AU­SEN­CIA DE RUMBO

El país ha ca­re­ci­do de una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca in­dus­trial, por ello, mu­chas em­pre­sas, no lo­gran su­bir­se al tren de la ex­por­ta­ción. Las es­pe­ran­zas es­tán pues­tas en la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR / Ma­ria­na Al­va­ra­do

DDes­de ha­ce dos años, la em­pre­sa de jo­ye­ría De­xo­ro se pre­pa­ra pa­ra in­cur­sio­nar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Su me­ta es lle­gar al mer­ca­do la­tino de Es­ta­dos Uni­dos, a Cen­troa­mé­ri­ca y a Du­bái. “Es­ta­mos bus­can­do es­tar en la ex­po­si­ción de Las Ve­gas en fe­bre­ro”, di­ce Abraham Due­ñas, di­rec­tor de la em­pre­sa. De­xo­ro, con se­de en Guadalajara, na­ció en 1980, y tar­da­do 20 años en es­tar lis­ta pa­ra ex­por­tar. “De en­tra­da, tienes que te­ner una fá­bri­ca y una pron­ta res­pues­ta a los pe­di­dos que te ha­cen. Una fá­bri­ca con es­truc­tu­ra con­ta­ble, ma­qui­na­ria ex­tran­je­ra. Es­tar pre­pa­ra­dos en mu­chos ru­bros, em­pe­zan­do por los di­se­ños”, ex­pli­ca Due­ñas. La aper­tu­ra a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les ha si­do una de las prin­ci­pa­les apues­tas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca me­xi­ca­na por más de tres dé­ca­das, pe­ro es una ha­za­ña di­fí­cil pa­ra em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas, 99.8% del to­tal de uni­da­des eco­nó­mi­cas en Mé­xi­co. Pe­se a que el país cuen­ta con una red de 12 tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio con 46 paí­ses, po­cas com­pa­ñías en Mé­xi­co se han subido al tren de la ex­por­ta­ción. De acuer­do con el Ins­ti­tu­to pa­ra el Desarrollo In­dus­trial y el Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co (IDIC), no más de 100 em­pre­sas me­xi­ca­nas de­ten­tan al­re­de­dor de 70% de las ex­por­ta­cio­nes ma­nu­fac­tu­re­ras. Se­gún el INEGI, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas ge­ne­ran só­lo 9% del va­lor de las ex­por­ta­cio­nes ma­nu­fac­tu­re­ras. In­cur­sio­nar en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es­tá con­di­cio­na­do por fac­to­res co­mo la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y fi­nan­cia­mien­to pa­ra las em­pre­sas, la tec­ni­fi­ca­ción y la ca­pa­ci­ta­ción. As­pec­tos que de­be­ría aten­der una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca in­dus­trial, di­ce Jo­sé Luis de la Cruz, di­rec­tor del IDIC. Por ello, las em­pre­sas me­xi­ca­nas in­te­gra­das a las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor aún de­pen­den, fuer­te­men­te, de in­su­mos im­por­ta­dos. Las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor re­pre­sen­ta­ban cer­ca de 41% de la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra to­tal en 2016, los in­su­mos im­por­ta­dos al­can­za­ban 22%, el con­su­mo in­ter­me­dio de ori­gen na­cio­nal só­lo un 7% y el res­tan­te 12% co­rres­pon­día al va­lor agre­ga­do bru­to, se­gún el re­por­te ‘La in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be 2018’, de la CE­PAL. Los sec­to­res mo­der­nos vin­cu­la­dos con las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor se sus­ten­tan en ba­jos sa­la­rios re­la­ti­vos, al­ta con­tri­bu­ción de in­su­mos im­por­ta­dos y ba­jo con­te­ni­do na­cio­nal, se­gún la CE­PAL. “Mé­xi­co ha ca­re­ci­do de una po­lí­ti­ca in­dus­trial só­li­da des­de ha­ce mu­chos años, en­ton­ces, los empresarios ha­cen por su la­do es­fuer­zos de­ses­pe­ra­dos pa­ra lo­grar es­tar a la al­tu­ra, pe­ro la reali­dad sal­ta a la vis­ta”, di­ce Mi­guel Án­gel Lan­de­ros, vi­ce­pre­si­den­te de la Confederación de Cá­ma­ras In­dus­tria­les (Con­ca­min). Es una pe­ti­ción añe­ja al go­bierno fe­de­ral. Eso ex­pli­ca por qué la ma­yor par­te de las ex­por­ta­cio­nes se di­ri­ge a Es­ta­dos Uni­dos. El cal­za­do es ape­nas un tí­mi­do ejem­plo: 77% de lo que pro­du­ce en Mé­xi­co ese sec­tor se va a EU, di­ce Ale­jan­dro Gó­mez, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria del Cal­za­do del es­ta­do de Gua­na­jua­to (CICEG). “No ha ha­bi­do una po­lí­ti­ca de apo­yo pa­ra con­quis­tar otros mer­ca­dos”, co­men­ta. Con la en­tra­da en vi­gor del Tratado de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te, ha­ce 24 años, se re­nun­ció a mu­chos de los me­ca­nis­mos de po­lí­ti­ca in­dus­trial. Se pen­sa­ba que esa aper­tu­ra se­ría su­fi­cien­te pa­ra

