ETF, una op­ción efec­ti­va pa­ra me­nor ex­po­si­ción al ries­go.

Los ETF ga­nan pro­ta­go­nis­mo, gra­cias a que son un ins­tru­men­to con gran di­ver­si­fi­ca­ción y po­ca ex­po­si­ción al ries­go.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ro­sa­lía La­ra

Sep­tiem­bre de 2008 mar­có un an­tes y un des­pués. La cri­sis de­ri­va­da de las hi­po­te­cas sub­pri­me fue una lec­ción do­lo­ro­sa pa­ra la ma­yo­ría de los in­ver­sio­nis­tas que buscaban atrac­ti­vos ren­di­mien­tos en el cor­to pla­zo. Des­pués de es­ta cri­sis, los ins­tru­men­tos que ofre­cían ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción y que te­nían me­nor ex­po­si­ción al ries­go fue­ron ga­nan­do adep­tos. Y fue aquí don­de los ex­chan­ge-tra­ded funds ( ETF) co­men­za­ron a bri­llar.

Es­tos ins­tru­men­tos fun­cio­nan co­mo un fon­do de in­ver­sión pe­ro que co­ti­za en Bol­sa. Los ETF es­tán con­for­ma­dos co­mo una ca­nas­ta en la que se in­clu­yen las ac­cio­nes de em­pre­sas que ten­gan al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca si­mi­lar –por ejem­plo, que sean fir­mas que re­par­ten di­vi­den­dos– o que re­pli­quen el com­por­ta­mien­to de al­gún ín­di­ce bur­sá­til. En es­te ca­so se en­cuen­tra el Naf­trac, que es el ETF que re­pli­ca el IPC, el prin­ci­pal in­di­ca­dor de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res (BMV), y uno de los más de­man­da­dos.

Des­de 2008, el nú­me­ro de ETF en el mer­ca­do glo­bal se ha cua­dru­pli­ca­do has­ta lle­gar a 6,613, que su­man al­re­de­dor de 5.3 bi­llo­nes de dó­la­res, se­gún la con­sul­to­ra ETFGI. La ci­fra re­pre­sen­ta al­re­de­dor de una cuar­ta par­te del PIB de Es­ta­dos Uni­dos. “An­tes, el uso de ETF era pa­ra de­ci­sio­nes más tác­ti­cas. Por ejem­plo, si a un in­ver­sio­nis­ta le gus­ta­ba el mer­ca­do de Chi­na, se subía y lue­go se ba­ja­ba en me­nos de seis me­ses; era más un te­ma de en­trar y sa­lir de un mer­ca­do de for­ma rá­pi­da”, di­ce Gio­van­ni Ona­te, di­rec­tor y Head en Mé­xi­co de ETF e In­dex Ins­ti­tu­tio­nal Bu­si­ness en Blac­krock.

El pri­mer ETF na­ció en Ca­na­dá en 1990 y, tres años des­pués, se lis­tó el pri­me­ro de

es­tos ins­tru­men­tos en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. pe­ro no fue has­ta 2008 cuan­do se ace­le­ró su cre­ci­mien­to y se co­men­za­ron a usar co­mo un ins­tru­men­to pa­ra in­ver­sio­nes es­tra­té­gi­cas. “En mo­men­tos de vo­la­ti­li­dad muy al­ta a ni­vel glo­bal, los clien­tes se vuel­ven más a usar ETF por­que te ofre­cen la li­qui­dez y la trans­pa­ren­cia que mu­chos vehícu­los no. Ade­más, de po­der ven­der­lo o com­prar­lo in­me­dia­ta­men­te si quie­res”, ex­pli­ca Ona­te.

Otro atrac­ti­vo es que son sen­ci­llos de ope­rar, se­ña­la Mau­ri­cio Ru­bio, di­rec­tor de Ven­tas Ins­ti­tu­cio­na­les de As­set Ma­na­ge­ment de BBVA, pues con una so­la po­si­ción se pue­de ad­qui­rir una ca­nas­ta de ac­cio­nes, aho­rran­do cos­tos y con una ope­ra­ción más trans­pa­ren­te, ya que ca­da día se co­no­ce el com­por­ta­mien­to de su pre­cio.

