Hos­pe­da­je lu­ga­re­ño y ne­go­cio sin ac­ti­vos.

La pe­rio­dis­ta Leigh Ga­llag­her ana­li­za có­mo tres jó­ve­nes crea­ron Airbnb y desafia­ron al sis­te­ma ho­te­le­ro mun­dial.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Gui­ller­mo Cer­van­tes

Airbnb na­ció du­ran­te la re­ce­sión eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos, en 2008, lue­go de que a tres jó­ve­nes re­cién egre­sa­dos de una es­cue­la de Di­se­ño se les ocu­rrió ren­tar col­cho­nes in­fla­bles en su de­par­ta­men­to, por 80 dó­la­res la no­che, du­ran­te un con­gre­so que ha­bía aca­pa­ra­do a los ho­te­les de San Fran­cis­co.

Pen­sa­ron que les ayu­da­ría a pa­gar la ren­ta. A sus hués­pe­des, tam­bién di­se­ña­do­res, les ofre­cie­ron un de­sa­yuno de ca­fé y ce­real, los lle­va­ron a co­mer a su lu­gar fa­vo­ri­to y a co­no­cer el San Fran­cis­co Ferry Buil­ding y a la Fa­cul­tad de Di­se­ño de Stan­ford.

Lo que se lla­mó en un ini­cio Ai­rBed & Break­fast (por el col­chón y el de­sa­yuno) se con­ver­ti­ría en una com­pa­ñía dis­rup­ti­va que ofre­ce hos­pe­da­je fue­ra de los dis­tri­tos tu­rís­ti­cos y co­mer­cia­les, en ca­sas y de­par­ta­men­tos de los ba­rrios que los via­je­ros co­mún­men­te no vi­si­ta­ban. La idea era vi­vir co­mo un lu­ga­re­ño y ése se­ría su es­lo­gan.

Airbnb abrió el mer­ca­do, a pe­sar de que ha­bía si­tios si­mi­la­res co­mo ho­mea­way.com o couch­sur­fing.com. Creó he­rra­mien­tas pa­ra re­for­zar la con­fian­za de los

usua­rios, co­mo eva­lua­cio­nes bi­la­te­ra­les y un sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad. Hoy es con­si­de­ra­da una de las in­fraes­truc­tu­ras de so­por­te más so­fis­ti­ca­das en la re­gión de Si­li­con Va­lley.

En 2010, el go­bierno de Nue­va York creó una nor­ma­ti­va pa­ra ha­cer ile­gal la ren­ta de de­par­ta­men­tos por me­nos de 30 días.

Así ini­ció una gue­rra con la in­dus­tria ho­te­le­ra que ha te­ni­do va­rios gi­ros. Airbnb ha des­per­ta­do la ira de le­gis­la­do­res, ho­te­le­ros y em­pre­sas de bie­nes raí­ces, quie­nes re­cla­man que la pla­ta­for­ma re­ti­ra pro­pie­da­des del mer­ca­do, en­ca­re­cien­do los pre­cios. Y aun­que la start-up fun­da­da por Brian Chesky, Joe Geb­bia y Nat­han Ble­char­czyk ha pre­sen­ta­do de­man­das, la ba­ta­lla ha te­ni­do gran im­pac­to.

To­do es­to lo cuen­ta la pe­rio­dis­ta Leigh Ga­llag­her en La his­to­ria de Airbnb, don­de con­fie­sa có­mo des­de un ini­cio mi­ró el ca­so con es­cep­ti­cis­mo. “¿Qué ten­dría de di­fe­ren­te es­ta com­pa­ñía, creen que pue­den to­mar una idea an­ti­gua y po­co ori­gi­nal, arre­glar­la con un si­tio web mi­ni­ma­lis­ta y lan­zar­la al mer­ca­do co­mo al­go nue­vo?”, es­cri­bió.

Con el trans­cur­so de los años, pa­só de sólo ofre­cer la ca­sa de al­guien por una no­che, a es­pa­cios más ex­tra­va­gan­tes: un bo­te, un cas­ti­llo, un iglú. Una ex­pe­rien­cia es­pe­cial. Los mi­llen­nials se sin­tie­ron atraí­dos: po­dían hos­pe­dar­se y co­nec­tar con gen­te co­mún y de ideas afi­nes. En 2011, la start-up fue va­lua­da en más de 1,000 MDD.

El mo­men­to cla­ve lle­gó en 2016, cuan­do su ba­se de usua­rios e in­ven­ta­rio cre­ció y la ac­triz Gwy­neth Pal­trow com­par­tió que pa­só unas va­ca­cio­nes en un alo­ja­mien­to (de 8,000 dó­la­res la no­che) en Pun­ta Mi­ta, Mé­xi­co, y unos me­ses des­pués, vol­vió a re­ser­var en la Cos­ta Azul, Fran­cia.

Ga­llag­her cuen­ta có­mo la alian­za ‘an­ti­airbnb’ se ha con­for­ma­do a tra­vés de fun­cio­na­rios, re­pre­sen­tan­tes del sin­di­ca­to de ho­te­le­ros, así co­mo in­te­gran­tes de la mis­ma in­dus­tria.

La crí­ti­ca apun­ta a pro­ble­mas de se­gu­ri­dad por dar ac­ce­so a ex­tran­je­ros, a ba­jar la ca­li­dad de vi­da de los ve­ci­nos, a no cum­plir con las re­gu­la­cio­nes de se­gu­ri­dad de los ho­te­les, pe­ro, so­bre to­do, a la pro­li­fe­ra­ción de de­par­ta­men­tos y has­ta edi­fi­cios com­ple­tos que sólo se ren­tan en Airbnb. Les llaman “ho­te­les ile­ga­les”. Y la star­tup (con 500 mi­llo­nes de arri­bos de hués­pe­des en el mun­do) no pa­ra de cre­cer. Tam­po­co sus más gran­des de­trac­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.