La re­vo­lu­ción de mo­ver­se en bi­cis com­par­ti­das con tec­no­lo­gía. MO­VI­LI­DAD COM­PAR­TI­DA

Los sis­te­mas de bi­ci­cle­tas com­par­ti­das ace­le­ran en Mé­xi­co, pe­se a que no cuen­tan con re­gu­la­ción.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ro­sa­lía La­ra

Cuan­do Re­né Oje­da via­jó a Shang­hái en 2017, se im­pre­sio­nó al ver que mu­chas per­so­nas, des­de ado­les­cen­tes has­ta adul­tos ma­yo­res, se mo­vían en bi­ci­cle­tas que es­ta­ban so­bre las ace­ras y que se ‘des­blo­quea­ban’ con el ce­lu­lar. “Ahí sur­gió el sue­ño de que ese sis­te­ma lle­ga­ra a Mé­xi­co, en­ton­ces me acer­qué a la com­pa­ñía y bus­qué por to­dos los me­dios ven­der­le la idea”, cuen­ta el hoy gerente ge­ne­ral en el país de Mo­bi­ke, la firma chi­na de bi­cis com­par­ti­das. Le bas­ta­ron tres mi­nu­tos con Da­vis Wang, el en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa, pa­ra con­ven­cer­lo de en­trar a Mé­xi­co, un país con al me­nos 14 ciu­da­des con el po­ten­cial de im­plan­tar el sis­te­ma de la firma.

Así, ape­nas unos meses des­pués, en­tre fe­bre­ro y mar­zo de 2018, la com­pa­ñía co­men­zó sus ope­ra­cio­nes en la ca­pi­tal del país. Y es­te año tam­bién apa­re­cie­ron otras fir­mas si­mi­la­res de ori­gen mexicano, co­mo Vbi­ke y Dez­ba: la pri­me­ra sur­gió de una idea de Je­sús Fa­res, due­ño de Be­not­to Mé­xi­co, una de las prin­ci­pa­les pro­duc­to­ras de bi­ci­cle­tas en el país; y la se­gun­da, la úni­ca que ofre­ce bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas, es una crea­ción de Fer­nan­do He­rre­ra-las­so, que es­tu­dió el mo­de­lo en otras par­tes y vio las ven­ta­jas que ofre­ce es­te me­dio de transporte en las gran­des ciu­da­des. “El mo­de­lo es muy in­tere­san­te. Es una con­jun­ción don­de la en­ti­dad pri­va­da ha­ce el 100% de la in­ver­sión del sis­te­ma, y el go­bierno tie­ne una fun­ción de ges­to­ría, don­de tie­ne que mar­car las re­glas del jue­go”, ex­pli­ca Federico Po­la­koff, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Vbi­ke. Sin em­bar­go, pa­ra que el na­cien­te ne­go­cio ger­mi­ne y se ex­pan­da, aún se re­quie­re de mu­cho tra­ba­jo, coin­ci­den los empresarios. Uno de los te­mas más apre­mian­tes es desa­rro­llar un mar­co re­gu­la­to­rio. “Es­ta­mos ne­ce­si­ta­dos de re­glas cla­ras so­bre có­mo se va a po­der ope­rar, con el fin de te­ner una cer­te­za ju­rí­di­ca que res­pal­de una in­ver­sión más fuer­te, pa­ra que po­da­mos traer más uni­da­des, am­pliar las zo­nas y dar un ser­vi­cio más com­ple­to”, di­ce Fer­nan­do He­rre­ra-las­so, co­fun­da­dor y di­rec­tor de Fi­nan­zas de Dez­ba. Mo­bi­ke, Vbi­ke y Dez­ba co­men­za­ron a ope­rar ba­jo un pro­gra­ma pi­lo­to apro­ba­do por las se­cre­ta­rías de Mo­vi­li­dad y de Me­dio Am­bien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Los di­rec­ti­vos de las tres fir­mas ca­li­fi­can de “éxi­to” es­tos po­cos meses de ope­ra­ción: al día –destacan– se su­man más de 500 usua­rios a sus redes. Es­ta ex­pan­sión tam­bién ha cau­sa­do crí­ti­cas por la in­va­sión del es­pa­cio público, pues el usua­rio pue­de de­jar la bi­ci­cle­ta en cual­quier zo­na. Otros pro­ble­mas son el ro­bo y el van­da­lis­mo. En los pri­me­ros meses, por ejem­plo, a Mo­bi­ke le lle­ga­ron a ro­bar más de 80% de sus uni­da­des. Pe­se a los re­tos, las com­pa­ñías pre­vén un fu­tu­ro pro­mi­so­rio, so­bre to­do, con la en­tra­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co, que pre­ten­de im­pul­sar los me­dios de transporte sus­ten­ta­bles. “Cree­mos que va­mos a lo­grar una muy bue­na re­gu­la­ción que pon­ga es­to en or­den y que nos ayu­de a au­men­tar el uso de la bi­ci­cle­ta en la ca­pi­tal. El ob­je­ti­vo de­be ser lle­gar al 5% del to­tal de via­jes en el pró­xi­mo año, des­de el 2.2% del uso de bi­ci­cle­tas ac­tual”, co­men­ta Oje­da. Si to­do mar­cha so­bre rue­das, las em­pre­sas ase­gu­ran que am­plia­rán la co­ber­tu­ra del ser­vi­cio. Mo­bi­ke quie­re ex­ten­der­se en el cor­to pla­zo a cin­co al­cal­días de la ca­pi­tal y otras ciu­da­des, co­mo Guadalajara. En el ca­so de Dez­ba, He­rre­ra-las­so se­ña­la que “hay mu­chí­si­mo po­ten­cial de cre­ci­mien­to en la ciu­dad. No­so­tros te­ne­mos una pro­yec­ción de traer, en dos años, al­re­de­dor de 2,000 bi­ci­cle­tas (des­de las 150 que tie­nen ac­tual­men­te)”. Por su par­te, Vbi­ke ya tie­ne ope­ra­cio­nes en Ve­ra­cruz y en el Es­ta­do de Mé­xi­co, pe­ro bus­ca­rá ex­pan­dir­las, so­bre to­do, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. “Los nú­me­ros nos de­mues­tran que ca­da día más gen­te se su­ma al pro­gra­ma, ca­da día lo­gra­mos más via­jes, y es­tas al­ter­na­ti­vas son via­bles pa­ra con­vi­vir den­tro de la ciu­dad y tie­nen una gran de­man­da por par­te de los usua­rios”, ase­gu­ra Po­la­koff.

DE­BE­MOS VI­SUA­LI­ZAR LA MO­VI­LI­DAD DE FOR­MA IN­TE­GRAL Y ES­TI­MU­LAR Y RE­GU­LAR ES­TE TI­PO DE SIS­TE­MAS. Ja­vier Her­nán­dez, aca­dé­mi­co de la Uni­dad de Es­tu­dios del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal.

TEC­NO­LO­GÍA. Es­tos nuevos sis­te­mas de transporte uti­li­zan apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra ofre­cer sus servicios.

PRI­ME­ROS PA­SOS. Los sis­te­mas de bi­ci­cle­tas com­par­ti­das lle­ga­ron a Mé­xi­co a ini­cios de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.