Los in­ver­sio­nis­tas en Mé­xi­co no son aje­nos a ello. La pri­me­ra in­ver­sión en un ETF fue en 2005. Los in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les (las afo­res, los fon­dos de in­ver­sión, ban­cos y ase­gu­ra­do­ras) fue­ron los pri­me­ros en apos­tar por ellos, pe­ro ca­da vez más in­ver­sio­nis­tas pa­tri­mo­nia­les se enamo­ran de es­tos ins­tru­men­tos.

“A me­di­da que los clien­tes re­po­si­cio­nan las car­te­ras, ya sea por la vo­la­ti­li­dad del mer­ca­do que es­ta­mos vien­do o por tin­tes po­lí­ti­cos, los in­ver­sio­nis­tas en Mé­xi­co es­tán au­men­tan­do su uso de ETF por­que han

pro­ba­do que son he­rra­mien­tas al­ta­men­te ver­sá­ti­les pa­ra im­ple­men­tar cam­bios es­pe­cí­fi­cos en sus car­te­ras”, co­men­ta Ona­te.

En Mé­xi­co, el cre­ci­mien­to de los ETF ha si­do de 18% anual, en pro­me­dio. En­tre 40 y 50% de la ope­ra­ción en la BMV es a tra­vés de es­tos ins­tru­men­tos y al­re­de­dor de 70% de la ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal de los in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les se ha­ce a tra­vés de ellos.

El rit­mo con­ti­nua­rá. Pa­ra 2019, ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pro­nos­ti­can que la eco­no­mía mun­dial se des­ace­le­re. Es­tos es­ti­ma­dos fa­vo­re­cen la vo­la­ti­li­dad en el mer­ca­do. A prin­ci­pios de ma­yo, el ín­di­ce VIX (co­no­ci­do co­mo el in­di­ca­dor del mie­do y que mi­de la vo­la­ti­li­dad) al­can­zó los 19.5 pun­tos, su ma­yor ni­vel en lo que va del año. “Los ase­so­res ne­ce­si­tan an­dar­se con cui­da­do al re­vi­sar cuán­to ries­go hay en sus por­ta­fo­lios y al en­ten­der la im­por­tan­cia de la di­ver­si­fi­ca­ción. El au­men­to en el uso de al­ter­na­ti­vos es una ten­den­cia que va a con­ti­nuar”, di­ce Mau­ri­cio Gior­dano, di­rec­tor ge­ne­ral de Na­ti­xis Mé­xi­co.

El es­tu­dio ‘ETFS: Ins­tru­men­tos ele­gi­dos en los por­ta­fo­lios de Amé­ri­ca La­ti­na’, rea­li­za­do por Green­wich As­so­cia­tes y Blac­krock en­tre 50 in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les, re­ve­ló que 70% de los en­cues­ta­dos di­jo que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal pa­ra 2019 es la ges­tión de ries­gos.

“Esa preo­cu­pa­ción se de­be al he­cho de que las ins­ti­tu­cio­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca ven desafíos de una po­ten­cial re­ce­sión eco­nó­mi­ca y lo que ha­cen es reaco­mo­dar su car­te­ra de una for­ma muy rá­pi­da y muy efi­cien­te usan­do los ETF. De­be­ría­mos ver un gran cre­ci­mien­to en es­tos ins­tru­men­tos en los pró­xi­mos años co­mo uso de es­tra­te­gia múltiple”, pro­nos­ti­ca Ona­te.

CAM­BIOS. La cri­sis de 2008 mo­di­fi­có la for­ma en la que mu­chos in­ver­sio­nis­tas afron­ta­ban el ries­go y vol­tea­ron a ver ins­tru­men­tos más se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.