¿In­te­li­gen­cia he­re­da­da?

Es qui­zá lo que más nos iden­ti­fi­ca co­mo hu­ma­nos, pe­ro aún nos ha­ce fal­ta mu­cho por co­no­cer.

Expansion (México) - - CONTENIDO - POR: Ro­dri­go Pé­rez Or­te­ga RO­DRI­GO PÉ­REZ OR­TE­GA ES DI­VUL­GA­DOR DE CIEN­CIA Y NEU­RO­CIEN­TÍ­FI­CO.

“La vi­da es una prue­ba de in­te­li­gen­cia”, se­ña­lan Sop­hie von Stumm, ex­per­ta en es­tu­dios de in­te­li­gen­cia de la Lon­don School of Eco­no­mics and Po­li­ti­cal Scien­ce, y Ro­bert Plo­min, pio­ne­ro de la neu­ro­ge­nó­mi­ca del King’s Co­lle­ge Lon­don. Al pa­re­cer, la in­te­li­gen­cia se he­re­da de pa­dres a hi­jos y es­tá re­la­cio­na­da con el desem­pe­ño edu­ca­ti­vo y pro­fe­sio­nal. En tér­mi­nos sim­ples, la in­te­li­gen­cia es la ha­bi­li­dad de apren­der, ra­zo­nar y so­lu­cio­nar pro­ble­mas. Es el ras­go psi­co­ló­gi­co más es­ta­ble a lo lar­go de la vi­da y la ra­zón por la cual al­gu­nos alum­nos des­ta­can más que otros. Sin em­bar­go, has­ta ha­ce unos años se sa­bía muy po­co acer­ca de qué tan­to es­tá in­fluen­cia­da por los ge­nes. Se ha pro­pues­to que se de­ri­va de la in­ter­co­ne­xión de áreas ce­re­bra­les, así co­mo de su plas­ti­ci­dad. Hoy, gra­cias a es­tu­dios ge­né­ti­cos con ge­me­los, sa­be­mos que tie­ne 50% de he­re­da­bi­li­dad. Re­cien­tes es­tu­dios de aso­cia­ción del ge­no­ma com­ple­to –téc­ni­ca re­vo­lu­cio­na­ria en la que se ana­li­za la va­ria­ción ge­né­ti­ca del ge­no­ma hu­mano com­ple­to con res­pec­to a al­gún ras­go es­pe­cí­fi­co– han iden­ti­fi­ca­do se­cuen­cias ge­né­ti­cas que son res­pon­sa­bles de has­ta 20% de la he­re­da­bi­li­dad de la in­te­li­gen­cia.

En un es­tu­dio de 2018 se ana­li­zó el ge­no­ma de 270,000 per­so­nas e iden­ti­fi­có 1,016 ge­nes re­la­cio­na­dos con la in­te­li­gen­cia. La ma­yo­ría de los ge­nes iden­ti­fi­ca­dos se ex­pre­san al­ta­men­te en el ce­re­bro –so­bre to­do, en neu­ro­nas del es­tria­do y del hi­po­cam­po–, pe­ro la fun­ción de al­gu­nos de és­tos aún no se sa­be bien. En con­jun­to, los ge­nes que se iden­ti­fi­ca­ron es­tán im­pli­ca­dos en el desa­rro­llo del sis­te­ma ner­vio­so y la es­truc­tu­ra si­náp­ti­ca, y pa­re­ce ser que tie­nen efec­tos pro­tec­to­res con­tra el Alz­hei­mer y el tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad. Otro es­tu­dio eu­ro­peo del mis­mo año, rea­li­za­do en 1,475 ado­les­cen­tes, iden­ti­fi­có que la in­te­li­gen­cia es­tá asociada con la ac­ti­va­ción y la den­si­dad de la ma­te­ria gris del es­tria­do, im­pli­ca­do en el cir­cui­to de re­com­pen­sa. Tam­bién, a fac­to­res ge­né­ti­cos y va­rian­tes epi­ge­né­ti­cas del gen del re­cep­tor de do­pa­mi­na D2, im­pli­ca­do en pro­ce­sos de me­mo­ria y re­com­pen­sas. Que­da mu­cho por ex­plo­rar pa­ra sa­ber qué ge­nes es­tán im­pli­ca­dos en la in­te­li­gen­cia, pe­ro las nue­vas tec­no­lo­gías nos ayu­dan a en­ten­der es­te fe­nó­meno tan hu­mano que has­ta ha­ce po­co pa­re­cía abs­trac­to y sub­je­ti­vo. “Con es­tos avan­ces, la in­te­li­gen­cia sa­le de las som­bras y to­ma la de­lan­te­ra en la in­ves­ti­ga­ción ge­nó­mi­ca”, di­ce Von Stumm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.