JAVIER M. STAINES

Los de­mo­nios de la apa­tía

Expansion (México) - - CONTENIDO -

Al­gu­nos ana­lis­tas po­nen so­bre la me­sa de dis­cu­sión si el si­guien­te gran pro­ble­ma mun­dial es si es­ta­mos de­ma­sia­do de­pri­mi­dos y ago­bia­dos de trau­mas co­mo pa­ra po­der so­lu­cio­nar to­do lo de­más. Las ar­gu­men­ta­cio­nes son las si­guien­tes: pa­re­ce que nues­tros pro­ble­mas épi­cos, co­mo la inequi­dad, la de­sigual­dad, el cam­bio cli­má­ti­co, la vio­len­cia, el ra­cis­mo, la ge­ne­ra­ción de em­pleos bien re­mu­ne­ra­dos y la de­gra­da­ción so­cial, en­tre tan­tos otros, se man­tie­nen ahí, sin so­lu­ción, qui­zá por­que nues­tra con­duc­ta nar­ci­sis­ta, acom­pa­ña­da de una bue­na do­sis de de­pre­sión, pro­vo­ca que es­tos te­mas ni si­quie­ra nos in­tere­sen. Es el ca­so de Umair Ha­que, por ejem­plo, quien plan­tea que si el mun­do fue­se una per­so­na, “se sen­ti­ría in­de­fen­sa y sin po­der al­guno co­mo pa­ra afron­tar y li­diar con pro­ble­mas de esa mag­ni­tud. In­clu­so si su ca­sa se es­tu­vie­ra de­rrum­ban­do, sus fi­nan­zas se fue­ran a la rui­na y sus re­la­cio­nes per­so­na­les se des­tru­ye­ran, es­ta­ría pa­ra­li­za­do, con la au­to­con­fian­za que­bra­da”. O qui­zás es­ta­ría vien­do pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes –al­guien más tie­ne que ve­nir a sal­var es­te desas­tre–, po­nien­do co­ra­zo­nes en las fo­tos de Ins­ta­gram, co­men­tan­do las úl­ti­mas ba­ta­llas de Ga­me of Th­ro­nes o sim­ple­men­te ob­ser­van­do, a dis­tan­cia, los gri­tos del fa­na­tis­mo des­me­di­do e in­cons­cien­te en Fa­ce­book o en Twit­ter.

“Yo di­ría que una per­so­na así se­ría diag­nos­ti­ca­da con de­pre­sión”, aña­de el di­rec­tor de la fir­ma Eu­dai­mo­nia & Co. Sen­sa­ción de de­rro­ta, di­rían los psi­có­lo­gos. Sen­ti­mien­to de cul­pa y de ver­güen­za. Fa­ta­lis­mo. Des­tino co­lap­so. La era de la os­cu­ri­dad a la vuel­ta de la es­qui­na. The Win­ter is Co­ming. To­dos los de­mo­nios de la apa­tía es­tán jun­tos. Es de­cir, pa­ra ha­cer es­te cuen­to cor­to, el re­sul­ta­do evi­den­te de to­da es­ta ma­ra­ña de sen­ti­mien­tos es la apa­tía. Por su­pues­to, no apli­ca en Twit­ter, don­de al­guien que asu­me que nues­tros sis­te­mas sim­ple­men­te no es­tán fun­cio­nan­do, al­za su voz des­de el te­cla­do: “Ya hay que re­be­lar­nos to­dos y em­pe­zar de ce­ro, ¿no?”. Tien­do a creer (y me asu­mo co­mo pe­si­mis­ta mo­de­ra­do) que hay más mi­to que reali­dad en la pos­tu­ra de la pa­si­vi­dad ge­ne­ra­li­za­da. Cier­ta­men­te, co­mo ocu­rre en es­ce­na­rios de de­pre­sión clí­ni­ca, es­tá pre­sen­te el au­to­sa­bo­ta­je co­mo un te­ma re­cu­rren­te en el mun­do, pe­ro la vi­sión de un tú­nel per­ma­nen­te­men­te os­cu­ro va en con­tra de la ac­ción so­cial de mu­chos y, por su­pues­to, de quie­nes in­vier­ten su di­ne­ro en ne­go­cios que re­pre­sen­tan ries­gos. Es de­cir, hay que te­ner mu­cho afán de au­to­sa­bo­ta­je pa­ra man­te­ner una vi­sión de nu­bes ne­gras re­cu­rren­tes y de­s­es­pe­ran­za ago­bian­te. No crez­can y no se vuel­van adul­tos, por­que es una tram­pa, di­cen los más cí­ni­cos. Pe­ro ocu­rre que es­te mun­do, re­don­do y pe­que­ño, es­tá lleno de ejem­plos de quie­nes man­tie­nen esa ac­ti­tud fir­me de pro­vo­car cam­bio po­si­ti­vo, paz men­tal y sig­ni­fi­ca­do, pe­se a que los pro­ble­mas pue­dan pa­re­cer abru­ma­do­res. Al­gu­nos, in­clu­so, se­gui­mos son­rien­do.

EL RE­SUL­TA­DO EVI­DEN­TE DEL SEN­TI­MIEN­TO DE MA­LES­TAR GE­NE­RAL ES EL DE LA APA­TÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.