que lle­ga­ra fi­nan­cia­mien­to, in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, un desarrollo in­dus­trial fuer­te y co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ac­ti­vo, ex­pli­ca De la Cruz. “El país se equi­vo­có en el con­cep­to de po­lí­ti­ca in­dus­trial, ya que se pen­só que el li­bre co­mer­cio era su­fi­cien­te”, di­ce.

CRÉ­DI­TO, NO PA­RA TO­DOS

Las pymes no ob­tie­nen re­cur­sos fá­cil­men­te, ni su­fi­cien­tes, pa­ra re­con­ver­tir­se in­dus­trial­men­te. “Y si lle­gan a te­ner un fi­nan­cia­mien­to, es uno que no com­pi­te con las ta­sas in­ter­na­cio­na­les”, di­ce Lan­de­ros, de la Con­ca­min. Se­gún la ‘En­cues­ta na­cio­nal so­bre pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de las mi­cro, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas’, el 40% de las pymes quie­re me­jo­rar sus pro­ce­sos pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos y bus­can fi­nan­cia­mien­to pa­ra ello. El fi­nan­cia­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra cual­quier ti­po de po­lí­ti­ca in­dus­trial por lo que de­be­ría exis­tir un es­que­ma de ban­ca de desarrollo pa­ra ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a in­no­va­ción, desarrollo tec­no­ló­gi­co, com­pra de ma­qui­na­ria, ad­vier­te De la Cruz. Ob­te­ner re­cur­sos fres­cos es un te­ma com­pli­ca­do y ha si­do un freno pa­ra el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas, di­ce Ra­món Pa­rra, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Jo­ye­ra de Ja­lis­co, que fa­bri­ca 70% de la pro­duc­ción na­cio­nal. Y eso ex­pli­ca que de los 1,000 afi­lia­dos só­lo 5% ex­por­te. Además, las com­pa­ñías me­xi­ca­nas es­tán en des­ven­ta­ja fren­te a otros paí­ses en apo­yos gu­ber­na­men­ta­les. En Eu­ro­pa, los empresarios jo­ye­ros re­ci­ben has­ta el 50% del cos­to de asis­tir a fe­rias in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo.“esa gran di­fe­ren­cia y des­ven­ta­ja que te­ne­mos afec­ta di­rec­ta­men­te al pre­cio”, se­ña­la Pa­rra. Mi­guel Co­te­ro, pre­si­den­te del Eco­sis­te­ma de la Mo­da en Mé­xi­co, que in­te­gra a sec­to­res cal­za­do, ves­ti­do, tex­til y jo­ya, coin­ci­de en la fal­ta de con­sis­ten­cia del go­bierno en apo­yos pa­ra la ex­por­ta­ción. Abrir un mer­ca­do es un pro­ce­so que lle­va, en el me­jor de los ca­sos, de tres a cin­co años, di­ce. Mo­ver in­ven­ta­rios y par­ti­ci­par en even­tos in­ter­na­cio­na­les pue­de cos­tar en­tre 10,000 y 15,000 dó­la­res por ex­hi­bi­ción.

MÁS QUE CA­RRE­TE­RAS

Mé­xi­co –coin­ci­den los en­tre­vis­ta­dos– ca­re­ce de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra co­nec­tar los cen­tros pro­duc­ti­vos, con las vías de co­mu­ni­ca­ción y me­dios de transporte. “Fal­tan sis­te­mas in­ter­nos de transporte pa­ra mo­ver ma­qui­na­ria pe­sa­da de in­su­mos. Te­ne­mos un fe­rro­ca­rril que se mue­ve a 26 ki­ló­me­tros por ho­ra, ni el vie­jo oes­te era tan len­to”, aña­de De la Cruz.

