TIEM­POS DE RIES­GO PA­RA LOS MER­CA­DOS

El No­bel de Eco­no­mía 2013 ad­vier­te que, en cual­quier mo­men­to, pue­de lle­gar una co­rrec­ción de la ten­den­cia al­cis­ta.

Expansion (México) - - EN LA MIRA - POR: Ale­jan­dro Men­do­za

“To­da­vía re­cuer­do cuan­do ca­ye­ron los mer­ca­dos ha­ce unos años. ‘El mer­ca­do ac­cio­na­rio se es­tá de­rrum­ban­do, es 1929 de nue­vo’, de­cía quien es­ta­ba dan­do las no­ti­cias”, así cuen­ta Ro­bert Shi­ller, pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2013, el co­lap­so del 19 de oc­tu­bre de 1987 co­no­ci­do co­mo ‘lu­nes negro’. Ha­ce 31 años, el S&P 500 y el Pro­me­dio In­dus­trial Dow Jo­nes –dos de los prin­ci­pa­les ín­di­ces a ni­vel mun­dial– ce­die­ron en una jor­na­da 20.47 y 22.61%, res­pec­ti­va­men­te. En 2008 –año en que es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra en Es­ta­dos Uni­dos– la ba­ja más pro­nun­cia­da del S&P 500 fue de ape­nas 9%. “Es­ta­ba en cla­se y un es­tu­dian­te al­zó la mano. De­tu­ve mi lectura y me pre­gun­tó: ‘¿Ya es­cu­chó las no­ti­cias?’. Le res­pon­dí: ‘¿Qué no­ti­cias?’. Con un tran­sis­tor ter­mi­né por es­cu­char lo que pa­sa­ba en el mer­ca­do. Fue un mo­men­to ver­gon­zo­so de­te­ner mi cla­se pa­ra es­cu­char un tran­sis­tor, pe­ro, de­bo de­cir­lo, quien ha­bla­ba era un gran na­rra­dor”, co­men­ta el doc­tor en Eco­no­mía por el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Massachusetts, en­tre­vis­ta­do du­ran­te su vi­si­ta a Mé­xi­co en oc­tu­bre. Pe­se a los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos que ha te­ni­do el mer­ca­do –el S&P 500 marcó en oc­tu­bre de es­te año una ba­ja de 7.94%– no se com­pa­ran con mo­men­tos co­mo el de aquel 1987 o del año 2000, cuan­do es­ta­lló la bur­bu­ja de las pun­to­com. Ro­bert Shi­ller –quien ganó el No­bel por sus es­tu­dios so­bre la vo­la­ti­li­dad del mer­ca­do y la di­ná­mi­ca de los pre­cios de los ac­ti­vos– creó dos de las grá­fi­cas más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos 18 años. La pri­me­ra apun­ta­ba a una bur­bu­ja en el sec­tor tec­no­ló­gi­co en el año 2000. Ese año pu­bli­có el li­bro Exu­be­ran­cia irra­cio­nal, aho­ra con­si­de­ra­do pro­fé­ti­co. La se­gun­da grá­fi­ca da­ba se­ña­les de aler­ta en el mer­ca­do hi­po­te­ca­rio sub­pri­me es­ta­dou­ni­den­se. Am­bos es­ce­na­rios se cum­plie­ron. “Sí, es­ta­mos en un mo­men­to arries­ga­do del mer­ca­do, pe­ro no veo que los in­ver­sio­nis­tas es­tén apos­tan­do co­mo lo hi­cie­ron an­tes (co­mo en el año 2000), cuan­do pen­sa­ban co­sas co­mo: ‘Dios me ama, voy a ga­nar di­ne­ro’”, di­ce Shi­ller, ac­tual­men­te pro­fe­sor de la mis­ma dis­ci­pli­na en la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Uno de los fac­to­res que lle­va­ron a la bur­bu­ja de las pun­to­com en aquel en­ton­ces, di­ce, fue el “es­pí­ri­tu de apues­ta” en­tre los in­ver­sio­nis­tas. Además, hu­bo cam­bios en las re­gu­la­cio­nes. Par­te del mo­men­to de pre­sión –más allá de ac­cio­nes ca­ras– es que los mer­ca­dos es­tán en su rally más ex­ten­so de la his­to­ria. El mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se no ha te­ni­do una ba­ja de más de 20% des­de mar­zo de 2009.

