UNA PIE­DRA EN EL ZA­PA­TO

El re­gre­so de Na­po­león Gó­mez Urru­tia a es­ce­na y los cam­bios po­lí­ti­cos en­som­bre­cen el ca­mino de la mi­nera.

Expansion (México) - - GRUPO MÉXICO - POR: Ro­sa­lía La­ra

SSe di­ce que don­de hu­bo fue­go, ce­ni­zas que­dan y Gru­po Mé­xi­co no po­dría es­tar más de acuer­do. La em­pre­sa ha vi­vi­do una tó­rri­da re­la­ción con uno de los lí­de­res sin­di­ca­les más con­tro­ver­ti­dos de los úl­ti­mos tiem­pos, Na­po­león Gó­mez Urru­tia, quien re­gre­só a Mé­xi­co de su au­to­exi­lio con un es­cu­do al fren­te: co­mo se­na­dor y dis­pues­to a ir con to­do con­tra sus vie­jos enemi­gos. El cam­bio de go­bierno le ca­yó co­mo un bal­de de agua fría al sec­tor mi­ne­ro, en es­pe­cial, a Gru­po Mé­xi­co, que di­ri­ge Ger­mán La­rrea. Pa­ra em­pe­zar, Gó­mez Urru­tia, co­no­ci­do por sus pos­tu­ras con­tra la mi­ne­ría, se pre­sen­tó co­mo se­na­dor de Mo­re­na, res­pon­sa­ble de pro­yec­tos que preo­cu­pan a la in­dus­tria: una ini­cia­ti­va a la Ley Mi­nera y cam­bios en el Fon­do Mi­ne­ro. El re­gre­so del ex­lí­der sin­di­cal re­vi­vió vie­jos ren­co­res. En 1990, cuan­do Gru­po Mé­xi­co com­pró Mi­nera de Ca­na­nea –hoy Bue­na­vis­ta del Co­bre,

sub­si­dia­ria del gru­po–, és­ta te­nía adeu­dos con los tra­ba­ja­do­res. Por ello, creó un fi­dei­co­mi­so pa­ra pa­gar­les, pe­ro los 55 mi­llo­nes de dó­la­res nun­ca llegaron a sus ma­nos y se acu­só a Gó­mez Urru­tia –quien era di­ri­gen­te del sin­di­ca­to– de mal­ver­sar los fon­dos. És­te lo ne­gó y se­ña­ló, a su vez, a Gru­po Mé­xi­co por ma­los ma­ne­jos, pe­ro an­te las acu­sa­cio­nes que pe­sa­ban so­bre él, hu­yó a Ca­na­dá. Aho­ra, se per­fi­la pa­ra la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal en la mi­na, la más im­por­tan­te de Gru­po Mé­xi­co y una de las más gran­des en cuan­to a re­ser­vas de co­bre a ni­vel mun­dial. És­te es uno de los prin­ci­pa­les ries­gos que hoy en­fren­ta la em­pre­sa, se­gún Ro­dri­go Gar­ci­la­zo, ana­lis­ta del sec­tor mi­ne­ro en GBM y quien lle­va más de una dé­ca­da dan­do co­ber­tu­ra a la fir­ma. Pe­ro que se ma­te­ria­li­ce de­pen­de de va­rios fac­to­res. El prin­ci­pal es que se pre­sen­te la de­man­da por la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal an­te la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial y que és­ta lo acep­te. Aún no lo ha­ce y el pla­zo es­tá por ven­cer. Y los tra­ba­ja­do­res de­ben res­pal­dar­lo. “Al pa­re­cer no cuen­ta con el apo­yo, pe­ro el pro­nós­ti­co es re­ser­va­do, por­que pue­de lle­gar con un dis­cur­so po­si­ti­vo, di­cien­do que An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor es­tá de su la­do”, di­ce Gar­ci­la­zo. Si Gó­mez Urru­tia se ha­ce del sin­di­ca­to de Bue­na­vis­ta del Co­bre, los pla­nes de in­ver­sión y la ope­ra­ción de la mi­na po­drían que­dar en en­tre­di­cho. Y es­to com­pli­ca­ría el pa­no­ra­ma pa­ra la em­pre­sa.

