¿QUÉ HA­RÁ RAP­PI 1,000 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES?

pa­ra trans­fe­rir di­ne­ro. No. Los fun­da­do­res quie­ren con­ver­tir la start-up en la pla­ta­for­ma de pla­ta­for­mas, pa­ra que ha­gas to­do en una.

Expansion (México) - - JINKOSOLAR -

La no­ti­cia cim­bró a la co­mu­ni­dad em­pren­de­do­ra de Amé­ri­ca La­ti­na. La app co­lom­bia­na de en­tre­gas a do­mi­ci­lio Rap­pi ha­bía con­se­gui­do una in­ver­sión his­tó­ri­ca: 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res, la mi­tad de to­do el ca­pi­tal que las start-ups la­ti­noa­me­ri­ca­nas re­ci­bie­ron en 2018. De­trás de es­te fi­nan­cia­mien­to –anun­cia­do el 29 de abril pa­sa­do– es­ta­ba el gru­po ja­po­nés Soft­bank, que ape­nas 53 días an­tes in­for­mó que in­ver­ti­ría 5,000 mi­llo­nes de dó­la­res en emprendimi­entos de la re­gión. La his­to­ria de es­ta me­ga­in­ver­sión co­men­zó a es­cri­bir­se a ini­cios de 2019 en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia. Ahí, los equi­pos de Rap­pi y Soft­bank tu­vie­ron su pri­me­ra reunión. Fue el pun­to de par­ti­da, los de­ta­lles del tra­to se afi­na­ron en cin­co en­cuen­tros más, uno en la Ciu­dad de Mé­xi­co y otro en To­kio. “Ya te­nía­mos re­la­ción con ellos, pe­ro la lle­ga­da del fon­do de in­ver­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na di­na­mi­zó mu­cho las con­ver­sa­cio­nes”, cuen­ta Se­bas­tián Me­jía, co­fun­da­dor de la start-up, va­lua­da en 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res y con­si­de­ra­da el pri­mer uni­cor­nio co­lom­biano. Era cla­ve te­ner en­tre sus in­ver­sio­nis­tas a Soft­Bank, que ha in­ver­ti­do en em­pre­sas co­mo la pla­ta­for­ma chi­na de co­mer­cio elec­tró­ni­co Alibaba y la com­pa­ñía de ofi­ci­nas com­par­ti­das We­work. “Vi­mos la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con un so­cio que tie­ne la mi­sión de cam­biar el mun­do con tec­no­lo­gía, de ace­le­rar la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca”, des­ta­ca Me­jía. Ape­nas en agos­to pa­sa­do, la start-up co­lom­bia­na fun­da­da por Me­jía, Felipe Vi­lla­ma­rin y Si­món Bo­rre­ro ha­bía le­van­ta­do una ron­da de in­ver­sión por 220 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro te­ner más ca­pi­tal era fun­da­men­tal pa­ra afian­zar su po­si­ción en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano, don­de cuen­tan con más de 60,000 co­mer­cios alia­dos, 2,500 em­plea­dos y com­pi­te con em­pre­sas co­mo Ube­reats y Sin De­lan­tal. Sus pla­nes son cla­ros: quie­ren con­ver­tir­se en la pla­ta­for­ma de pla­ta­for­mas. El lu­gar don­de el usua­rio no sólo pue­da pe­dir co­mi­da, tam­bién me­di­ci­nas, aten­ción mé­di­ca, transporte, di­ne­ro en efec­ti­vo e,

in­clu­so, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Por aho­ra es­tán con­cen­tra­dos en im­pul­sar su fac­tu­ra­ción men­sual –que cre­ce 20%, de acuer­do con Me­jía–, in­ver­tir en equi­po, ad­qui­si­ción de usua­rios, desa­rro­llo de tec­no­lo­gía y aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos. No cam­bia­rán la es­tra­te­gia de ne­go­cio, sólo la ace­le­ra­rán. EX­PAN­SIÓN: La re­cien­te ron­da de in­ver­sión, ¿có­mo los co­lo­ca fren­te a la com­pe­ten­cia? SE­BAS­TIÁN ME­JÍA: Es un le­van­ta­mien­to que no tie­ne pre­ce­den­tes en Amé­ri­ca La­ti­na. Sin du­da, Rap­pi es el lí­der a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano por en­ci­ma de los de­más y, a di­fe­ren­cia de otras em­pre­sas, es­ta­mos ba­sa­dos aquí. Nues­tra mi­sión va mu­cho más allá de sólo en­tre­gar co­mi­da, es cam­biar­le la vi­da a los con­su­mi­do­res y eso lo va­mos a ha­cer dán­do­les a ellos las po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der a to­do ti­po de pro­duc­tos y ser­vi­cios den­tro de una apli­ca­ción. Cuan­do le das a los con­su­mi­do­res una he­rra­mien­ta co­mo és­ta, les me­jo­ras su vi­da y eso es vi­tal. Lue­go es­tá to­da la mi­sión pa­ra ge­ne­rar im­pac­to en los re­par­ti­do­res, eso es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros.

E: ¿Van a apos­tar por una es­tra­te­gia más fuer­te de ad­qui­si­ción de otras com­pa­ñías? SM: No te­ne­mos pla­nes pa­ra ad­qui­si­cio­nes, Rap­pi es una em­pre­sa que cre­ce de for­ma or­gá­ni­ca al 20% ca­da mes. Aun­que va­mos a es­tar siem­pre abier­tos a opor­tu­ni­da­des, la es­tra­te­gia de Rap­pi no se ba­sa en ad­qui­rir em­pre­sas, es un cre­ci­mien­to or­gá­ni­co.

