LU­JO HE­CHO EN MÉ­XI­CO

La au­to­mo­triz ale­ma­na au­men­tó sus ven­tas 18% en 2018 y se pre­pa­ra pa­ra un nue­vo ca­pí­tu­lo con la aper­tu­ra de su plan­ta en San Luis Po­to­sí.

Expansion (México) - - BMW - POR: Juan To­len­tino Mo­ra­les

PPo­cos se die­ron el lu­jo de cre­cer en el sec­tor au­to­mo­triz me­xi­cano du­ran­te 2018. En un mer­ca­do que se con­tra­jo por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, ser una mar­ca pre­mium no es ga­ran­tía de ven­ta. Y BMW lo sa­be.

De ahí que las 18,501 uni­da­des co­lo­ca­das el año pa­sa­do sean un or­gu­llo pa­ra la ale­ma­na, ya que re­pre­sen­ta­ron un cre­ci­mien­to de 18.1% con res­pec­to a 2017. Sin em­bar­go, que­da­ron 2,027 vehícu­los por de­trás de Mer­ce­des-benz, el lí­der en el seg­men­to pre­mium, se­gún la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Dis­tri­bui­do­res Au­to­mo­to­res (AMDA).

Pe­ro Ale­xan­der Wehr, pre­si­den­te y CEO de la com­pa­ñía pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, di­ce con cier­to or­gu­llo na­cio­na­lis­ta –pe­se a su ori­gen teu­tón– que Mé­xi­co es el mer­ca­do de BMW que más cre­ce a ni­vel mun­dial, y el que ma­yor po­ten­cial tie­ne a cor­to y me­diano pla­zos, jun­to con Bra­sil.

De­trás de ello, hay una es­tra­te­gia de cua­tro ejes: te­ner mar­cas va­lio­sas y muy as­pi­ra­cio­na­les, una ga­ma com­ple­ta, tec­no­ló­gi­ca e in­no­va­do­ra; aten­ción de ca­li­dad al clien­te e in­ver­sio­nes pa­ra me­jo­rar el desem­pe­ño de su red de dis­tri­bui­do­res.

La eje­cu­ción de los dos pri­me­ros ha re­que­ri­do de una mi­nu­cio­sa aten­ción a los gus­tos del clien­te. Ma­ru Es­co­be­do, CEO de BMW Group Mé­xi­co, se­ña­la que, des­de 2018, la mar­ca tra­ba­ja en una es­tra­te­gia pa­ra traer ga­mas en lí­nea con los gus­tos del con­su­mi­dor na­cio­nal, que op­ta por vehícu­los SUV. “El año pa­sa­do hi­ci­mos el lan­za­mien­to y re­no­va­ción de prác­ti­ca­men­te to­da la ga­ma X y, es­te año, lan­za­re­mos el X7. En se­da­nes lan­za­mos el Se­rie 1, que es un se­dán de en­tra­da, con lo cual la gen­te que an­tes no pen­sa­ba en BMW aho­ra nos es­tá vol­tean­do a ver”, di­ce.

LA PRO­DUC­CIÓN QUE VIE­NE

BMW se pre­pa­ra pa­ra una nue­va eta­pa en la que ya no sólo co­mer­cia­li­za­rá sus uni­da­des en Mé­xi­co, tam­bién las pro­du­ci­rá tras la aper­tu­ra en ju­nio de su nue­va plan­ta en San Luis Po­to­sí, que la con­vier­te en la dé­ci­mo pri­me­ra au­to­mo­triz en su­mar­se a la lis­ta de fa­bri­can­tes en sue­lo na­cio­nal.

Las ex­pec­ta­ti­vas son gran­des. Wehr es­ti­ma que la plan­ta, con una in­ver­sión su­pe­rior a los 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res, ten­drá una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción anual de 175,000 uni­da­des en un pla­zo de 16 a 24 me­ses, con lo que se co­lo­ca­ría en ni­ve­les si­mi­la­res a los Au­di, que tu­vo una pro­duc­ción de 173,098 en 2018. En sus 300 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, se pro­du­ci­rán vehícu­los co­mo la nue­va ge­ne­ra­ción del icó­ni­co Se­rie 3, que abas­te­ce­rá a mer­ca­dos de to­do el mun­do.

Pa­ra el CEO de La­ti­noa­mé­ri­ca, la pe­ne­tra­ción del sec­tor del lu­jo en el mer­ca­do au­to­mo­triz –de 3.6%, en abril de 2019– es ba­ja en Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te, por dos ru­bros: la in­se­gu­ri­dad y las ta­sas de in­te­rés. “Mé­xi­co, por su in­fra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial, de­be­ría ven­der en el sec­tor de lu­jo tres ve­ces más. (…) En La­ti­noa­mé­ri­ca es un fac­tor re­la­cio­na­do, so­bre to­do, a la de­lin­cuen­cia; lo que llaman ‘man­te­ner un ba­jo per­fil’ es al­go que fre­na al sec­tor”, re­co­no­ce.

Sin em­bar­go, pa­ra el di­rec­ti­vo, las ta­sas de in­te­rés al­tas son el prin­ci­pal re­to. “Es el as­pec­to cla­ve, por­que la eco­no­mía tie­ne to­do lo que se ne­ce­si­ta: una in­fla­ción con­tro­la­ble, si­gue cre­cien­do en­tre 2 y 3% el PIB, la cla­se me­dia es enor­me y cre­cien­te y hay gen­te con cons­cien­cia ver­de y con in­te­rés en au­tos tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos”.

Se­gún da­tos del Ban­co de Mé­xi­co, al cie­rre de di­ciem­bre de 2018, 73% de la car­te­ra cre­di­ti­cia au­to­mo­triz os­ci­ló en un ni­vel de ta­sas de in­te­rés de en­tre 12 y 17%, y, en pro­me­dio, la ta­sa fue tres ve­ces me­nor que la de los prés­ta­mos per­so­na­les y dos ve­ces me­nos cos­to­sa que los de nó­mi­na.

Co­mo pro­duc­to­res, BMW en­fren­ta­rá un nue­vo re­to en el país: el cum­pli­mien­to en tiem­po y for­ma en su ca­de­na de suministro, que se ha vis­to úl­ti­ma­men­te mer­ma­do por blo­queos en vías fe­rro­via­rias y pro­ble­mas en adua­nas. La com­pa­ñía ya tie­ne con­tem­pla­do es­te ries­go. “La vi­da en Amé­ri­ca La­ti­na no es fá­cil, cla­ro. Hay mu­chos re­tos dia­rios. Pe­ro, en esos ca­sos, no es­ta­mos afec­ta­dos aún, son te­mas que afec­tan a to­da la in­dus­tria, pe­ro hay que ver con AMIA y AMDA (las aso­cia­cio­nes del sec­tor) có­mo se pue­de tra­ba­jar pa­ra evi­tar esos im­pac­tos”.

uni­da­des al año se­rá la pro­duc­ción anual de la fá­bri­ca de BMW en San Luis Po­to­sí en un pla­zo de 16 a 24 me­ses, que su­pu­so una in­ver­sión pa­ra la au­to­mo­triz de más de 1,000 MDD.

Ale­xan­der Wehr, CEO y pre­si­den­te de BMW Group en Amé­ri­ca La­ti­na, se­ña­la que la par­ti­ci­pa­ción au­to­mo­triz en el mer­ca­do de lu­jo aún es ba­ja. OPOR­TU­NI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.