A pe­sar de las me­di­das eco­nó­mi­cas, el país no lo­gra re­cu­pe­rar­se.

Los ex­ce­sos co­me­ti­dos en los úl­ti­mos años por los go­bier­nos de Cris­ti­na Kirch­ner y Mau­ri­cio Ma­cri de­jan a la na­ción su­da­me­ri­ca­na su­mi­da en una cri­sis.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Gus­ta­vo Stok y Ale­jan­dro Ro­sas

“Exis­ten cua­tro cla­ses de paí­ses: los desa­rro­lla­dos, los que es­tán en desa­rro­llo, Ja­pón y Ar­gen­ti­na”. Es­ta fra­se, atri­bui­da al No­bel de Eco­no­mía de 1971, Si­mon Kuz­nets, re­fle­ja has­ta qué pun­to la de­cli­na­ción eco­nó­mi­ca del país su­da­me­ri­cano es un ca­so de es­tu­dio com­ple­jo pa­ra el mun­do. Mien­tras ha­ce un si­glo, Ar­gen­ti­na re­pre­sen­ta­ba cer­ca de 50% del PIB de Amé­ri­ca La­ti­na, el año pa­sa­do ca­yó a 9%. Las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra ter­mi­nar con ese lar­go de­te­rio­ro se re­no­va­ron a fi­nes de 2015, cuan­do asu­mió el go­bierno Mau­ri­cio Ma­cri, quien in­tro­du­jo re­for­mas pro­mer­ca­do. Sin em­bar­go, 40 me­ses des­pués, la his­to­ria de te­rror re­na­ció: la in­fla­ción su­pera el

50% anual des­de fe­bre­ro, el Ban­co Cen­tral man­tie­ne su ta­sa de in­te­rés en cer­ca de 70% y el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) es­tá en re­ce­sión. Ma­cri fra­ca­só en des­ac­ti­var el ex­plo­si­vo que re­ci­bió de su an­te­ce­so­ra Cris­ti­na Kirch­ner. Esa he­ren­cia in­cluía dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio –ex­clu­ye el pa­go de los in­tere­ses de la deu­da– equi­va­len­te al 5% del PIB, el ti­po de cam­bio se con­tu­vo gra­cias al fé­rreo con­trol gu­ber­na­men­tal en el mer­ca­do de di­vi­sas; las ta­ri­fas de la elec­tri­ci­dad y del gas fue­ron sub­si­dia­das al pun­to que los usua­rios sólo pa­ga­ban por el 20% de los cos­tos de ge­ne­ra­ción. Con una mi­no­ría par­la­men­ta­ria y con el 30% de los ar­gen­ti­nos –unos 12 mi­llo­nes– con in­gre­sos por de­ba­jo de una ca­nas­ta bá­si­ca, Ma­cri desis­tió de apli­car una es­tra­te­gia de shock y apos­tó por co­rre­gir las dis­tor­sio­nes de mo­do gra­dual. El nue­vo pre­si­den­te usó una de las po­cas he­rra­mien­tas que te­nía dis­po­ni­ble: la ca­pa­ci­dad de to­mar cré­di­tos en el ex­te­rior an­te el ba­jo ni­vel de en­deu­da­mien­to con pri­va­dos –equi­va­len­te a 15% del PIB–. Así, en­tre enero de 2016 y sep­tiem­bre de 2017, Ar­gen­ti­na se trans­for­mó en el ma­yor emi­sor de bo­nos so­be­ra­nos de to­do el mun­do al to­mar deu­da por ca­si 42,000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún la agen­cia Bloom­berg. Al cie­rre de 2018, la deu­da con pri­va­dos ya equi­va­lía al 51% del PIB. El in­gre­so de di­vi­sas for­ta­le­ció la mo­ne­da lo­cal y es­ti­mu­ló el con­su­mo in­terno de bie­nes con al­to com­po­nen­te im­por­ta­do, ade­más, fa­vo­re­ció los via­jes de ar­gen­ti­nos al ex­te­rior. El re­sul­ta­do fue un cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so del dé­fi­cit de la cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos. Los des­equi­li­brios ge­ne­ra­dos no fue­ron aten­di­dos por el go­bierno de Ma­cri: la sa­li­da de fon­dos de los mer­ca­dos emer­gen­tes a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre de 2018 de­jó ex­pues­tas las de­bi­li­da­des de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Sin la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar fi­nan­cian­do el dé­fi­cit, el pe­so ini­ció una ver­ti­gi­no­sa de­pre­cia­ción. En­tre abril y sep­tiem­bre del año pa­sa­do, el va­lor del dó­lar, que in­ci­de en for­ma di­rec­ta en los pre­cios de va­rios de los pro­duc­tos que com­po­nen la ca­nas­ta bá­si­ca en la na­ción su­da­me­ri­ca­na, se du­pli­có. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) sa­lió al res­ca­te y en­tre­gó un prés­ta­mo stand-by por 57,000 mi­llo­nes de dó­la­res en ju­nio del año pa­sa­do a cam­bio de me­di­das de aus­te­ri­dad. Ma­cri aban­do­nó, de for­ma de­fi­ni­ti­va, su es­tra­te­gia gra­dua­lis­ta y de­ci­dió una pro­fun­di­za­ción del ajus­te fis­cal –el dé­fi­cit pri­ma­rio pa­sa­rá del 3.9% del PIB en 2017 a cer­ca de 0% es­te año–. Con ese an­ti­ci­po, el go­bierno ar­gen­tino pro­cu­ra dar ga­ran­tías a los in­ver­sio­nis­tas de que el país evi­ta­rá caer en de­fault al me­nos has­ta el 10 de di­ciem­bre pró­xi­mo, cuan­do con­clui­rá el ac­tual man­da­to pre­si­den­cial. Las pro­ba­bi­li­da­des de que Ma­cri ob­ten­ga la re­elec­ción en las elec­cio­nes del 27 de oc­tu­bre pró­xi­mo se des­va­ne­cen. “Mi suel­do au­men­ta mu­cho me­nos que los pre­cios y me vi obli­ga­da a re­du­cir gas­tos: en el úl­ti­mo año cam­bié las com­pras de ar­tícu­los en el su­per­mer­ca­do por mar­cas más eco­nó­mi­cas y aban­do­né el plan de me­di­ci­na pri­va­da”, se­ña­la De­lia Gon­zá­lez, una ha­bi­tan­te de un ba­rrio de cla­se me­dia de Bue­nos Ai­res. Las res­tric­cio­nes en el cré­di­to y la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo afec­tan a las em­pre­sas de con­su­mo, en­tre las que se en­cuen­tran va­rias me­xi­ca­nas. En el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2018, las ven­tas de Coca-cola FEM­SA, me­di­das en ca­jas, se de­rrum­ba­ron 27.1% anual, mien­tras que las de Em­bo­te­lla­do­ra Ar­ca ca­ye­ron 7.9%. En el ca­so de Al­sea, las ven­tas con­so­li­da­das su­ma­das a to­das las ope­ra­cio­nes cre­cie­ron 6.6% el

