EN LA CU­NA DEL IS­LAM

La em­pre­sa de Ale­jan­dro Ra­mí­rez au­men­ta su apues­ta in­ter­na­cio­nal con su ex­pan­sión por In­do­ne­sia y Ara­bia Saudí.

Expansion (México) - - LIVERPOOL - POR: Lau­ra Or­tiz

AA­le­jan­dro Ra­mí­rez, di­rec­tor de Ci­né­po­lis, no pa­ra de via­jar, una se­ma­na es­tá en In­do­ne­sia, la si­guien­te, en Es­ta­dos Uni­dos, y la pró­xi­ma, a lo me­jor en Ara­bia Sau­di­ta, an­tes de ha­cer otra vi­si­ta a la In­dia. Su tra­ba­jo lo exi­ge, pues él y su equi­po de­ben co­no­cer los mer­ca­dos en los que ope­ra la em­pre­sa, y los paí­ses que ofre­cen nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio a una de las com­pa­ñías de ex­hi­bi­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más glo­ba­les de la in­dus­tria. En 2018, la ca­de­na abrió 451 sa­las nue­vas, y es­te año con­tem­pla 650. La em­pre­sa ya tie­ne pre­sen­cia en Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Cos­ta Ri­ca, El Sal­va­dor, Pa­na­má, Co­lom­bia, Pe­rú, Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le, Mé­xi­co, Es­pa­ña e In­dia, y no pro­yec­ta fre­nar el rit­mo. Es­te úl­ti­mo país mar­có su in­cur­sión en Me­dio Oriente, don­de pla­nea ele­var su apues­ta a tra­vés de In­do­ne­sia y Ara­bia Sau­di­ta, don­de el ci­ne es­tu­vo prohi­bi­do du­ran­te 40 años has­ta ma­yo del año pa­sa­do. Pa­ra Ra­mí­rez, el país re­pre­sen­ta aho­ra una gran opor­tu­ni­dad, una de esas que Ci­né­po­lis no sue­le de­jar pa­sar.

EX­PAN­SIÓN: ¿Có­mo eli­gen los paí­ses en los que quie­ren en­trar?

ALE­JAN­DRO RA­MÍ­REZ: Es, bá­si­ca­men­te, por­que nos in­tere­san los mer­ca­dos con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: fun­da­men­tal­men­te, nos in­tere­san aque­llos que tie­nen una eco­no­mía es­ta­ble, una cla­se me­dia cre­cien­te y que es­tén subofer­ta­dos en cuan­to a sa­las de ci­ne. Con­cre­ta­men­te, el mer­ca­do de In­do­ne­sia nos in­tere­só por­que es el cuar­to país más po­bla­do del mun­do, con más de 260 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y con una ofer­ta muy ba­ja de sa­las de ci­ne mo­der­nas. En­ton­ces, cree­mos que hay un po­ten­cial im­por­tan­te en ese mer­ca­do, ade­más de que es una eco­no­mía que lle­va cre­cien­do más de 20 años de ma­ne­ra sos­te­ni­da y que es una eco­no­mía de mer­ca­do abier­ta, só­li­da y con una de­mo­cra­cia es­ta­ble, por lo que creí­mos que cum­plía con to­dos los re­qui­si­tos pa­ra ser una in­ver­sión in­tere­san­te y que po­día­mos apor­tar al­go co­mo em­pre­sa.

E: ¿Por qué el in­te­rés de lle­gar a Ara­bia Sau­di­ta, don­de el ci­ne es­ta­ba prohi­bi­do has­ta ha­ce po­co?

AR: En la re­gión del gol­fo Pér­si­co, es nues­tra apues­ta im­por­tan­te. No te­nía sa­las de ci­ne des­de 1985, pues las ha­bían prohi­bi­do, y es un mer­ca­do de 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con muy buen po­der ad­qui­si­ti­vo y sin op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to, por­que, ade­más de que no hay ci­nes, tam­po­co hay tea­tros, con­cier­tos o ba­res. En­ton­ces, hay po­cas

op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra la ju­ven­tud, y, po­co a po­co, se ha ido abrien­do en dis­tin­tos as­pec­tos. Ya co­mien­za a ha­ber con­cier­tos, y el ci­ne es una reali­dad, se re­gu­ló a fi­nes del año pa­sa­do y ob­tu­vi­mos la li­cen­cia ape­nas ha­ce unos me­ses, ya te­ne­mos va­rios con­tra­tos fir­ma­dos pa­ra em­pe­zar a abrir sa­las de ci­ne a par­tir de 2020.

E: ¿Có­mo se dio la opor­tu­ni­dad pa­ra en­trar tan rá­pi­do allí?

AR: Ya te­nía­mos a Ara­bia Sau­di­ta en la mi­ra. Sa­bía­mos que, en al­gún mo­men­to, se iba a abrir a la po­si­bi­li­dad de te­ner ci­nes y que ese mer­ca­do se iba a re­gu­lar. Fue por eso que hi­ci­mos la en­tra­da a los paí­ses de la re­gión, a Emi­ra­tos Ára­bes, a Omán y Bah­rein, pa­ra ya es­tar en la zo­na en el mo­men­to en que el ci­ne de­ja­ra de es­tar prohi­bi­do en Ara­bia Sau­di­ta. Se abrió más rá­pi­do de lo que pen­sa­mos, pe­ro ya te­ne­mos es­ta so­cie­dad con el Gru­po Al Ho­kair y con Al Ta­yer, don­de ofre­ce­re­mos ser­vi­cios Lu­xury, Pre­mium, Ma­cro XE, 4D y sa­las Ju­nior, con los que es­pe­ra­mos al­can­zar a más de 30 mi­llo­nes de usua­rios.

