La pa­sión por los desafíos

Karl-frie­drich Scheu­fe­le, co­pre­si­den­te de Cho­pard, ha lle­va­do es­ta mar­ca a co­dear­se con las me­jo­res ma­nu­fac­tu­ras re­lo­je­ras.

Expansion (México) - - LÍDERES - POR: MANUEL MAR­TÍ­NEZ

fa­mi­lia es due­ña de cho­pard des­de 1963 y él, jun­to con su her­ma­na Ca­ro­li­ne, ha si­do cla­ve pa­ra con­so­li­dar­la co­mo un ícono del lu­jo. Karl-frie­drich Scheu­fe­le pu­do ha­ber­se dor­mi­do en sus lau­re­les de he­re­de­ro, pe­ro se in­cli­nó por el es­fuer­zo y la disciplina ca­rac­te­rís­ti­cos de su san­gre ale­ma­na. En 1996, por ini­cia­ti­va su­ya, la fir­ma fun­dó una ma­nu­fac­tu­ra de re­lo­jes en la ciu­dad sui­za de Fleu­rier. Con pa­cien­cia y ri­gor, Scheu­fe­le ha lo­gra­do que Cho­pard vuel­va a fi­gu­rar en­tre las ca­sas más res­pe­ta­das de la al­ta re­lo­je­ría con la co­lec­ción L.U.C. Lo en­tre­vis­ta­mos en Châ­teau Mo­nes­tier La Tour, la bo­de­ga vi­ní­co­la fran­ce­sa que com­pró en 2012.

PA­RE­CE QUE US­TED SIEM­PRE PRE­FIE­RE TO­MAR EL CA­MINO MÁS DI­FÍ­CIL.

Me gus­tan los re­tos y creo que, pa­ra me­re­cer al­go, tie­nes que en­fren­tar cier­tos desafíos. Ade­más, lo ha­go pa­ra en­ten­der me­jor las co­sas y con­tro­lar to­do el pro­ce­so. En la ma­nu­fac­tu­ra de Cho­pard, en Fleu­rier, do­mi­na­mos los di­fe­ren­tes ofi­cios pa­ra pro­du­cir nues­tros re­lo­jes. Si den­tro de 10 o 20 años al­guien ne­ce­si­ta que re­pa­re­mos su re­loj, sa­bre­mos có­mo es­tá he­cho y ten­dre­mos las pie­zas de re­pues­to. Es cues­tión de que te gus­ten los re­tos y de que sien­tas or­gu­llo por ha­cer las co­sas de es­ta ma­ne­ra.

LOS CLIEN­TES APRE­CIAN ES­TE ES­FUER­ZO?

Los clien­tes son más co­no­ce­do­res que ha­ce 10 años y les in­tere­sa más lo que hay de­trás del re­loj, el vino o la co­mi­da que com­pran. Por ejem­plo, quie­ren sa­ber so­bre el ori­gen de las ma­te­rias pri­mas, de dón­de vie­ne el oro con el que es­tá he­cho su re­loj, que, en el ca­so de Cho­pard, es oro éti­co con cer­ti­fi­ca­do Fair­mi­ned. La es­tra­te­gia co­rrec­ta pa­ra no­so­tros es ir en esa di­rec­ción.

LO QUE HA APREN­DI­DO EN LA MANUFACTU RA RE­LO­JE­RA LE SIR­VE EN EL VI­ÑE­DO?

Cuan­do com­pra­mos el vi­ñe­do me di cuen­ta de to­do el tra­ba­jo que im­pli­ca­ba. Fue al­go pa­re­ci­do a lo que vi­vi­mos en la ma­nu­fac­tu­ra de Fleu­rier cuan­do crea­mos nues­tro pri­mer me­ca­nis­mo pro­pio y los si­guien­tes. Apren­dí a ser pa­cien­te, por­que ha­ce 25 años no lo era. Se tra­ta de ir pa­so a pa­so y de acep­tar ha­cer­lo de esa for­ma. No tie­ne ca­so apre­su­rar­se, por­que con eso no ne­ce­sa­ria­men­te vas a ha­cer un pro­duc­to me­jor; al con­tra­rio, te frus­tras. Eso es al­go que apren­dí de ha­cer me­ca­nis­mos re­lo­je­ros y que he po­di­do apli­car en Châ­teau Mo­nes­tier La Tour.

US­TED ES­TA­BLE­CIÓ UNA MA­NU­FAC­TU­RA EN FLEU­RIER, QUE NO ES EL LU­GAR MÁS CONO CIDO EN LA RE­LO­JE­RÍA, Y COM­PRÓ UN VIÑE DO EN BERGERAC, QUE TAM­PO­CO ES LA RE GIÓN VI­NÍ­CO­LA MÁS FA­MO­SA. POR QUÉ?

Veo las cua­li­da­des ocul­tas y las opor­tu­ni­da­des. La pri­me­ra vez que fui a Fleu­rier es­ta­ba de­te­rio­ra­da y no era muy in­tere­san­te, pe­ro vi la ca­li­dad de los edi­fi­cios, per­ci­bí el es­pí­ri­tu re­lo­je­ro que ha­bía te­ni­do y su­pe que po­día­mos en­con­trar bue­nos ar­te­sa­nos. Su­mé to­do eso y lle­gué a la con­clu­sión de que era una gran al­ter­na­ti­va pa­ra es­ta­ble­cer una ma­nu­fac­tu­ra, en es­pe­cial por­que es­ta­ría­mos más o me­nos so­los, a di­fe­ren­cia de si la hu­bié­ra­mos abier­to en el Va­llée de Joux. Hoy, Fleu­rier es una lo­ca­li­dad muy atrac­ti­va, que vol­vió a la vi­da, y es­toy or­gu­llo­so de que Cho­pard ha­ya par­ti­ci­pa­do en ese pro­ce­so. Ade­más, la gen­te em­pe­zó a sa­ber lo que Fleu­rier sig­ni­fi­ca­ba pa­ra la re­lo­je­ría. Pa­sa lo mis­mo con los vi­nos. No que­ría com­prar un vi­ñe­do con un nom­bre co­no­ci­do, co­mo si fue­ra un tro­feo, ni me in­tere­sa­ba ser due­ño de un lu­gar que no pu­die­ra mol­dear por­que ya to­do es­ta­ba he­cho.

LAS MAR­CAS CO­MO CHO­PARD DE­BEN AYU­DAR A PRO­TE­GER LOS OFI­CIOS RE­LO­JE­ROS?

Se nos ha da­do la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de cier­to éxi­to y, por eso, creo que mi de­ber es dar al­go a cam­bio, ase­gu­rar­me de que per­pe­tue­mos los her­mo­sos ofi­cios que re­pre­sen­ta­mos. No ha­cer­lo se­ría co­mo co­mer­se to­da la fru­ta sin cul­ti­var más, y de­bes ase­gu­rar­te de se­guir cul­ti­van­do. Por des­gra­cia, en los úl­ti­mos años he vis­to que va­rios pro­ce­sos han si­do au­to­ma­ti­za­dos, por­que es más ba­ra­to pro­du­cir de esa ma­ne­ra y qui­zá sea me­jor en tér­mi­nos de ca­li­dad. Pe­ro si se si­gue to­man­do ese ca­mino, per­de­re­mos al­go del know-how que de­fi­ne a la cul­tu­ra re­lo­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.