“MI SUEL­DO AU­MEN­TA MU­CHO ME­NOS QUE LOS PRE­CIOS Y ME VI OBLI­GA­DA A RE­DU­CIR GAS­TOS”. De­lia Gon­zá­lez, ha­bi­tan­te de Bue­nos Ai­res.

año pa­sa­do, pe­ro si se ex­clu­ye Ar­gen­ti­na, hu­bie­ran sal­ta­do 12.1%. La cri­sis con­ti­núa gol­pean­do, pe­ro no to­do es un tan­go tris­te en Ar­gen­ti­na. Sin la se­quía del año pa­sa­do, la co­se­cha agro­pe­cua­ria cre­ce­rá es­te año un 27%. “La no­ta­ble re­cu­pe­ra­ción de la co­se­cha es tal que in­clu­so per­mi­ti­rá po­ner el PIB en te­rreno po­si­ti­vo ya en es­te se­gun­do tri­mes­tre”, pro­nos­ti­ca Ra­mi­ro Cas­ti­ñei­ra, eco­no­mis­ta de la con­sul­to­ra Eco­no­mé­tri­ca, en Bue­nos Ai­res. A eso se su­ma que la pro­duc­ción de pe­tró­leo y gas pro­me­te con­ti­nuar en al­za de la mano del cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de Va­ca Muer­ta, el ya­ci­mien­to que con­tie­ne las se­gun­das ma­yo­res re­ser­vas mun­dia­les de hi­dro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les. A su vez, la fuer­te de­pre­cia­ción del pe­so vie­ne im­pul­san­do el tu­ris­mo re­cep­ti­vo, y alla­na el ca­mino pa­ra ex­por­ta­cio­nes, co­mo la de los vi­nos y las car­nes. Ar­gen­ti­na aún man­tie­ne in­di­ca­do­res so­cia­les, edu­ca­ti­vos y cul­tu­ra­les por en­ci­ma del pro­me­dio la­ti­noa­me­ri­cano. De he­cho, el país fue sólo su­pe­ra­do en la re­gión por Chi­le en el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano 2018 de Na­cio­nes Uni­das. Pe­ro esos lo­gros con­vi­ven con una eco­no­mía que no lo­gra sa­lir de un círcu­lo vi­cio­so. “Ar­gen­ti­na se pa­só más de una dé­ca­da es­ti­mu­lan­do el con­su­mo en des­me­dro del aho­rro; ago­ta­do el aho­rro, con­ti­nuó la mis­ma política con­su­mien­do sus ac­ti­vos y, cuan­do tam­bién se ago­ta­ron los ac­ti­vos, ape­ló al en­deu­da­mien­to ex­terno”, di­ce Cas­ti­ñei­ra. “La bue­na no­ti­cia es que el aho­rro que se es­tá ge­ne­ran­do en 2019, y que se po­ne en evi­den­cia con la reapa­ri­ción del su­pe­rá­vit co­mer­cial en más de 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res, bus­ca ge­ne­rar los re­cur­sos pa­ra que Ar­gen­ti­na de­je de di­la­pi­dar ac­ti­vos, ex­pro­piar a pri­va­dos o vi­vir de pres­ta­do”. For­za­da por la cri­sis, la eco­no­mía ha ve­ni­do co­rri­gien­do al­gu­nos de sus his­tó­ri­cos des­equi­li­brios en el úl­ti­mo año. Ade­más del su­pe­rá­vit co­mer­cial, es­te año se al­can­za­rá un equi­li­brio fis­cal pri­ma­rio y el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te cae­rá al 2% del PIB. Pe­ro la con­ti­nui­dad de esos avan­ces de­pen­de­rá de cuál sea el fac­tor que ter­mi­ne pe­san­do más en las elec­cio­nes de oc­tu­bre: la frus­tra­ción por las pe­nu­rias del pre­sen­te o la apues­ta por la le­ja­na y aún bo­rro­sa luz que asoma en el ho­ri­zon­te.

LA CRI­SIS eco­nó­mi­ca que pa­de­ce el país su­da­me­ri­cano pro­vo­có que el go­bierno in­ter­vi­nie­ra pa­ra con­te­ner el al­za de pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos.

MAU­RI­CIO MA­CRI re­quie­re de mu­cha ha­bi­li­dad política pa­ra li­brar la ma­la ima­gen y per­fi­lar­se co­mo fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes del 27 de oc­tu­bre pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.