E: ¿Cuál se­ría la cla­ve pa­ra com­pe­tir con éxi­to en es­tos paí­ses que tie­nen una cul­tu­ra e idio­mas muy di­fe­ren­tes?

AR: Ofer­tan­do ci­nes mo­der­nos con tec­no­lo­gía de pun­ta, con el me­jor ser­vi­cio, con la me­jor ofer­ta de ali­men­tos y be­bi­das y con los me­jo­res con­te­ni­dos.pa­ra po­der com­pe­tir en esos mer­ca­dos, bus­ca­mos ha­cer bien lo que ha­ce­mos en to­dos los de­más mer­ca­dos en los que he­mos lo­gra­do una po­si­ción de li­de­raz­go, y eso es jus­ta­men­te lo que que­re­mos traer a es­tos nue­vos paí­ses, siem­pre adap­tán­do­nos a las ne­ce­si­da­des y a los há­bi­tos de con­su­mo y la reali­dad del con­tex­to lo­cal. Ob­via­men­te, ahí hay una di­ver­si­dad en cuan­to a gus­tos de pe­lí­cu­las, ali­men­tos, be­bi­das y há­bi­tos de la gen­te de có­mo con­su­me el en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro nos adap­ta­mos rá­pi­da­men­te y tra­ta­mos de lle­var lo que ya he­mos lo­gra­do con éxi­to en otros paí­ses.

E: ¿Có­mo afron­tan es­te re­to de adap­tar­se a ca­da con­tex­to lo­cal?

AR: Pri­me­ro, tra­tan­do de te­ner un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de ca­da mer­ca­do. An­tes de cual­quier in­cur­sión en un nue­vo país, ha­ce­mos un aná­li­sis pro­fun­do pa­ra en­ten­der su di­ná­mi­ca com­pe­ti­ti­va y el en­torno re­gu­la­to­rio, los há­bi­tos de con­su­mo y las pre­fe­ren­cias del pú­bli­co lo­cal, pa­ra des­pués to­mar de­ci­sio­nes que van des­de el di­se­ño y la de­co­ra­ción de los ci­nes has­ta los pro­duc­tos de dul­ce­ría. Por ejem­plo, los ci­nes de la In­dia los he­mos te­ni­do que adap­tar al gus­to lo­cal con una de­co­ra­ción más re­car­ga­da y opu­len­ta, por­que es lo que es­pe­ran de un ci­ne los ha­bi­tan­tes de ese país.

E: ¿Tam­bién ‘per­so­na­li­zan’ los con­te­ni­dos que emi­ten los ci­nes?

AR: Ob­via­men­te, lo que dic­ta el éxi­to de nues­tro ne­go­cio es el con­te­ni­do, y te­ne­mos que te­ner esa sen­si­bi­li­dad pa­ra en­ten­der qué es lo que le gus­ta a la gen­te. En Amé­ri­ca La­ti­na, pre­do­mi­na el con­te­ni­do de Holly­wood y el con­te­ni­do lo­cal de ca­da país: las pe­lí­cu­las me­xi­ca­nas en Mé­xi­co, las ar­gen­ti­nas en Ar­gen­ti­na, las bra­si­le­ñas en Bra­sil.sin em­bar­go, en la In­dia la pro­por­ción es un po­co a la in­ver­sa de lo que se ofre­ce en La­ti­noa­mé­ri­ca: el 85% del con­te­ni­do es lo­cal, de pe­lí­cu­las in­dias, y el res­tan­te es de cin­tas ex­tran­je­ras. Pe­ro ade­más den­tro de la In­dia hay una enor­me di­ver­si­dad de len­guas y de in­dus­trias fíl­mi­cas. Cuan­do se di­ce que Bolly­wood pro­du­ce más de 1,000 pe­lí­cu­las al año, es, de he­cho, un error. Bolly­wood son las pe­lí­cu­las que se pro­du­cen en hin­di, la len­gua fran­ca de la In­dia, y en Bolly­wood, que es­tá ubi­ca­do geo­grá­fi­ca­men­te en las ciu­dad de Bom­bay, se pro­du­cen al­re­de­dor de 300 al año. Pe­ro en Tolly­wood, que es en la ciu­dad de Hy­de­ra­bad, son co­mo otras 250 pe­lí­cu­las en te­le­gu al año, que es la len­gua lo­cal de Andh­ra Pra­desh, y lue­go en Ta­mil Na­du. se ha­cen co­mo otras 200-250 pe­lí­cu­las en ta­mil, y lue­go hay co­mo unas en­tre 50 y 100 que se ha­cen en pun­ja­bi, otras 50 en gu­ya­ra­ti, 50 en ben­ga­lí, 50 en ma­ra­ti... Por ejem­plo, en ci­nes que te­ne­mos en Ban­ga­lo­re, en el sur, en el es­ta­do de Kar­na­ta­ka, pro­gra­ma­mos ci­nes con tí­tu­los en cin­co idio­mas: pro­gra­ma­mos pe­lí­cu­las en hin­di, en in­glés, por­que hay mu­cha po­bla­ción ex­pa­tria­da, en te­le­gu, en ta­mil y en ca­na­rés, que es la len­gua lo­cal. Va­mos a te­ner que apren­der a te­ner esa ver­sa­ti­li­dad pa­ra pro­gra­mar los con­te­ni­dos re­le­van­tes pa­ra ca­da país, y, sin du­da, la In­dia es el más com­ple­jo.

FO­TO: GUDINNI COR­TI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.