LA APUES­TA DEL SE­XE­NIO

El go­bierno fe­de­ral se ha pro­pues­to for­ta­le­cer Pe­mex. Aun­que eso su­pon­ga no po­der sa­car­la de su abul­ta­da deu­da.

Expansion (México) - - PEMEX - POR: Éd­gar Sí­gler

EEl Pa­la­cio Na­cio­nal lu­cía co­mo cual­quier lu­nes des­de el 3 de di­ciem­bre. Los pe­rio­dis­tas es­pe­ra­ban la con­fe­ren­cia ma­tu­ti­na de An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor. Pe­ro el 13 de ma­yo, el pre­si­den­te no es­ta­ba so­lo en el es­tra­do. Nuno Ma­tos, CEO de HSBC Mé­xi­co, Felipe García-mo­reno, pre­si­den­te y di­rec­tor ge­ne­ral de J.P. Morgan Mé­xi­co, y Jerry Riz­zie­ri, pre­si­den­te y CEO de Mi­zuho Se­cu­ri­ties, acom­pa­ña­ban al man­da­ta­rio en la pre­sen­ta­ción de una nue­va ac­ción pa­ra apo­yar a Pe­mex, el bu­que in­sig­nia de su ad­mi­nis­tra­ción: la am­plia­ción de una lí­nea de cré­di­to ‘sal­va­vi­das’ por 5,500 mi­llo­nes de dó­la­res –con la le­yen­da “úse­se en ca­so de emer­gen­cia”– ade­más de la re­fi­nan­cia­ción de 2,500 MDD pa­ra ali­viar la deu­da de la com­pa­ñía a cor­to pla­zo.

El men­sa­je de fon­do era que hay ac­to­res en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro que con­fían en el rum­bo que ha de­li­nea­do pa­ra “sal­var” la pe­tro­le­ra. El anun­cio se su­ma­ba a los apo­yos fis­ca­les de enero, de 15,000 mi­llo­nes de pe­sos, la in­yec­ción de 35,000 MDP de fe­bre­ro y la am­plia­ción de las de­duc­cio­nes fis­ca­les de ma­yo. Y cla­ro, to­da una es­tra­te­gia pa­ra fre­nar el ro­bo de com­bus­ti­bles, que pu­die­ran aho­rrar­le 32,000 MDP en pér­di­das. To­do el mar de apo­yos a la fir­ma que di­ri­ge Oc­ta­vio Ro­me­ro Oro­pe­za, sin em­bar­go, no ha lo­gra­do con­ven­cer a las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go, que han mos­tra­do su in­di­fe­ren­cia an­te los anun­cios. El es­tran­gu­la­mien­to de la re­for­ma ener­gé­ti­ca y la vuel­ta a es­que­mas en los que de­be en­car­gar­se de pro­du­cir y re­fi­nar el cru­do que se pro­du­ce en el país tie­nen a la com­pa­ñía a un pa­so de caer del gra­do de in­ver­sión. “Lo más pe­li­gro­so pa­ra Pe­mex en es­tos mo­men­tos es que las ca­li­fi­ca­do­ras ba­jen su no­ta cre­di­ti­cia, por­que eso su­pon­drá que to­do su cos­to cre­di­ti­cio se ele­ve de gol­pe”, di­ce Mar­co Co­ta, di­rec­tor de la con­sul­to­ra Ta­lan­za Energy. El go­bierno ha re­cal­ca­do que no han agre­ga­do ni un nue­vo dó­lar a la deu­da de 106,500 MDD que pe­sa so­bre la com­pa­ñía, que la han po­si­cio­na­do co­mo la pe­tro­le­ra más en­deu­da­da del mun­do. Pe­ro sus pla­nes, co­mo la can­ce­la­ción de las ron­das pe­tro­le­ras, el au­men­to en la in­ver­sión pa­ra pro­du­cir pe­tró­leo, los

