El ita­liano de gus­to Fi­nis­si­mo

Fa­bri­zio Buo­na­mas­sa, di­rec­tor de Di­se­ño de Re­lo­je­ría de Bvlga­ri, ha da­do for­ma a uno de los gran­des íco­nos mas­cu­li­nos de hoy.

Expansion (México) - - LÍDERES - POR: MANUEL MAR­TÍ­NEZ

ÉXI­TO AC­TUAL DE BVLGA­RI EN EL SEC­TOR RE­LO­JE­RO

se­ría inex­pli­ca­ble sin Fa­bri­zio Buo­na­mas­sa, el di­rec­tor de Di­se­ño de es­ta di­vi­sión de la fir­ma de lu­jo ita­lia­na, pro­pie­dad del gi­gan­te LVMH. Es­te napolitano ha es­ta­do de­trás de la mo­der­ni­za­ción de un clá­si­co femenino, co­mo el Ser­pen­ti, y del na­ci­mien­to de uno de los gran­des íco­nos de la re­lo­je­ría mas­cu­li­na del si­glo XXI, el Oc­to Fi­nis­si­mo, que, des­de su lan­za­mien­to, en 2014, ha im­pues­to va­rios ré­cords de del­ga­dez. Buo­na­mas­sa se gra­duó en Di­se­ño In­dus­trial en el Is­ti­tu­to Su­perio­re per le In­dus­trie Ar­tis­ti­che en Ro­ma, en 1997, y tra­ba­jó en Fiat an­tes de lle­gar a Bvlga­ri en 2001.

PA­RA EL DI­SE­ÑO ITA­LIANO ES MÁS IMPOR TAN­TE LA BE­LLE­ZA O LA FUN­CIO­NA­LI­DAD?

El di­se­ño ita­liano no es co­mo otros que prio­ri­zan la fun­cio­na­li­dad. Pa­ra no­so­tros, la be­lle­za y la fun­cio­na­li­dad sue­len te­ner el mis­mo pe­so, por­que cuan­do al­go es her­mo­so pe­ro no sir­ve, pier­de su al­ma. Si eres di­se­ña­dor, tie­nes que ser ca­paz de di­se­ñar es­te va­so, es­te mue­ble, es­te re­loj, es­ta lám­pa­ra... De com­pren­der a qué ti­po de fir­ma re­pre­sen­tan es­tos ob­je­tos y de do­mi­nar el len­gua­je de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías. El pro­ce­so de di­se­ño y las pre­gun­tas que te­ne­mos que res­pon­der son siem­pre los mis­mos: ¿por qué el clien­te ne­ce­si­ta un ob­je­to nue­vo?, ¿por qué de­be uti­li­zar el mío? Con tan­tos au­to­mó­vi­les, jo­yas, an­te­ojos o si­llas, ¿por qué tie­nes que ha­cer otro? Por­que quie­res agre­gar al­go. Cuan­do tra­ba­jas pa­ra una mar­ca, el ob­je­ti­vo es aña­dir­le va­lor a tra­vés de los pro­duc­tos.

CÓ­MO RE­PRE­SEN­TA EL OC­TO FI­NIS­SI­MO ES­TA MA­NE­RA DE PEN­SAR?

Con el Oc­to Fi­nis­si­mo rom­pi­mos las re­glas. Pri­me­ro, por­que es un ob­je­to di­fe­ren­te en tér­mi­nos de es­té­ti­ca; se­gun­do, por su del­ga­dez ex­tre­ma, y ter­ce­ro, por sus ma­te­ria­les y sus co­lo­res. Son dis­tin­tas ca­pas de pla­cer. En Ita­lia nos en­can­ta ju­gar con los ma­te­ria­les, es par­te de nues­tro le­ga­do. So­mos más iró­ni­cos que otras cul­tu­ras de di­se­ño, an­tes que na­da de­be­mos di­ver­tir­nos, es una cues­tión de co­ra­zón y de al­ma. De otro mo­do, si se con­vier­te en al­go abu­rri­do, pa­ra no­so­tros no tie­ne sen­ti­do. Por eso no nos en­tu­sias­ma ha­cer pro­duc­tos vin­ta­ge, aun­que és­te es un ca­mino más se­gu­ro. Si em­pie­zo a ha­cer re­lo­jes idén­ti­cos a los Bvlga­ri de los años 70, mis clien­tes de in­me­dia­to re­cuer­dan el re­loj de sus pa­dres, tie­nen un víncu­lo emo­cio­nal con el pro­duc­to y lo com­pran. Pe­ro es un ob­je­to sin al­ma, por­que sólo es una co­pia del ori­gi­nal. No­so­tros pre­fe­ri­mos rein­ven­tar la mar­ca con­ti­nua­men­te.

QUÉ TAN IM­POR­TAN­TE ES EL DI­SE­ÑO EN LOS PLA­NES A LAR­GO PLA­ZO DE UNA MAR­CA?

El di­se­ño tie­ne que ser con­tem­po­rá­neo y pro­yec­tar la mar­ca ha­cia el fu­tu­ro, ima­gi­nar la evo­lu­ción de sus íco­nos y de sus pi­la­res en los si­guien­tes 10 o 20 años. De otra for­ma, sólo es­tás plan­tean­do un es­ti­lo, y el di­se­ño es al­go más pro­fun­do. De­bes te­ner una vi­sión. Te di­ré al­go muy ex­tra­ño: el len­gua­je ita­liano tie­ne mu­chas pa­la­bras, pe­ro no hay una que ex­pre­se to­do lo que el di­se­ño sig­ni­fi­ca en mi país. Por eso pre­fe­ri­mos uti­li­zar el tér­mino an­glo­sa­jón de­sign. Pa­ra no­so­tros, el di­se­ño es una mez­cla de di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des, co­mo las de un ar­tis­ta que se ima­gi­na el ob­je­to y las de un in­ge­nie­ro que de­fi­ne la ma­ne­ra de pro­du­cir­lo. Por eso lo lla­ma­mos “ar­te apli­ca­do a la in­dus­tria”, pe­ro es muy lar­go y usa­mos de­sign. Nues­tra per­cep­ción del di­se­ño no se li­mi­ta a las for­mas – eso es es­ti­lo–, sino que es una com­bi­na­ción de Mé­tiers d’art, crea­ti­vi­dad e in­ge­nie­ría. Si los au­tos ita­lia­nos clá­si­cos son tan fa­mo­sos es por­que en su crea­ción par­ti­ci­pa­ron ar­te­sa­nos e in­ge­nie­ros im­pre­sio­nan­tes.

QUÉ DI­SE­ÑA­DO­RES LO HAN IN­FLUI­DO?

Ad­mi­ro a mu­chos di­se­ña­do­res ita­lia­nos ya fa­lle­ci­dos que hi­cie­ron fa­mo­so a nues­tro país, co­mo Achi­lle Cas­ti­glio­ni, Bruno Mu­na­ri o Mar­co Za­nu­so. Ma­rio Be­lli­ni aún vi­ve y ha he­cho pie­zas her­mo­sas pa­ra Oli­vet­ti o pa­ra fir­mas au­to­mo­tri­ces. Tam­bién me gus­ta lo que ha­cen per­so­nas y mar­cas de otros paí­ses, co­mo Die­ter Rams y los pro­duc­tos de lí­neas pu­ras que crea­ba pa­ra la ca­sa ale­ma­na Braun. Si­go a mu­chos di­se­ña­do­res de to­do el mun­do, pe­ro, sin du­da, mi pri­mer pen­sa­mien­to siem­pre es pa­ra el di­se­ño ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.