El S&P 500 lle­va más de nue­ve años as­cen­dien­do y acu­mu­la un ren­di­mien­to de 236%, has­ta fi­na­les de oc­tu­bre pa­sa­do. Des­pués de un mer­ca­do al­cis­ta tan lar­go po­dría ve­nir una co­rrec­ción, pe­ro los in­ver­sio­nis­tas se man­tie­nen op­ti­mis­tas. “Es po­si­ble que esa idea de co­rrec­ción es­té re­tra­sa­da. No ten­go nin­gu­na ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer un pro­nós­ti­co de eso; pue­de ser que pa­se­mos más años en un mer­ca­do al­cis­ta o qui­zás no”, di­ce.

I NVERTIR CON VA­LOR

Par­te del op­ti­mis­mo que rei­na es pro­vo­ca­do por el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Des­de que él ganó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, en no­viem­bre de 2016, el S&P 500 ha mar­ca­do má­xi­mos his­tó­ri­cos en 93 oca­sio­nes. “Trump es visto por al­gu­nas per­so­nas co­mo una fi­gu­ra ins­pi­ra­cio­nal. A lo me­jor no pa­ra to­do, pe­ro sí pa­ra ha­cer ne­go­cios. Eso pro­vo­ca que pien­sen que es­ta­mos en una nue­va era y es lo que es­tá guian­do al mer­ca­do”, men­cio­na Shi­ller. Mien­tras el op­ti­mis­mo y la vo­la­ti­li­dad se en­fren­tan, la in­cer­ti­dum­bre ha per­mea­do el mer­ca­do, nu­blan­do una idea cla­ve: se de­be in­ver­tir en ac­cio­nes de em­pre­sas que ge­ne­ren va­lor. Shi­ller jun­to con el gru­po fi­nan­cie­ro Bar­clays di­se­ña­ron una ga­ma de ín­di­ces de­no­mi­na­dos Shi­ller Bar­clays CAPE, que mi­den la va­lo­ra­ción bur­sá­til y per­mi­ten en­con­trar sec­to­res a pre­cios ba­jos y ge­ne­rar va­lor al mo­men­to de in­ver­tir. “In­ver­tir con va­lor ha si­do im­por­tan­te pa­ra vol­ver a los mer­ca­dos más efi­cien­tes. Mu­chas per­so­nas pien­san que lo más in­te­li­gen­te que ha­rán es in­ver­tir en al­go co­mo el S&P 500, cuan­do de­be­rían es­tar in­vir­tien­do en va­lor e in­ter­na­cio­nal­men­te”, di­ce Shi­ller. Du­ran­te su vi­si­ta a Mé­xi­co, el eco­no­mis­ta es­tu­vo pre­sen­te en la co­lo­ca­ción del fon­do co­ti­za­do en bol­sa (ETF, por sus si­glas en in­glés) que re­pli­ca el ín­di­ce Shi­ller Bar­clays, en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res. El ETF ofre­ce al in­ver­sio­nis­ta ex­po­si­ción a emi­so­ras es­ta­dou­ni­den­ses de los sec­to­res sa­lud, in­dus­trial, con­su­mo y tec­no­lo­gía. En­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­tá que apues­ta por em­pre­sas que es­tán sub­va­lua­das. “Lo que ha­ce­mos con nues­tros nuevos pro­duc­tos (ETF) es que in­ver­ti­mos en sec­to­res con pre­cios ba­jos en Es­ta­dos Uni­dos. Com­prar ba­ra­to y for­mar un va­lor de in­ver­sión, ése es el prin­ci­pio de in­ver­sión que usan per­so­nas co­mo Wa­rren Buf­fett”, ex­pli­ca. El no­bel se des­cri­be co­mo un pro­fe­sor tí­pi­co, que vi­ve en la mis­ma ca­sa que com­pró en 1982, don­de él no gas­ta di­ne­ro, de eso se en­car­ga su es­po­sa, bro­mea, y que do­na di­ne­ro a in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra com­ba­tir el cán­cer. “Ese 19 de oc­tu­bre de ha­ce 31 años, des­pués de dar mi cla­se y es­cu­char lo que pa­sa­ba gra­cias al tran­sis­tor, lle­gué a mi ofi­ci­na, ha­bía rui­do, bu­lli­cio y, al mis­mo tiem­po, sen­ti­mien­to de im­pa­cien­cia. La gen­te de­cía ‘cál­ma­te, no te preo­cu­pes, to­do va a es­tar bien’. Sim­ple­men­te no po­día ha­blar, es­ta­ba muy mo­les­to”, re­cuer­da.

DES­PUÉS DE UN MER­CA­DO AL­CIS­TA TAN LAR­GO PO­DRÍA VE­NIR UNA CO­RREC­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.