VIEN­TO EN PO­PA

Pa­ra Daniel Chá­vez, no exis­te pro­yec­to des­ca­be­lla­do, sino fal­ta de crea­ti­vi­dad. Es­te año, su em­pre­sa suel­ta las ama­rras y se lan­za al mar abier­to.

Expansion (México) - - GRUPO VIDANTA - POR: Ela­dio Gon­zá­lez

EEn es­tos mo­men­tos, Daniel Chá­vez es­tá pen­san­do qué ha­rá en cin­co años. Des­de que Iván, el cuar­to de sus nue­ve hi­jos, to­mó las rien­das de la ope­ra­ción de la em­pre­sa, uno de los ma­yo­res con­glo­me­ra­dos tu­rís­ti­cos del país, el fun­da­dor de Gru­po Vi­dan­ta se de­di­ca a traer a la me­sa del con­se­jo to­do ti­po de pro­yec­tos “di­fe­ren­tes”.

Aun­que ase­gu­ra ser un em­pre­sa­rio con­ser­va­dor, sus in­ver­sio­nes siem­pre son abul­ta­das y, po­cas ve­ces, con­ven­cio­na­les. Fue pio­ne­ro al in­tro­du­cir el con­cep­to de club va­ca­cio­nal en el país. Tra­jo el cir­co más fa­mo­so del mun­do a la Ri­vie­ra Maya, con un es­pec­tácu­lo per­ma­nen­te, Jo­yà, del Cir­que du So­leil.

Es­te año, el gru­po inau­gu­ró un par­que acuá­ti­co cu­bier­to, el Jun­ga­la Lu­xury Wa­ter­park, y se lan­za con una lí­nea de cru­ce­ros de lu­jo, Vi­dan­ta Crui­ses, la úni­ca con ban­de­ra me­xi­ca­na, cu­yo pri­mer bar­co na­ve­ga­rá a lo lar­go de es­tas cos­tas des­de oc­tu­bre.

Su idea más am­bi­cio­sa lle­va el nom­bre de The Parks. La em­pre­sa anun­ció una in­ver­sión de 1,300 MDD ha­ce unos años, sin em­bar­go, esa ci­fra que­dó re­ba­sa­da cuan­do el pro­yec­to al­can­zó tres ve­ces el ta­ma­ño de Ma­gic King­dom, de Orlando.

Daniel Chá­vez siem­pre ha­bla de Mé­xi­co co­mo un país de in­men­sas opor­tu­ni­da­des. Él

mis­mo es un ejem­plo de ello: pue­de pa­sar de con­tar­te sus orí­ge­nes humildes en De­li­cias, Chihuahua, a có­mo ase­so­ra al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, co­mo in­te­gran­te del con­se­jo em­pre­sa­rial del que tam­bién for­man par­te otros im­por­tan­tes em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos.

EX­PAN­SIÓN: La ocu­pa­ción ho­te­le­ra en Mé­xi­co ha dis­mi­nui­do des­de el ini­cio de 2019, se­gún da­tos del CNET, al­go que atri­bu­yen a la fal­ta de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca. Mu­chos em­pre­sa­rios del sec­tor se sien­ten preo­cu­pa­dos. ¿Có­mo per­ci­be us­ted es­te pa­no­ra­ma?

DANIEL CHÁ­VEZ: No es­toy preo­cu­pa­do. Lo que es­tá su­ce­dien­do hoy no tie­ne pre­ce­den­tes. Du­ran­te dé­ca­das, se le es­tu­vie­ron apli­can­do as­pi­ri­nas al en­fer­mo pa­ra que se man­tu­vie­ra en pie. Hu­bo un gas­to ex­ce­si­vo y, por eso, vi­vía­mos una si­tua­ción irreal. Te­ne­mos la suer­te de que aho­ra so­mos rea­lis­tas y es­ta­mos plan­tean­do re­sol­ver pri­me­ro las cau­sas, en lu­gar de mi­ti­gar los efec­tos. Co­mo bien di­jo el pre­si­den­te: no tie­ne sen­ti­do tra­ba­jar en la pro­mo­ción in­ter­na­cio­nal, que es ca­rí­si­ma, cuan­do te­ne­mos que re­sol­ver tan­tos asun­tos in­ter­nos. Sin du­da, en los úl­ti­mos go­bier­nos hu­bo avan­ces, me­jo­ras en el país, más tec­no­lo­gía, más desa­rro­llo, pe­ro to­do es­to sólo lle­gó a una par­te de la po­bla­ción. Tu­vi­mos los re­cur­sos, du­ran­te los úl­ti­mos 40 años, pa­ra que eso hu­bie­ra co­men­za­do a re­sol­ver­se, pe­ro no se hi­zo. Es­toy muy con­ten­to, por­que, al fin, se es­tán ana­li­zan­do y ata­can­do las cau­sas.