E: ¿Cuá­les son sus pla­nes pa­ra Mé­xi­co? SM: Va­mos a ace­le­rar nues­tra in­ver­sión, pues es una pie­za fun­da­men­tal. Se­gui­re­mos in­vir­tien­do en usua­rios, en alia­dos, en la ope­ra­ción pa­ra los re­par­ti­do­res. Te­ne­mos un equi­pa­zo, va­mos a con­ti­nuar con­tra­tan­do desa­rro­lla­do­res y ex­pan­dién­do­nos a otras ciu­da­des. Es­ta­mos en nue­ve ciu­da­des y hay unas ocho adi­cio­na­les muy in­tere­san­tes. Tam­bién es­ta­mos ha­blan­do de cre­ci­mien­to en las ciu­da­des exis­ten­tes.

E: ¿Qué nue­vos ser­vi­cios van a ex­plo­rar en Mé­xi­co? SM: Va­mos a in­no­var con te­mas co­mo via­jes y otro ti­po de alian­zas. Rap­pi tie­ne tan­ta fre­cuen­cia de uso y tan­tos usua­rios que ve­mos tam­bién la po­si­bi­li­dad de que nues­tros alia­dos ac­ce­dan a esas opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to. Un ejem­plo de es­to es la alian­za que te­ne­mos con la em­pre­sa de scoo­ters Grin, co­mo Rap­pi ya tie­ne los usua­rios sim­ple­men­te pue­den des­blo­quear un scoo­ter den­tro la app. Ese con­cep­to de ser una pla­ta­for­ma de pla­ta­for­mas es muy pa­re­ci­do a lo que ya pa­sa en Chi­na con Wechat, don­de los usua­rios pue­den ac­ce­der a to­do ti­po de ser­vi­cios y mu­chas em­pre­sas se ac­ti­van ahí, por­que ya tie­nen a esos usua­rios. So­mos una má­qui­na de in­no­va­ción, va­mos a se­guir sa­can­do co­sas, co­mo alian­zas con start-ups e in­no­va­cio­nes en fin­tech y con los clien­tes pri­me.

E: ¿Pien­san ex­pan­dir­se a otros paí­ses? SM: Lo pen­sa­re­mos, pe­ro en Amé­ri­ca La­ti­na hay dos paí­ses con 350 mi­llo­nes de per­so­nas: Bra­sil y Mé­xi­co, que tie­nen de las ciu­da­des más gran­des del mun­do -Sao Pau­lo y Ciu­dad de Mé­xi­co- y ahí es­ta­mos to­can­do una frac­ción de la po­bla­ción. Es­ta­mos tra­yen­do tan­tos nue­vos usua­rios a un rit­mo men­sual que nos ha­ce dar­nos cuen­ta que las opor­tu­ni­dad de ga­nar esas ciu­da­des, así co­mo Mon­te­rrey y Gua­da­la­ja­ra, y se­guir in­vir­tien­do en ellas es muy im­por­tan­te. Por aho­ra no te­ne­mos pla­nes de en­trar a Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos.

E: Tie­nen alia­dos co­mo La Co­mer y Sa­no­fi. ¿A qué otras com­pa­ñías pla­nean su­mar? SM: Si en Amé­ri­ca La­ti­na su­ma­mos el sec­tor de res­tau­ran­tes, el de con­su­mo ma­si­vo y el de far­ma­cia, es­ta­mos ha­blan­do de un sec­tor de ca­si un tri­llón de dó­la­res, es muy gran­de. Va­mos a se­guir in­vir­tien­do muy fuer­te y por eso es que te­ne­mos alian­zas tan pro­fun­das en Mé­xi­co con los gru­pos de res­tau­ran­tes, los

re­tai­lers y las mar­cas de con­su­mo ma­si­vo más im­por­tan­tes. Rap­pi los di­na­mi­za y les da esas he­rra­mien­tas pa­ra que ellos pue­dan ser par­te tam­bién de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Nos ob­se­sio­na­mos por ellos, si ellos tie­nen éxi­to, Rap­pi tie­ne éxi­to.

E: ¿Cuán­tos re­par­ti­do­res van a su­mar con es­ta es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to lo­cal? SM: Cuan­do cre­ces al 20% tie­nes que in­cre­men­tar el nú­me­ro de re­par­ti­do­res ca­si al mis­mo ni­vel. Va­mos a se­guir tra­yen­do in­no­va­ción pa­ra ellos, les con­ti­nua­re­mos dan­do las he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan te­ner una me­jor ex­pe­rien­cia, les se­gui­re­mos dan­do con­di­cio­nes pa­ra que es­tén pro­te­gi­dos con se­gu­ros y, so­bre to­do, ha­cer­los más pro­duc­ti­vos. El 100% del cos­to de en­tre­ga a do­mi­ci­lio y el 100% de la pro­pi­na va pa­ra los re­par­ti­do­res, Rap­pi no se que­da con ab­so­lu­ta­men­te na­da de eso.

E: ¿Tie­nen pla­nes de te­ner una re­la­ción la­bo­ral di­rec­ta con los re­par­ti­do­res? SM: No creo que sea lo que de­man­den, por­que es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas que va­lo­ran su fle­xi­bi­li­dad, que tie­nen em­pleos fi­jos y que vie­nen a Rap­pi cuan­do ne­ce­si­tan in­gre­sos adi­cio­na­les. Ése es el mo­de­lo que de­be­mos pre­ser­var, por­que es lo que les con­vie­ne y es lo que más pi­den. No so­mos no­so­tros, son los mis­mos re­par­ti­do­res. Es tan fuer­te pa­ra ellos el im­pac­to en in­gre­sos que lo que tie­ne que cam­biar es esa cul­tu­ra que pien­sa que es­ta­mos ex­plo­tán­do­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.