MA­DRU­GAR EN PA­LA­CIO

Expansion (México) - - POLITICA - POR: Car­los To­ma­si­ni

AMLO apues­ta a las ma­ña­ne­ras pa­ra co­mu­ni­car, ¿pe­ro de ver­dad fun­cio­na?

El 2 de ju­lio del año 2000, a la Ciu­dad de Mé­xi­co lle­ga­ba un per­so­na­je con ca­si dos dé­ca­das de lla­mar la aten­ción en la vi­da política del país co­mo un fé­rreo ad­ver­sa­rio del ré­gi­men priis­ta que esa mis­ma no­che caía: An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor. Rá­pi­da­men­te, el je­fe de Go­bierno pe­rre­dis­ta se con­vir­tió en un po­lí­ti­co que se pu­so en la mi­ra de la opi­nión pú­bli­ca. Una de sus he­rra­mien­tas pa­ra po­si­cio­nar­se en la agen­da na­cio­nal fue en­ca­be­zar una con­fe­ren­cia de pren­sa dia­ria en pun­to de las 6:00 ho­ras en la se­de del An­ti­guo Pa­la­cio del Ayun­ta­mien­to. Pe­ro, a 19 años de dis­tan­cia y ocu­pan­do aho­ra la pre­si­den­cia, ¿qué tan­to sir­ve el re­cur­so de la con­fe­ren­cia ma­ña­ne­ra? Pa­ra Luis Es­tra­da, di­rec­tor ge­ne­ral de la con­sul­to­ría de co­mu­ni­ca­ción política SPIN, la so­bre­ex­po­si­ción del pre­si­den­te en las con­fe­ren­cias es con­tra­pro­du­cen­te pa­ra la co­mu­ni­ca­ción gu­ber­na­men­tal. “La con­fe­ren­cia del pre­si­den­te ya no cum­ple con po­ner los te­mas en la agen­da y sólo pro­vo­ca que se dis­cu­tan y de­ba­tan pos­tu­ras”, se­ña­la. En cam­bio, las con­fe­ren­cias de pren­sa sí son re­fle­jo de có­mo fun­cio­na el ré­gi­men ac­tual. “La co­mu­ni­ca­ción es­tá cen­tra­da en el pre­si­den­te por­que el go­bierno es­tá cen­tra­do en el pre­si­den­te. To­do es­tá cen­tra­do en él y en la con­fe­ren­cia”, di­ce. Ca­ro­li­na Es­la­va, con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción política y de go­bierno, coin­ci­de en que la con­fe­ren­cia dia­ria no es efi­cien­te ni pa­ra los pe­rio­dis­tas ni pa­ra la opi­nión pú­bli­ca. “Pa­ra el úni­co que es efi­cien­te es pa­ra el pre­si­den­te, por­que él de­ci­de los te­mas y tie­ne co­ber­tu­ra du­ran­te to­do el día”, afir­ma. La con­sul­to­ra se­ña­la que el ejer­ci­cio no es útil pa­ra los pe­rio­dis­tas por­que no re­ci­ben res­pues­tas cla­ras y tam­po­co pa­ra el pú­bli­co crí­ti­co, por­que no hay ma­ne­ra de en­ta­blar in­ter­lo­cu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.