa­ra po­der me­jo­rar las con­di­cio­nes de la po­bla­ción en ge­ne­ral, la ver­dad es que es me­ra coin­ci­den­cia. El pa­raí­so es­tá en otra es­qui­na. O la vi­da es­tá en otra par­te. Hay tí­tu­los de no­ve­las que pa­re­cen muy per­ti­nen­tes en es­tos mo­men­tos en que los vien­tos mun­dia­les so­plan en di­rec­cio­nes an­ta­gó­ni­cas y con­tra­dic­to­rias. En es­te si­glo XXI de mo­de­los po­lí­ti­coe­co­nó­mi­cos su­mi­dos en cri­sis es­truc­tu­ra­les, sin res­pues­tas sa­tis­fac­to­rias pa­ra so­cie­da­des ca­da día más frus­tra­das (con o sin ra­zón), so­mos tes­ti­gos de me­di­das que desafían la ló­gi­ca. Pe­ro ¿cuál ló­gi­ca?, pre­gun­tan al­gu­nos con en­dia­bla­da ra­zón. ¿Quién ha mar­ca­do lo que tie­ne ló­gi­ca y lo que no? Por nues­tros rum­bos, don­de esa pa­la­bra pue­de te­ner sig­ni­fi­ca­dos dis­tin­tos de­pen­dien­do de la re­gión del país, de los ba­rrios de las ciu­da­des y ca­si del có­di­go de ca­da fa­mi­lia, la irracionalidad pa­re­ce es­tar to­man­do ya rum­bos in­sos­pe­cha­dos. Le­jos de ha­blar de pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to, de in­fra­es­truc­tu­ra y tec­no­lo­gía, de ce­rrar bre­chas so­cia­les, hoy, los tér­mi­nos del mo­men­to se re­fie­ren a con­sul­tas po­pu­la­res, al des­dén de un he­té­reo mun­do sim­pli­fi­ca­do co­mo “fi­fí” –no apli­ca a fun­cio­na­rios mo­re­nis­tas que re­tra­tan sus even­tos en el Ho­la, por su­pues­to– y a con­ver­tir en re­cin­tos cul­tu­ra­les los edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les y ca­sas pre­si­den­cia­les. Pa­re­cie­ra no ha­ber mu­cho más en el dis­cur­so. Aun­que en­ten­di­ble por los tan­tos años de acuer­dos cu­pu­la­res y se­mán­ti­ca si­mi­lar en los có­di­gos de len­gua­je, preo­cu­pa ates­ti­guar la pa­rá­li­sis de los gre­mios em­pre­sa­ria­les, que res­pon­den, sí, a los efec­tos de de­ci­sio­nes irra­cio­na­les, pe­ro le­jos de or­ga­ni­zar un dis­cur­so ar­ti­cu­la­do que fun­cio­na ya co­mo par­te de un in­ci­pien­te eje opo­si­tor, in­ten­tan di­ri­mir di­fe­ren­cias en reunio­nes pri­va­das con cier­tos miem­bros de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, uti­li­zan­do, exac­ta­men­te, los mis­mos re­cur­sos que en las dé­ca­das an­te­rio­res, sin en­ten­der que es­ta­mos fren­te a un ré­gi­men am­pa­ra­do por ma­yo­rías en el Con­gre­so, acuer­dos con lí­de­res sin­di­ca­les y ma­gis­te­ria­les y de­más pre­mi­sas su­fi­cien­tes pa­ra con­si­de­rar que no ha­brá nin­gún ti­po de equi­dad en las ne­go­cia­cio­nes: quie­nes lle­gan (pa­ra ser exac­tos, lle­ga­ron y ya go­bier­nan, an­te la mi­ra­da in­cré­du­la de un go­bierno sa­lien­te que no sa­be ni pa­ra dón­de ha­cer­se) no pa­re­cen dis­pues­tos a ne­go­ciar, sino a im­po­ner. Las se­ña­les ha­blan. No son su­ti­les. Tan­to des­con­cier­to, des­con­cier­ta. No se de­ja ver por nin­gún la­do la or­ga­ni­za­ción de un blo­que opo­si­tor que sir­va de cá­ma­ra de com­pen­sa­ción. Por eso, li­mi­tar la ar­gu­men­ta­ción a la ex­pia­ción y al re­par­to de cul­pas, se an­to­ja un tan­to ri­dícu­lo, so­bre to­do cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes co­mien­zan a ser mar­ti­lla­das. Y es­to ape­nas co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.