JUE­GO PO­LÍ­TI­CO

La fir­ma tie­ne dos gran­des pro­yec­tos en la mi­ra: Tía Ma­ría, en Pe­rú, y El Ar­co, en Ba­ja Ca­li­for­nia. Pa­ra la pri­me­ra sólo se es­pe­ra la apro­ba­ción de la li­cen­cia pa­ra su cons­truc­ción y to­do pa­re­ce in­di­car que las au­to­ri­da­des le da­rán luz ver­de, con­fía el ana­lis­ta de GBM. En Ba­ja Ca­li­for­nia, las co­sas se ven un po­co más com­pli­ca­das por las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas ac­tua­les. A me­dia­dos de no­viem­bre pa­sa­do, Mo­re­na pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra re­for­mar la ley mi­nera, que pro­po­ne una ma­yor re­gu­la­ción a las ac­ti­vi­da­des de la in­dus­tria y da la fa­cul­tad a la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía de can­ce­lar con­ce­sio­nes en zo­nas in­via­bles de ex­plo­ta­ción o en con­flic­to por un im­pac­to so­cial ne­ga­ti­vo. La no­ti­cia pu­so de ner­vios a los in­ver­sio­nis­tas y se re­fle­jó en el pre­cio de las ac­cio­nes de Gru­po Mé­xi­co, que llegaron

La em­pre­sa tie­ne un as ba­jo la man­ga: su di­vi­sión de transporte. Ya se han per­fi­la­do cua­tro ter­mi­na­les de com­bus­ti­ble jun­to a sus vías.

a caer más de 10%. Por aho­ra, la em­pre­sa pue­de res­pi­rar tran­qui­la, por­que la pro­pues­ta se ba­jó del Con­gre­so, lue­go de que An­gé­li­ca García Arrie­ta, se­na­do­ra de Mo­re­na –quien pre­sen­tó la ini­cia­ti­va–, fa­lle­cie­ra en di­ciem­bre. Las au­to­ri­da­des han co­men­ta­do que no se pre­vén mo­di­fi­ca­cio­nes a la ley en el cor­to pla­zo, pe­ro lo que sí es un he­cho es el cam­bio en la re­par­ti­ción del Fon­do Mi­ne­ro, crea­do en 2014 y que re­cau­da 7.5% de la uti­li­dad ope­ra­ti­va de las mi­ne­ras pa­ra otor­gar­lo al desa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas a los ya­ci­mien­tos. El mon­to era pro­por­cio­nal a la par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción y un co­mi­té con­for­ma­do por in­te­gran­tes de la fe­de­ra­ción, del Es­ta­do, mu­ni­ci­pios, em­pre­sas y de la co­mu­ni­dad pro­po­nía y apro­ba­ba las obras a rea­li­zar­se con ese di­ne­ro. Una de las lo­ca­li­da­des be­ne­fi­cia­das con es­te fon­do es Na­co­za­ri, en Sonora. Gra­cias a él, sus 13,000 ha­bi­tan­tes cuen­tan con un cen­tro co­mer­cial, ci­ne, ca­sa de la cul­tu­ra e ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas. Aquí, se ha lle­ga­do a un acuer­do en­tre go­bierno y em­pre­sa: las au­to­ri­da­des des­ti­nan los re­cur­sos del fon­do a la me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca y Gru­po Mé­xi­co se en­car­ga de su ope­ra­ción, pa­gan­do a los pro­fe­so­res que dan las cla­ses u otor­gan­do los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des. Has­ta aho­ra ha fun­cio­na­do y los ha­bi­tan­tes se mues­tran con­ten­tos, pe­ro es­to cam­bia­rá. Aho­ra, el di­ne­ro se­rá re­par­ti­do di­rec­ta­men­te a la po­bla­ción a tra­vés de tar­je­tas de apo­yo. “Ya no va a ha­ber es­ta me­jo­ra pa­ra te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra dig­na. El im­pues­to mi­ne­ro ayu­da­ba a dar­le so­lu­ción a pro­ble­mas bá­si­cos co­mo

