LA FUER­ZA HANK

Una vez su­pe­ra­da la fu­sión de Ba­nor­te e In­ter­ac­cio­nes, Car­los Hank Gon­zá­lez prio­ri­za la re­la­ción con los ac­cio­nis­tas.

Expansion (México) - - BANORTE - POR: Adrián Es­ta­ñol

TTo­do apun­ta­ba ha­cia una fu­sión en­tre Ba­nor­te e In­ter­ac­cio­nes, des­de que la fa­mi­lia Hank Gon­zá­lez re­mo­vió de la pre­si­den­cia del con­se­jo a Gui­ller­mo Or­tiz Mar­tí­nez –ami­go del ex­due­ño Ro­ber­to Gon­zá­lez Ba­rre­ra– pa­ra co­lo­car a Car­los Hank Gon­zá­lez. Te­nien­do a la ca­be­za de am­bas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras a los Hank –Car­los Hank Rhon, en In­ter­ac­cio­nes, y su hi­jo en Ba­nor­te–, la fu­sión pa­re­cía inevi­ta­ble. Qui­zá por ello tan pron­to co­mo emer­gió el nom­bre de Car­los Hank Gon­zá­lez pa­ra pre­si­dir el ban­co más gran­de en ma­nos de in­ver­sio­nis­tas me­xi­ca­nos, sus pri­me­ras pa­la­bras fue­ron pa­ra ter­mi­nar con los ru­mo­res en torno a es­te te­ma. “Qui­sie­ra acla­rar que mi in­cor­po­ra­ción co­mo con­se­je­ro de Ba­nor­te no obe­de­ce a que exis­ta nin­gún acuer­do o in­ten­ción de lle­var a ca­bo una fu­sión o

in­te­gra­ción en­tre Ba­nor­te e In­ter­ac­cio­nes; tie­ne co­mo úni­co pro­pó­si­to con­tri­buir pa­ra ali­near la vi­sión, es­tra­te­gia e in­tere­ses del con­se­jo con los de to­dos los ac­cio­nis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les”, sos­tu­vo Car­los Hank Gon­zá­lez a in­ver­sio­nis­tas en oc­tu­bre de 2014 al ser apun­ta­do co­mo pre­si­den­te de Ba­nor­te y de­jan­do así la di­rec­ción de In­ter­ac­cio­nes, el ban­co que pre­si­día su pa­pá, el em­pre­sa­rio Car­los Hank Rhon. Cua­tro años más tar­de, esas pa­la­bras se las lle­va­ría el vien­to. En ju­lio de 2018, Ba­nor­te com­ple­tó la ad­qui­si­ción de In­ter­ac­cio­nes, la se­gun­da ma­yor ope­ra­ción del sec­tor ban­ca­rio en Mé­xi­co en ca­si dos dé­ca­das, va­lua­da en 26,557 mi­llo­nes de pe­sos. El ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas por la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na sos­tie­ne que no te­nían pla­nea­da esa fu­sión a su lle­ga­da en el con­se­jo de Ba­nor­te, sino has­ta 2017, cuan­do Mar­cos Ra­mí­rez Mi­guel, di­rec­ti­vo de la ban­ca ma­yo­ris­ta de Ba­nor­te que asu­mió co­mo CEO en 2014 jun­to con la nue­va pre­si­den­cia en­ca­be­za­da por Hank, vio la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char la bre­cha en in­fra­es­truc­tu­ra que hay en el país. “Nues­tro di­rec­tor ge­ne­ral te­nía cla­ra la ne­ce­si­dad que se tie­ne de fi­nan­ciar la in­fra­es­truc­tu­ra, y la gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que se daba al traer a un equi­po co­mo el de In­ter­ac­cio­nes, con una ex­pe­rien­cia en es­truc­tu­rar fi­nan­cia­mien­tos en in­fra­es­truc­tu­ra, y, ade­más, te­ner la ca­pa­ci­dad de fon­deo de Ba­nor­te. Con to­do es­to po­día­mos mul­ti­pli­car el re­sul­ta­do, no sólo en nú­me­ro, sino en la can­ti­dad de pro­yec­tos a los que po­dría­mos otor­gar­le un cré­di­to”, ex­pli­ca Car­los Hank Gon­zá­lez en en­tre­vis­ta des­de la se­de del ban­co, en San­ta Fe. Aho­ra, ba­jo la es­tra­te­gia que tra­zó el em­pre­sa­rio de­no­mi­na­da Vi­sión 20/20, Ba­nor­te quie­re ser el me­jor ban­co de Mé­xi­co y pa­ra los me­xi­ca­nos. Más allá del ta­ma­ño, una ci­ta que re­pi­ten, por se­pa­ra­do, el CEO y el pre­si­den­te del gru­po. In­ter­ac­cio­nes, que con­cen­tra sus prés­ta­mos en es­ta­dos y mu­ni­ci­pios así co­mo en pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, re­sul­tó ser la úl­ti­ma pie­za del rom­pe­ca­be­zas que tra­jo Hank Gon­zá­lez pa­ra com­ple­men­tar to­das las com­pras que reali­zó en la úl­ti­ma dé­ca­da pa­ra di­ver­si­fi­car su ne­go­cio y ga­nar vo­lu­men: IXE, Afo­re XXI –que com­par­te el con­trol con el IMSS– y se­gu­ros y pen­sio­nes Ge­ne­ra­li, uni­da­des del gru­po fi­nan­cie­ro ita­liano As­si­cu­ra­zio­ni Ge­ne­ra­li. “El gru­po fi­nan­cie­ro re­por­ta me­jo­ras en su ren­ta­bi­li­dad de ca­pi­tal a fu­tu­ro, que es im­por­tan­te, pues es­tá ligado a un pro­ce­so que el ban­co fi­nal­men­te ha po­di­do sa­car fru­tos de to­das las ad­qui­si­cio­nes que hi­zo en los úl­ti­mos años”, co­men­ta en en­tre­vis­ta Felipe Car­va­llo, ana­lis­ta de la agen­cia ca­li­fi­ca­do­ra Moody’s. Los fru­tos re­fe­ri­dos se tra­du­cen en un ma­yor fon­deo, au­men­to en la efi­cien­cia ope­ra­ti­va y un ma­yor vo­lu­men de clien­tes, ade­más de po­der de­to­nar los cré­di­tos a go­bierno e in­fra­es­truc­tu­ra a un me­nor cos­to. A un año de con­cluir el pla­zo de la de­no­mi­na­da Vi­sión 20/20, el em­pre­sa­rio se mues­tra con­fia­do en có­mo mar­cha el ne­go­cio.

