Lon­gi­nes, la de­mo­cra­ti­za­ción del lu­jo.

Los re­lo­jes de Lon­gi­nes no com­pi­ten por ser los más ca­ros, pe­ro sí por ge­ne­rar en sus pro­pie­ta­rios un sen­ti­mien­to de or­gu­llo y de te­ner en­tre sus ma­nos al­go úni­co.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ana Va­lle

En­con­trar fre­sas en me­dio del más cru­do in­vierno sui­zo, eso es el lu­jo pa­ra Charles Vi­lloz y no el pre­cio o la ex­clu­si­vi­dad con que se ofer­tan los pro­duc­tos. Pa­ra el vi­ce­pre­si­den­te y di­rec­tor de Ven­tas In­ter­na­cio­na­les de Lon­gi­nes, los re­lo­jes de la fir­ma quie­ren ser esas fre­sas: un pro­duc­to es­ca­so, de gran ca­li­dad, pe­ro dis­po­ni­ble en cual­quier lu­gar del mun­do a un pre­cio ra­zo­na­ble. En la re­lo­je­ría, ser un ‘ob­je­to de de­seo’ no es­tá pe­lea­do con ofre­cer a quien lo ad­quie­re un pre­cio ac­ce­si­ble por un pro­duc­to que pue­de trascender ge­ne­ra­cio­nes. Vi­lloz ex­pli­ca que se tra­ta de de­mo­cra­ti­zar el lu­jo y en­ten­der los pa­tro­nes de con­su­mo en el mun­do. Te­ner pre­sen­cia en las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les ha si­do un ele­men­to im­por­tan­te pa­ra en­ten­der al con­su­mi­dor, que mu­chas ve­ces es­tá con­for­ma­do por tu­ris­tas de pa­so en es­tas gran­des ur­bes. És­ta es la ra­zón por la que Mé­xi­co se vuel­ve im­por­tan­te pa­ra la mar­ca, pues en el país no hay tu­ris­mo de com­pras, sino con­su­mi­do­res lo­ca­les que bus­can re­lo­jes sui­zos, co­mo él, las fre­sas en in­vierno.

EX­PAN­SIÓN: En la re­lo­je­ría, ¿pre­cio es igual a lu­jo? CHARLES VI­LLOZ: La de­fi­ni­ción ori­gi­nal de lu­jo di­ce que el con­cep­to no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te ligado al pre­cio o al va­lor, es el he­cho de que no es­tá en to­dos la­dos. Lo que no exis­te en abun­dan­cia es lu­jo, y si al­go es po­co co­mún y hay de­man­da, el pre­cio se in­cre­men­ta. En es­ta in­dus­tria hay al­gu­nas mar­cas que apro­ve­chan es­ta si­tua­ción y al­gu­nas ve­ces exa­ge­ran al su­bir los pre­cios de los re­lo­jes. La em­pre­sa tie­ne el or­gu­llo de de­cir que no au­men­ta­mos el pre­cio de los pro­duc­tos de for­ma ar­ti­fi­cial. Es­ta­mos en el seg­men­to de lu­jo ac­ce­si­ble, más bien, de­mo­crá­ti­co. Tra­ta­mos de man­te­ner nues­tros pre­cios ac­ce­si­bles a un gru­po ma­yor de clien­tes.

E: ¿Có­mo ge­ne­ran es­te sen­ti­mien­to de ex­clu­si­vi­dad y lu­jo en­tre sus clien­tes?

CV: Te­ne­mos que ga­ran­ti­zar que ca­da uno de nues­tros re­lo­jes pue­da re­ci­bir el ser­vi­cio o man­te­ni­mien­to que re­quie­re y, pa­ra eso, te­ne­mos re­lo­je­ros de gran ex­pe­rien­cia. Se tra­ta de un pro­duc­to que pue­de du­rar to­da la vi­da e, in­clu­so, pa­sar de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, por lo que tam­bién te­ne­mos un de­par­ta­men­to en que tra­ba­ja­mos con es­tos re­lo­jes an­ti­guos. Y hay otro ele­men­to real­men­te im­por­tan­te, que es ga­ran­ti­zar que ca­da per­so­na que ad­quie­re un Lon­gi­nes se sien­ta or­gu­llo­so y lleno de go­ce.

E: ¿A qué ti­po de con­su­mi­do­res bus­can lle­gar?