abas­te­ci­mien­to de agua, y aho­ra ese di­ne­ro va a ser in­di­vi­dual. Lo que te­ne­mos que ha­cer es pen­sar co­mo un co­lec­ti­vo y no gas­tar ese di­ne­ro en cer­ve­zas o en una pan­ta­lla, y me­jor en al­go que ten­ga tras­cen­den­cia pa­ra la co­mu­ni­dad”, di­ce Ser­gio Vi­lla, sub­ge­ren­te de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio de la mi­na La Ca­ri­dad, de Gru­po Mé­xi­co. El go­bierno fe­de­ral de­ci­dió ejer­cer, de for­ma di­rec­ta ese fon­do –que, en 2017, su­ma­ba más de 3,700 mi­llo­nes de pe­sos–, ba­jo el ar­gu­men­to de que se dis­tri­bu­ya con trans­pa­ren­cia y de for­ma más equi­ta­ti­va, pe­ro, pa­ra Bren­da Ro­gel, so­cia del des­pa­cho de abo­ga­dos Hogan Lo­vells, ésa no es la so­lu­ción. “Es­tán qui­tan­do de in­ter­me­dia­rios a los co­mi­tés pa­ra que esos re­cur­sos lle­guen de ma­ne­ra di­rec­ta a las co­mu­ni­da­des, pe­ro si­gue sien­do lo mis­mo: mien­tras no ten­ga su­fi­cien­tes re­glas, cla­ri­dad en có­mo se dis­tri­bu­yen, con ba­se en qué, có­mo se des­ti­nan y có­mo se aprue­ban los pro­yec­tos, los te­mas de trans­pa­ren­cia co­mo el pro­ble­ma de la dis­tri­bu­ción van a con­ti­nuar”, di­ce. A ni­vel lo­cal, hay otros te­mas que cau­san de­ba­te, co­mo los im­pues­tos eco­ló­gi­cos. En fe­bre­ro, la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia fa­lló a fa­vor del es­ta­do de Za­ca­te­cas pa­ra que pue­da es­ta­ble­cer­lo. Es­to abre la puer­ta a que otros es­ta­dos pue­dan apli­car es­ta con­tri­bu­ción. La in­dus­tria es­tá preo­cu­pa­da por la can­ti­dad de ini­cia­ti­vas pre­sen­ta­das. La Cá­ma­ra Mi­nera de Mé­xi­co (Ca­mi­mex), que agru­pa a 93% de las em­pre­sas mi­ne­ras en el país, se­ña­la que ha es­ta­do en con­tac­to con fun­cio­na­rios y con se­na­do­res y les ha ex­ter­na­do su “preo­cu­pa­ción” an­te la po­si­bi­li­dad de que sur­jan si­tua­cio­nes que ten­gan co­mo sus­ten­to cri­te­rios erró­neos y par­tan de su­pues­tos “que, en al­gu­nos ca­sos, es­tán ale­ja­dos de la reali­dad”. La fal­ta de cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca des­in­cen­ti­va la in­ver­sión, que ha ido a la ba­ja en una in­dus­tria que per­dió par­te de su atrac­ti­vo. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me anual de la Ca­mi­mex, ela­bo­ra­do en 2018, la in­ver­sión na­cio­nal en la in­dus­tria mi­ne­ro-me­ta­lúr­gi­ca fue de 4,300 MDD, 46% me­nos que ha­ce cin­co años. Los di­mes y di­re­tes po­lí­ti­cos tam­bién han afec­ta­do el áni­mo de los in­ver­sio­nis­tas. En 2018, el pre­cio de los tí­tu­los de Gru­po Mé­xi­co acu­mu­ló una caí­da de 38%. Pe­ro en el mer­ca­do, ca­si siem­pre to­do lo que ba­ja en al­gún mo­men­to sube y