E: ¿No cree que es­tos pro­ble­mas to­men mu­cho más tiem­po en so­lu­cio­nar­se que lo que tar­da­rá en caer la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca por fal­ta de pro­mo­ción?

DC: La in­ver­sión que se ve­nía ha­cien­do era im­por­tan­te, sin em­bar­go, no po­de­mos ase­gu­rar que la dis­mi­nu­ción en el pri­mer tri­mes­tre se de­ba a una fal­ta de pro­mo­ción. Hu­bo pro­mo­ción du­ran­te to­do 2018 y la ha­brá du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2019,

por­que así fun­cio­na. Lo que es­ta­mos vien­do hoy es el re­sul­ta­do de una de­va­lua­ción de ha­ce tres años y me­dio, y un ajus­te cam­bia­rio muy im­por­tan­te, que pu­so a Mé­xi­co en un lu­gar pre­pon­de­ran­te. Tam­bién tu­vi­mos el efec­to del sar­ga­zo en el Ca­ri­be, que es­pe­re­mos que no se re­pi­ta. Lo que ne­ce­si­ta­mos es cam­biar la men­ta­li­dad de los tu­ris­te­ros. No po­de­mos com­pe­tir na­da más que con sol y pla­ya, o crean­do pue­blos má­gi­cos, sin un pro­gra­ma de desa­rro­llo ur­bano que los pro­te­ja. De­be exis­tir una Ley Fe­de­ral de Desa­rro­llo Ur­bano pa­ra des­ti­nos tu­rís­ti­cos, y si quie­res be­ne­fi­ciar­te de pro­mo­ción, de­bas cum­plir con ella.

E: Sus recetas pa­ra el éxi­to son al­go di­fe­ren­tes a las de la ma­yo­ría de em­pre­sa­rios del sec­tor. ¿Es eso una ven­ta­ja en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre en el mer­ca­do?

DC: La di­fe­ren­cia es un va­lor agre­ga­do. Lo que no fun­cio­na es la ru­ti­na, la mo­no­to­nía. Lo que ven­de es la di­ver­si­dad. Te­ne­mos que ser di­ver­sos, eso es una ley na­tu­ral, in­clu­so en el mun­do ani­mal. Pa­ra ser di­fe­ren­te tie­nes que sa­ber has­ta dón­de pue­des lle­gar, no de­bes ir­te al ex­tre­mo de con­fun­dir a la gen­te. To­do de­be te­ner un sen­ti­do económico, de mer­ca­do. No­so­tros siem­pre ju­ga­mos den­tro de ese ran­go, va­mos has­ta el pun­to don­de sa­be­mos que el mer­ca­do nos va a en­ten­der, aun­que a me­nu­do hay que ir pre­pa­rán­do­lo. Ma­gic King­dom tar­dó 10 años en desa­rro­llar­se, ése fue el tiem­po que el mer­ca­do tar­dó en en­ten­der las ra­zo­nes pa­ra ir a un lu­gar des­co­no­ci­do, co­mo Orlando, con mos­qui­tos y tem­pe­ra­tu­ras extremas. En nues­tro ca­so, es­ta­mos ha­blan­do de la mi­tad de ese tiem­po. Aun­que, hoy, las con­di­cio­nes de co­mu­ni­ca­ción son dis­tin­tas, ese cam­bio no se da de la no­che la ma­ña­na.

E: Las ven­tas del Gru­po Vi­dan­ta au­men­ta­ron has­ta los 16,650 MDP en 2018, 13.6% más que el año an­te­rior. ¿A qué atri­bu­ye es­tos re­sul­ta­dos?

DC: Lo atri­bu­yo a que nos fal­tó tra­ba­jar más, al­go no hi­ci­mos co­rrec­ta­men­te. Con la crea­ti­vi­dad ade­cua­da, en un país co­mo Mé­xi­co, cre­cer me­nos del 15% no se de­be con­si­de­rar po­si­ti­vo, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en es­te sec­tor. No en es­tas con­di­cio­nes, no pa­ra una em­pre­sa que ya en­tró a un mo­men­to di­fe­ren­te. Hoy, con to­do el va­lor agre­ga­do que te­ne­mos, sin du­da, de­be­ría­mos es­tar cre­cien­do más, por­que hay mu­cho es­fuer­zo de­trás, y te­ne­mos to­dos los ele­men­tos pa­ra ha­cer­lo in­ter­na­men­te.

E: El pro­yec­to The Parks tie­ne ese dis­tin­ti­vo que men­cio­na. ¿Cuál es la fórmula pa­ra que lle­gue a dar los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos?