LAS DES­VEN­TA­JAS RES­PEC­TO A OTROS PAÍ­SES AFEC­TA DI­REC­TA­MEN­TE EN NUES­TROS PRE­CIOS”. Ra­món Pa­rra, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Jo­ye­ra de Ja­lis­co. NO HA HA­BI­DO UNA PO­LÍ­TI­CA IN­DUS­TRIAL PA­RA CON­QUIS­TAR OTROS MER­CA­DOS”. Ale­jan­dro Gó­mez, pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria del Cal­za­do del es­ta­do de Gua­na­jua­to. EN EL GO­BIERNO, AL ME­NOS HAS­TA LA AC­TUAL AD­MI­NIS­TRA­CIÓN, SE DES­DE­ÑA LA PO­LÍ­TI­CA IN­DUS­TRIAL AC­TI­VA”. Mi­guel Án­gel Lan­de­ros, vi­ce­pre­si­den­te de la Con­ca­min.

Mé­xi­co in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra el 1.5% del PIB, en com­pa­ra­ción con el 2.8% del pro­me­dio de in­ver­sión de Amé­ri­ca La­ti­na. Es el ni­vel más ba­jo de in­ver­sión en la re­gión, de acuer­do con un re­por­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desarrollo. La ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral que es­tá por ter­mi­nar pa­sa­rá a la his­to­ria por su po­ca in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra. Un re­por­te de la con­sul­to­ra Fo­re­cas­tim se­ña­la que la in­ver­sión en ese te­ma re­tro­ce­dió 3.6% anual en pro­me­dio. La in­ver­sión pú­bli­ca, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, des­cen­dió a un rit­mo de 4.35% anual en­tre 2008 y 2017, se­gún ci­fras del INEGI. El país re­quie­re un desarrollo de vías de co­mu­ni­ca­ción com­ple­men­ta­rias y vin­cu­la­das, pe­ro Mé­xi­co só­lo apos­tó por el desarrollo de ca­rre­te­ras y úni­ca­men­te 40% es­tá pa­vi­men­ta­do. Al ser tan ba­ja la in­ver­sión pú­bli­ca de­ben es­co­ger­se los pro­yec­tos lo­gís­ti­cos que in­ci­dan de ma­ne­ra di­rec­ta en las em­pre­sas, se­ña­la Lan­de­ros. “Pue­do te­ner un puer­to ex­tra­or­di­na­rio, Man­za­ni­llo, pe­ro per­de­mos com­pe­ti­ti­vi­dad por­que los tre­nes tie­nen que dar vuel­ta has­ta Gua­na­jua­to por­que fal­ta un tra­mo de 110 ki­ló­me­tros”, re­fie­re.

CA­PA­CI­TA­CIÓN ES­PE­CIA­LI­ZA­DA

La calidad y el di­se­ño son as­pec­tos cla­ves pa­ra com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te en la jo­ye­ría, pues aun­que se ten­ga la ca­pa­ci­dad de fa­bri­car, es ne­ce­sa­rio tro­pi­ca­li­zar el di­se­ño se­gún al país que se ex­por­ta, ex­pli­ca Pa­rra. Por ello, la ca­pa­ci­ta­ción es im­pres­cin­di­ble pa­ra lo­grar que los tra­ba­ja­do­res sean más efi­cien­tes y com­pe­tir así en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. En la in­dus­tria del cal­za­do, una ma­yor ca­pa­ci­ta­ción au­men­ta­ría la ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra, pues mu­chos fa­bri­can­tes se des­ani­man por las tra­bas que en­fren­tan pa­ra ob­te­ner las cer­ti­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra co­mer­ciar in­ter­na­cio­nal­men­te, co­men­ta Gó­mez, de la CICEG. Hay es­ca­sez de mano de obra de ope­ra­ti­vos de man­dos me­dios. “Es ne­ce­sa­ria la ca­pa­ci­ta­ción, la pro­fe­sio­na­li­za­ción y que más tra­ba­ja­do­res se in­te­gren”, se­ña­la. De los 850 afi­lia­dos a la cá­ma­ra del cal­za­do, unas 200 em­pre­sas ex­por­tan, aun­que en Gua­na­jua­to hay 4,000 em­pre­sas en to­tal. “Pa­ra mu­chos fa­bri­can­tes, no hay mu­chos in­cen­ti­vos pa­ra ex­por­tar, no quie­ren en­fren­tar­se a la di­fi­cul­tad de es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y com­pli­ca­cio­nes de lo­gís­ti­ca”, ad­vier­te Gó­mez.

LA IN­VER­SIÓN PÚ­BLI­CA DES­CEN­DIÓ A 4.35% ANUAL EN­TRE 2008 Y 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.