CV: Los re­lo­jes son una com­pra en cá­ma­ra len­ta: com­pras uno y no to­dos los me­ses re­pi­tes la com­pra. Bus­ca­mos es­tar en la par­te ba­ja del seg­men­to de lu­jo y ser ac­ce­si­bles pa­ra una gran par­te de la po­bla­ción. No es tan fá­cil, in­clu­so pa­ra la cla­se me­dia, de­cir que van a com­prar un pro­duc­to de 2,000 dó­la­res, es mu­cho di­ne­ro. In­clu­so pa­ra la cla­se me­dia al­ta, si tu es­po­sa te di­ce que quie­re una bol­sa, pe­ro lue­go ves la eti­que­ta y ves que cues­ta 1,000 dó­la­res, te sor­pren­des. No son pro­duc­tos que se ad­quie­ren a dia­rio.

E: ¿Por qué Mé­xi­co es un mer­ca­do es­tra­té­gi­co pa­ra Lon­gi­nes?

CV: Lo que es­ta­mos vien­do en es­te mer­ca­do es que no sólo es el más gran­de de la re­gión, tam­bién es im­por­tan­te por­que es real­men­te un mer­ca­do do­més­ti­co, no tu­rís­ti­co, y nos da mu­cha in­for­ma­ción va­lio­sa de có­mo se com­por­tan los con­su­mi­do­res. Em­pe­za­mos en Mé­xi­co en 1872, aho­ra es­ta­mos aquí y, pro­ba­ble­men­te, es­ta­re­mos ma­ña­na. Mé­xi­co es el mer­ca­do más im­por­tan­te de la re­gión y re­pre­sen­ta el 40% de las ven­tas, se­gui­do por Chi­le, con el 18%, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Pe­rú, ade­más de otros en Cen­troa­mé­ri­ca.

E: ¿Cuál es la es­tra­te­gia pa­ra se­guir cre­cien­do en Mé­xi­co?

CV: Lo que ha­ce­mos en Mé­xi­co es man­te­ner una red de con­ce­sio­na­rios y de tien­das con un nú­me­ro ra­zo­na­ble de uni­da­des por­que es­ta­mos bus­can­do lu­ga­res es­pe­cia­li­za­dos que pue­dan pro­veer el ser­vi­cio que pe­di­mos. Es­ta­mos in­vir­tien­do mu­cho en mer­ca­do­tec­nia. Te­ne­mos un plan pa­ra con­ti­nuar es­ta­ble­cien­do al­gu­nos pun­tos de ven­ta en tien­das y es­pe­ra­mos que al­gún día ten­ga­mos otra pe­que­ña bou­ti­que, co­mo la que aho­ra hay en El Pa­la­cio de Hie­rro (en Po­lan­co, en la Ciu­dad de Mé­xi­co).

E: ¿La re­lo­je­ría tie­ne fu­tu­ro en el co­mer­cio elec­tró­ni­co?

CV: Ho­nes­ta­men­te, ni yo mis­mo com­pra­ría un ar­tícu­lo de 2,000 dó­la­res en in­ter­net. No lo ha­ría, no me sen­ti­ría có­mo­do por­que, si voy a pa­gar esa can­ti­dad, al me­nos quie­ro to­car­lo y ver­lo. En­tre más al­to es el pre­cio de un pro­duc­to, más di­fí­cil es ven­der en lí­nea. Sí ven­de­mos en lí­nea, por­que la gen­te lo ve en las tien­das y lue­go lo or­de­na por in­ter­net, pe­ro es un por­cen­ta­je muy ba­jo aún. Abri­mos nues­tra pro­pia tien­da en lí­nea en Chi­na, por ejem­plo, en Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos. Y es­ta­mos por abrir otras más en Ale­ma­nia e Ita­lia.

MÉ­XI­CO ES I MPOR­TAN­TE POR­QUE ES UN MER­CA­DO DO­MÉS­TI­CO, NO TU­RÍS­TI­CO, Y NOS DA I NFOR­MA­CIÓN SO­BRE LOS CON­SU­MI­DO­RES. ES EL MÁS I MPOR­TAN­TE DE LA RE­GIÓN Y RE­PRE­SEN­TA 40% DE­LAS VEN­TAS.

EN LÍ­NEA. Lon­gi­nes tie­ne un ca­nal de e-com­mer­ce, pe­ro re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je ba­jo de las ven­tas: el clien­te de la re­lo­je­ra quie­re to­car an­tes de com­prar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.