nue­vos es­que­mas pa­ra con­tra­tar ser­vi­cios o la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas sólo han abo­na­do a la in­cer­ti­dum­bre so­bre có­mo pa­ga­rá sus obli­ga­cio­nes. “La ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da ha­bía lo­gra­do ma­ne­jar bien las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do so­bre el fu­tu­ro de Pe­mex. Pe­ro el nue­vo go­bierno no lo ha lo­gra­do por­que sus pla­nes no con­ven­cen”, opi­na Ray­mun­do Sán­chez, so­cio de la con­sul­to­ra AT Kear­ney. Las ca­li­fi­ca­do­ras qui­sie­ran ver que Pe­mex au­men­ta­ra su pro­duc­ción de pe­tró­leo, con el fin de in­gre­sar más dó­la­res, y así pa­gar su deu­da. El desa­rro­llo de 20 cam­pos que pro­me­ten apor­tar ba­rri­les en el cor­to pla­zo tam­po­co los ha emo­cio­na­do.“es­tán com­pro­me­tien­do los si­guien­tes 20 años de Pe­mex por te­ner cin­co muy bue­nos”, di­ce Gon­za­lo Mon­roy, di­rec­tor de la con­sul­to­ra GMEC. Fal­ta ver si el nue­vo plan fis­cal anun­cia­do en ma­yo, que pre­ten­de re­du­cir la ta­sa im­po­si­ti­va de has­ta 400,000 ba­rri­les pro­me­dio dia­rio, vuel­ve ren­ta­bles va­rios de los pro­yec­tos de la com­pa­ñía, aun­que los de­ta­lles has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción no se ha­bían pre­sen­ta­do. Las crí­ti­cas a la es­tra­te­gia no han men­gua­do los áni­mos de Ló­pez Obra­dor y su equi­po, que in­clu­so pa­re­ce do­blar su apues­ta a ca­da gol­pe. Cuan­do las em­pre­sas in­vi­ta­das pa­ra di­ri­gir los tra­ba­jos de la nue­va re­fi­ne­ría que se quie­re eri­gir en Dos Bo­cas pre­sen­ta­ron pro­pues­tas por en­ci­ma de los 8,000 MDD y tres años que que­ría el go­bierno, anun­ció que los en­car­ga­dos pa­ra cons­truir­la se­rán Pe­mex y la Se­cre­ta­ría de Ener­gía (Sener). La es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir el ro­bo de ga­so­li­nas de los duc­tos de Pe­mex mues­tra que con la pe­tro­le­ra na­die se me­te. El plan, lan­za­do en los al­bo­res de la ad­mi­nis­tra­ción, su­pu­so un cor­te en el suministro que si bien fre­nó gran par­te del hur­to de com­bus­ti­bles, es­tran­gu­ló a los au­to­mo­vi­lis­tas va­rias se­ma­nas. Aun­que Pe­mex pre­su­me que el ro­bo se re­du­jo en 79%, la com­pa­ñía per­dió 35,700 MDP en el pri­mer tri­mes­tre del año, en par­te, por las me­no­res ven­tas de com­bus­ti­bles y ma­yo­res cos­tos ge­ne­ra­dos en el pe­rio­do.

A LA ES­PE­RA

¿Qué se res­pi­ra en­tre las cos­tu­ras del sec­tor ener­gé­ti­co? Una ten­sa cal­ma. Al­gu­nas fuen­tes de la in­dus­tria y del in­te­rior de Pe­mex ad­mi­ten que hay in­cer­ti­dum­bre por las de­ci­sio­nes to­ma­das. Pe­ro nin­gu­na se atre­ve a al­zar la voz de ma­ne­ra con­tun­den­te, qui­zá con el re­cuer­do de lo que su­ce­dió con Gui­ller­mo García Al­co­cer, ti­tu­lar de la Co­mi­sión Re­gu­la­do­ra de Ener­gía (CRE), quien, tras cri­ti­car la can­ce­la­ción de las su­bas­tas eléc­tri­cas, fue blan­co de se­ña­la­mien­tos por par­te del go­bierno. Las em­pre­sas han acep­ta­do que hay un cam­bio de rum­bo y es­pe­ran más cla­ri­dad so­bre ha­cia dón­de irán los re­cur­sos pa­ra “res­ca­tar” a Pe­mex. El pre­si­den­te tie­ne sus me­tas: 2.4 mi­llo­nes de ba­rri­les, au­to­su­fi­cien­cia en ga­so­li­nas, fin al ro­bo de com­bus­ti­bles y la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría. Seis me­ses muy in­ten­sos sólo han re­afir­ma­do sus com­pro­mi­sos y to­ca­rá a su equi­po lle­var­los a la reali­dad o con­ven­cer­lo de que exis­ten otras ru­tas pa­ra ma­ne­jar Pe­mex, la em­pre­sa más gran­de del país.

Las em­pre­sas han acep­ta­do que hay un cam­bio de rum­bo en la política ener­gé­ti­ca.

FO­TO: REUTERS / ED­GAR GA­RRI­DO

IN­CER­TI­DUM­BRE. La es­tra­te­gia del go­bierno no cal­mó a las ca­li­fi­ca­do­ras, que qui­sie­ran ver que Pe­mex au­men­te su pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.