un con­sen­so en­tre 22 ana­lis­tas de Bloom­berg es­ti­ma que, pa­ra el cie­rre de 2019, el pre­cio de su ac­ción al­can­ce los 55 pe­sos, un al­za po­ten­cial de 37%. Ro­ma no se hi­zo en un día y tam­po­co Gru­po Mé­xi­co. La em­pre­sa tie­ne ca­si 130 años en el ne­go­cio y su for­ta­le­za es­tá en al­go más tan­gi­ble: sus pro­yec­tos, cla­ve en las pro­yec­cio­nes po­si­ti­vas de los ana­lis­tas. En me­nos de cin­co años, la fir­ma de La­rrea ha au­men­ta­do 26.5% su pro­duc­ción de co­bre, al pa­sar de 792,463 to­ne­la­das a 1,002,620 to­ne­la­das y se es­pe­ra que, pa­ra 2027, se lle­gue a los ca­si dos mi­llo­nes. Pa­ra lo­grar­lo, tra­ba­ja en va­rios pro­yec­tos en Mé­xi­co, Pe­rú y Es­ta­dos Uni­dos, con una in­ver­sión to­tal de más de 8,300 mi­llo­nes de dó­la­res al cie­rre de 2027. En­tre los pla­nes se en­cuen­tra el reini­cio de ope­ra­cio­nes en la mi­na San Mar­tín, en Za­ca­te­cas; la cons­truc­ción de una con­cen­tra­do­ra en Bue­na­vis­ta del Co­bre, la cons­truc­ción de una mi­na a ta­jo abier­to en Pi­la­res, Sonora; la ex­pan­sión de To­que­pa­la y la cons­truc­ción de la mi­na Tía Ma­ría, am­bas en Pe­rú, en­tre otros. Es­tos pro­yec­tos co­lo­ca­rían a la fir­ma co­mo la ter­ce­ra más gran­de del mun­do, ase­gu­ra Gar­ci­la­zo. Ade­más, cuen­ta con re­ser­vas de co­bre pa­ra más de 50 años y es una de las mi­ne­ras con el cos­to de ex­trac­ción más ba­jo: 1.15 dó­la­res con­tra 1.45 del pro­me­dio de la in­dus­tria, de acuer­do con la con­sul­to­ra Wood Mac­ken­zie. Y po­dría ba­jar aún más, has­ta 1.05 dó­la­res en 2023. La com­pa­ñía tie­ne otro as ba­jo la man­ga: el tren. Se­gún un aná­li­sis de JP Morgan, la es­tra­te­gia que tie­ne su sub­si­dia­ria Gru­po Mé­xi­co Trans­por­tes con el go­bierno de Ló­pez Obra­dor es fa­vo­ra­ble. La fir­ma le­van­tó la mano pa­ra apo­yar al go­bierno con el transporte de com­bus­ti­ble y ya se han per­fi­la­do cua­tro ter­mi­na­les de com­bus­ti­ble pe­ga­das a su vía. Así, aun­que la in­cer­ti­dum­bre por el rum­bo de las po­lí­ti­cas ha afec­ta­do las ac­cio­nes de la em­pre­sa, su sa­lud fi­nan­cie­ra es só­li­da, y su di­ver­si­fi­ca­ción (con las uni­da­des de transporte y los pro­yec­tos de ener­gía) de­be­rá apo­yar el cre­ci­mien­to ha­cia ade­lan­te, con­fían los es­pe­cia­lis­tas.

FO­TOS: JESÚS AL­MA­ZÁN

LA CA­RI­DAD. Es la se­gun­da mi­na de co­bre a ta­jo abier­to más im­por­tan­te pa­ra la em­pre­sa en el país. En 2018 su­pu­so 15% de la pro­duc­ción to­tal.

CRE­CI­MIEN­TO. Una vez pues­tos en mar­cha, los nue­vos pro­yec­tos de la mi­nera la co­lo­ca­rían co­mo la ter­ce­ra más gran­de del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.