DC: El pro­yec­to de The Parks es de una mag­ni­tud enor­me. En to­tal, son cua­tro par­ques, que ocu­pan una su­per­fi­cie tres ve­ces ma­yor que Ma­gic King­dom. Al­go que he­mos apren­di­do es que un par­que so­lo no ge­ne­ra la si­ner­gia que pue­den te­ner va­rios par­ques jun­tos pa­ra desa­rro­llar to­do el mer­ca­do. He­mos con­tra­ta­do a los me­jo­res desa­rro­lla­do­res de par­ques del mun­do, de Chi­na, de Ser­bia, de Es­ta­dos Uni­dos. Los par­ques no se desa­rro­llan pa­ra un ho­tel, se ha­cen pa­ra el des­tino, co­mo hi­ci­mos con Jo­yà jun­to con el Cir­que du So­leil, pa­ra en­ri­que­cer la Ri­vie­ra Maya. Du­ran­te los pri­me­ros tres años de aper­tu­ra de los cua­tro par­ques cal­cu­la­mos atraer en­tre cua­tro y cin­co mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al des­tino.

E: Pe­ro su ma­yor apues­ta es­te año es­tá en el mar, con la inau­gu­ra­ción en oc­tu­bre de la lí­nea de cru­ce­ros del gru­po. ¿Có­mo de­ci­dió en­trar a es­ta in­dus­tria?

DC: Es­to na­ce de una reunión con la go­ber­na­do­ra de Sonora, Clau­dia Pa­vlo­vich, y un gru­po de so­no­ren­ses que que­rían ha­cer al­go en San Car­los. Pro­pu­si­mos com­prar un bar­co pa­ra co­nec­tar és­te con Puer­to Pe­ñas­co, siem­pre y cuan­do ellos se ocu­pa­ran del desa­rro­llo de San Car­los. En ese mo­men­to, nos ima­gi­na­mos un bar­co to­tal­men­te di­fe­ren­te al ac­tual, pe­ro de ahí sur­gió la idea ini­cial. Lue­go, nun­ca hu­bo res­pues­ta por par­te de los in­ver­sio­nis­tas de San Car­los, ni tam­po­co nin­gún acer­ca­mien­to pa­ra lle­var a ca­bo el pro­yec­to. Al ver eso, de­ci­di­mos que lo íba­mos a ha­cer, pe­ro de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ha­ce tres años, to­ma­mos la de­ci­sión en el con­se­jo de la em­pre­sa de lle­var­lo ade­lan­te.

E: ¿En qué acabó trans­for­mán­do­se, fi­nal­men­te, el pro­yec­to de los cru­ce­ros?

DC: En la in­dus­tria de los cru­ce­ros tie­nes los me­ga­cru­ce­ros, que son ciu­da­des flo­tan­tes, o los cru­ce­ros ab­so­lu­ta­men­te ex­clu­si­vos, que son muy ele­gan­tes. Nos de­ci­di­mos por lo se­gun­do. En­con­tra­mos un bar­co con 300 ca­bi­nas, pa­ra 600 pa­sa­je­ros y 500 tri­pu­lan­tes. Un bar­co nue­vo hu­bie­ra tar­da­do sie­te años, así que en­con­tra­mos és­te, lo es­ta­mos de­jan­do co­mo nue­vo. El pri­mer bar­co, sin du­da, na­ve­ga­rá por aguas me­xi­ca­nas, pe­ro cla­ra­men­te ire­mos abrien­do ru­tas. Nos in­tere­san mu­chas ru­tas, y es­ta­mos en el pro­ce­so de de­fi­nir­las. Pe­ro, por aho­ra, nos man­ten­dre­mos en Mé­xi­co, por lo me­nos du­ran­te el pri­mer año. Te­ne­mos un plan que in­clu­ye cin­co bar­cos, pe­ro so­mos un gru­po muy con­ser­va­dor. El acuer­do fue ope­rar el pri­mer bar­co du­ran­te seis me­ses y si los re­sul­ta­dos son los es­pe­ra­dos, te­ne­mos seis me­ses pa­ra ad­qui­rir la se­gun­da em­bar­ca­ción. Pa­ra lle­gar a cin­co bar­cos pue­den pa­sar 10 años.

Chá­vez afir­ma que son dos ele­men­tos fun­da­men­ta­les en los desa­rro­llos tu­rís­ti­cos de Gru­po Vi­dan­ta. LU­JO Y CON­SER­VA­CIÓN.

Gru­po Vi­dan­ta ha in­ver­ti­do 140 MDD en el pri­mer cru­ce­ro de lu­jo que na­ve­ga­rá por las cos­tas de Mé­xi­co. CON BAN­DE­RA ME­XI­CA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.