¿TE­MOR EN LA IP?

¿Dón­de se es­tán crean­do los em­pleos más atrac­ti­vos del país? ¿Quién es­tá res­pe­tan­do las re­glas del jue­go? ¿Quién es­tá a la ca­be­za de los avan­ces en tec­no­lo­gía y efi­cien­cia?

Expansion (México) - - REFLEXIÓN - DANIEL MCCOSH So­cio en Mi­ran­da Part­ners.

Aun­que Mé­xi­co no ha si­do go­ber­na­do por un pre­si­den­te de iz­quier­da des­de los años 40, co­no­ce­mos el mo­dus ope­ran­di en to­da Amé­ri­ca La­ti­na: un go­bierno que lle­ga al po­der pro­me­tien­do to­do a to­do el pue­blo. Sin em­bar­go, cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca des­pla­za al sec­tor pri­va­do, las pér­di­das en efi­cien­cia y la co­rrup­ción de los mo­no­po­lios del go­bierno da­ñan, fuer­te­men­te, a los mis­mos sec­to­res que se iba a be­ne­fi­ciar. Pe­ro, en lu­gar de que­dar­se pas­ma­dos, los em­pre­sa­rios po­drían ver la 4T co­mo un lla­ma­do pa­ra cam­biar la ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se con la so­cie­dad me­xi­ca­na. Un cam­bio fun­da­men­tal con la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es que ya no se da por he­cho que las ac­ti­vi­da­des del sec­tor pri­va­do son ne­ce­sa­ria­men­te bue­nas pa­ra el país. És­ta es una na­rra­ti­va que ha­ce fal­ta desa­rro­llar. El sis­te­ma an­ti­guo de cá­ma­ras de co­mer­cio, en el que el go­bierno pre­mia­ba la leal­tad de la IP con sin­di­ca­tos dé­bi­les y sa­la­rios ba­jos, ya que­dó ob­so­le­to. Los sin­di­ca­tos es­tán ga­nan­do más fuer­za: maes­tros, Pe­mex, ma­qui­la­do­ras, mi­ne­ría; lí­de­res que an­tes se man­te­nían en la som­bra aho­ra es­tán dic­tan­do na­rra­ti­vas pa­ra sus sec­to­res y pa­ra la in­dus­tria me­xi­ca­na en su con­jun­to. A la so­cie­dad me­xi­ca­na le ha cos­ta­do tra­ba­jo es­ta­ble­cer ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, co­mo el Ban­xi­co, el INE, la CRE y el INH, en­tre otras. Y aho­ra es­tán ba­jo fue­go, acu­sa­das de no te­ner con­tac­to con la reali­dad del pue­blo de Mé­xi­co, lle­nas de tec­nó­cra­tas que re­ci­ben sa­la­rios es­tra­tos­fé­ri­cos y tie­nen po­der, pe­ro no con­trol. La res­pues­ta de los ór­ga­nos ofi­cia­les de los em­pre­sa­rios ha si­do que­dar­se ca­lla­dos o emi­tir un dis­cur­so an­ti­cua­do pi­dien­do al go­bierno que fo­men­te

un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la in­ver­sión. Exis­te un sen­ti­mien­to de que el tiem­po les da­rá la ra­zón. Sólo aguán­ta­te y ve­re­mos que el sec­tor pri­va­do ten­ga ra­zón. Aho­ra más que nun­ca es mo­men­to de ge­ne­rar men­sa­jes cla­ros y di­rec­tos pa­ra la so­cie­dad me­xi­ca­na. En vez de se­guir ha­blan­do de mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos, hay que lle­var los men­sa­jes un pa­so más allá y en­fo­car­los en la gen­te. En lu­gar de se­guir ha­blan­do so­bre ga­nan­cias y pér­di­das se­gún ca­pi­tal in­ver­ti­do, es mo­men­to de ha­blar de em­pleo, edu­ca­ción, me­dioam­bien­te, y de los tan­tos be­ne­fi­cios que el sec­tor pri­va­do pue­de lle­var a nues­tras co­mu­ni­da­des. Es­tos te­mas no de­be­rían ser del do­mi­nio ex­clu­si­vo del go­bierno. Sin em­bar­go, si el Eje­cu­ti­vo, el Con­gre­so y los sin­di­ca­tos son las úni­cas vo­ces en torno al te­ma, en­ton­ces el que ca­lla otor­ga. Re­ga­lar es­ta na­rra­ti­va ten­drá un cos­to ca­da vez ma­yor, no sólo con el ac­tual go­bierno, sino con los que ven­drán. ¿Dón­de es­tán las co­mu­ni­da­des más sa­lu­da­bles? ¿Quién es­tá edu­can­do a nues­tra ju­ven­tud y ba­jo qué es­tán­da­res? És­tas son las his­to­rias que la gen­te quie­re oír y hay que con­tar­las a tra­vés de ca­na­les for­ma­les e in­for­ma­les de co­mu­ni­ca­ción. Sin la crea­ción de ri­que­za no pue­de exis­tir una dis­cu­sión so­bre su dis­tri­bu­ción. Es mo­men­to de ver la reali­dad ac­tual co­mo una opor­tu­ni­dad de co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra ci­tar al buen Bob Dy­lan, times are a chan­gin. Mé­xi­co si­gue sien­do un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra ha­cer ne­go­cios: es un país con abun­dan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les, una red de acuer­dos de co­mer­cio, una fuer­za la­bo­ral jo­ven que es ca­da día más so­fis­ti­ca­da, y con un mer­ca­do in­terno gi­gan­tes­co al que le fal­ta mu­cho por desa­rro­llar. ¡Co­rre la voz y haz que tu ne­go­cio for­me par­te del dis­cur­so!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.