LA LU­CHA POR EL PO­DER

La lle­ga­da de Car­los Hank Gon­zá­lez a Ba­nor­te es­tu­vo le­jos de ser una tran­si­ción ter­sa. En no­viem­bre de 2014, Ba­nor­te, pre­si­di­do en­ton­ces por el ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Mé­xi­co Gui­ller­mo Or­tiz Mar­tí­nez, ce­le­bra­ba su ter­ce­ra se­sión ple­na­ria. En es­ta mis­ma se­sión se in­te­gró al he­re­de­ro de la fa­mi­lia Hank Gon­zá­lez en el con­se­jo del ban­co. Es­te nom­bra­mien­to avi­vó los ru­mo­res so­bre la sa­li­da de Or­tiz Mar­tí­nez, ami­go del fun­da­dor de Ma­se­ca –fa­lle­ci­do en 2012–,

12.4% BA­NOR­TE TIE­NE de los ac­ti­vos to­ta­les del sis­te­ma ban­ca­rio, que as­cien­den a 9.4 bi­llo­nes de pe­sos.

quien to­mó el con­trol del gru­po fi­nan­cie­ro en el año 2011. Pa­ra 2014, las di­fe­ren­cias con la fa­mi­lia due­ña del gru­po fi­nan­cie­ro lo de­ja­ron fue­ra del ban­co una se­ma­na des­pués de la se­sión ple­na­ria, con la no­mi­na­ción de Hank Gon­zá­lez a la pre­si­den­cia, la cual ini­ció en enero de 2015. La lu­cha en­car­ni­za­da por el po­der en que se en­fras­ca­ron es­tos per­so­na­jes y sus equi­pos con­tri­bu­ye­ron al es­tan­ca­mien­to bur­sá­til del gru­po fi­nan­cie­ro. El te­mor era que Hank ad­qui­rie­ra, des­de Ba­nor­te, su pro­pio ban­co, In­ter­ac­cio­nes –co­mo lo in­ten­ta­ron en 2003–, y to­ma­ra otras de­ci­sio­nes que no ne­ce­sa­ria­men­te es­ta­ban ali­nea­das con los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas. En la se­ma­na en que el con­se­jo anun­ció su nom­bra­mien­to, la ac­ción de Ba­nor­te se des­plo­mó 12%. El pre­cio de los tí­tu­los ca­yó aún más en los me­ses si­guien­tes cuan­do la agen­cia ca­li­fi­ca­do­ra Moody’s cues­tio­nó la in­de­pen­den­cia del ór­gano de go­bierno del ban­co, que 20% de los es­ca­ños en la jun­ta se­rían ocu­pa­dos por la fa­mi­lia Hank Gon­zá­lez. Cua­tro años más tar­de, los tí­tu­los de las ac­cio­nes de Ba­nor­te to­ca­ron ni­ve­les ré­cord. Aun­que las du­das so­bre la in­de­pen­den­cia del con­se­jo no se di­si­pa­ron del to­do. “No apo­ya­mos a directores no in­de­pen­dien­tes sen­ta­dos en co­mi­tés cla­ve del con­se­jo”, se­ña­ló el in­ver­sio­nis­ta ins­ti­tu­cio­nal Bri­tish Co­lum­bia In­vest­ment Ma­na­ge­ment Cor­po­ra­tion (BCI), que ad­mi­nis­tra ac­ti­vos por 135,500 mi­llo­nes de dó­la­res. “Ha­ce­mos res­pon­sa­ble al pre­si­den­te del co­mi­té de no­mi­na­cio­nes por fa­llar en ase­gu­rar que to­dos los co­mi­tés cla­ve del con­se­jo sean com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­tes”, agre­gó la fir­ma ca­na­dien­se en una no­ta ad­jun­ta a su vo­ta­ción. En la asam­blea anual del 27 de abril de 2017, un gru­po de 13 ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros ins­ti­tu­cio­na­les vo­ta­ron en con­tra de la fu­sión en­tre Ba­nor­te e In­ter­ac­cio­nes, se­gún da­tos de Proxy In­sight en­via­dos a Ex­pan­sión. En­tre es­tos so­cios fi­gu­ra­ban Blac­krock, Aber­deen Stan­dard In­vest­ment, APG As­set Ma­na­ge­ment y Nor­ges Bank In­vest­ment Ma­na­ge­ment. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos fa­vo­re­cie­ron la fu­sión con­clui­da en ju­lio de 2018. Al cie­rre de ese mis­mo año, Ba­nor­te se co­lo­có co­mo la se­gun­da ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra más gran­de –una de las me­tas de Gon­zá­lez Ba­rre­ra–, el se­gun­do ban­co con la ma­yor ci­fra de utilidades, 24,834 MDP –sólo su­pe­ra­do por BBVA Ban­co­mer–, y la ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra to­có el 25.72%, ca­si dos años. No sólo eso, sino que el ban­co ter­mi­nó por com­ple­to con las du­das so­bre la in­de­pen­den­cia de su con­se­jo. Pa­ra 2018, 71% de sus con­se­je­ros eran in­de­pen­dien­tes, por en­ci­ma del 60% re­co­men­da­do por las me­jo­res prác­ti­cas glo­ba­les –se­gún pre­su­mió la pro­pia en­ti­dad fi­nan­cie­ra al re­ci­bir su re­co­no­ci­mien­to por ‘Me­jor Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo 2017’, de Et­hi­cal Boar­droom. “Des­pués de es­tos even­tos, lo que aho­ra ob­ser­va­mos es un go­bierno cor­po­ra­ti­vo con una for­ta­le­za, pues el ban­co si­guió man­te­nien­do sus es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia, y si­guió en­fo­ca­do en al­can­zar sus me­tas es­tra­té­gi­cas”, des­ta­ca Al­fre­do Cal­vi­llo, ana­lis­ta de Stan­dard & Poor’s. La in­cor­po­ra­ción del equi­po de In­ter­ac­cio­nes le ha per­mi­ti­do am­pliar la car­te­ra de cré­di­to a es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, y, con el plan ha­cia el año 2020, los prés­ta­mos al con­su­mo han cre­ci­do a ma­yor rit­mo, di­ver­si­fi­can­do su por­ta­fo­lio, re­du­cien­do las in­quie­tu­des so­bre la con­cen­tra­ción en prés­ta­mos a go­bierno. “Ve­mos una gran opor­tu­ni­dad en la par­te de in­fra­es­truc­tu­ra. La fal­ta de to­do ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra es im­por­tan­te, el mis­mo pre­si­den­te ha re­sal­ta­do la im­por­tan­cia que tie­ne”, di­ce Hank Gon­zá­lez,. Su pro­yec­to se ba­sa en tres pi­la­res: re­tri­buir un ma­yor ren­di­mien­to a sus ac­cio­nis­tas y dar­les tran­qui­li­dad con un go­bierno cor­po­ra­ti­vo efi­cien­te; se­gun­do, ser el me­jor lu­gar pa­ra tra­ba­jar, y ter­ce­ro, dar el me­jor ser­vi­cio a sus clien­tes.

FO­TO: JESÚS AL­MA­ZÁN

ÉLI­TE. Car­los Hank Gon­zá­lez for­ma par­te del con­se­jo de ase­so­res em­pre­sa­ria­les del pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.