EL VA­LOR DE LA MA­ÑA­NA

Expansion (México) - - POLITICA -

León Krau­ze tam­bién ana­li­za los ‘rounds’ dia­rios del pre­si­den­te con la pren­sa.

ndrés Manuel Ló­pez Obra­dor es un maes­tro en el ar­te de la na­rra­ti­va política. En su épo­ca al fren­te del Dis­tri­to Fe­de­ral, con­ci­bió me­jor que na­die la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer la agen­da dia­ria, de ocu­par las so­bre­me­sas y dic­tar los tér­mi­nos de la dis­cu­sión. Des­de ha­ce dos dé­ca­das, Ló­pez Obra­dor ha si­do, pa­ra bien o pa­ra mal, el gran me­tró­no­mo de la vi­da me­xi­ca­na: es él quien mar­ca tiem­po y te­ma del de­ba­te pú­bli­co. ¿Có­mo lo ha con­se­gui­do? Pri­me­ro, con un no­ta­ble ol­fa­to po­lí­ti­co. Co­mo nin­gún otro po­lí­ti­co de su ge­ne­ra­ción (y de va­rias más), Ló­pez Obra­dor ha en­ten­di­do los en­tu­sias­mos e in­dig­na­cio­nes de la so­cie­dad me­xi­ca­na. Pe­ro eso ser­vi­ría de po­co sin la disciplina de ha­blar pri­me­ro. Ló­pez Obra­dor siem­pre ha en­ten­di­do el va­lor de la ma­ña­na. Es su te­rri­to­rio, su mo­men­to. Muy tem­prano, an­tes que na­die, es en­ton­ces cuan­do es­ta­ble­ce la agen­da. Así lo hi­zo ha­ce años en la ca­pi­tal y así lo ha­ce aho­ra en Pa­la­cio Na­cio­nal. Y lo ha­ce muy bien. No hay ima­gen más em­ble­má­ti­ca de es­tos pri­me­ros seis me­ses de go­bierno que el ri­tual dia­rio que es­ce­ni­fi­ca el pre­si­den­te en Pa­la­cio Na­cio­nal. Llue­ve, true­ne o re­lam­pa­guee, Ló­pez Obra­dor se acer­ca al po­dio y ha­bla. Des­de ahí eli­ge pre­gun­tas. Y ha­bla. Y ha­bla. No hay te­ma me­nor ni asun­to que no le me­rez­ca co­men­ta­rio. Es nues­tro na­rra­dor en je­fe. Pe­ro no sólo eso. Tam­bién pon­ti­fi­ca y des­ca­li­fi­ca, sus di­chos con­ver­ti­dos, de ma­ne­ra in­me­dia­ta y no siem­pre me­re­ci­da, en la no­ta del día. Al­go le ayu­da la no­ta­ble aquies­cen­cia de los me­dios me­xi­ca­nos, que op­tan por trans­mi­tir la con­fe­ren­cia ma­tu­ti­na co­mo si se tra­ta­ra de una ho­mi­lía. El pre­si­den­te ha di­cho que su in­ten­ción es man­te­ner el ri­to a lo lar­go del se­xe­nio. Se agra­de­ce la aper­tu­ra y la trans­pa­ren­cia, sin du­da. Pe­ro Ló­pez Obra­dor ha­ría bien en em­bri­dar su va­ni­dad cuan­do, de ma­ne­ra mis­te­rio­sa, apa­re­cen en Pa­la­cio Na­cio­nal si­co­fan­tes que le tiran in­cien­so sin el me­nor pu­dor. El maes­tro de la agen­da política se­gu­ra­men­te sa­be –o de­be­ría sa­ber– que no tie­ne sen­ti­do al­guno to­mar­se en se­rio pre­gun­tas so­bre la ma­ne­ra en que lo­gra man­te­ner­se en for­ma cual “co­rre­dor ke­niano”. La lí­nea en­tre la in­for­ma­ción de in­te­rés pú­bli­co y la li­son­ja que sólo in­tere­sa al pre­si­den­te es muy, pe­ro muy del­ga­da.

POR LEÓN KRAU­ZE PE­RIO­DIS­TA Y CON­DUC­TOR DE UNIVISIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.