El pla­ne­ta no pue­de es­pe­rar

Oris y el ex­plo­ra­dor Ernst Bro­meis unen fuer­zas por una bue­na cau­sa.

Expansion (México) - - INFLUENCER - POR: ALE­JAN­DRO OR­TIZ MO­RENO

La reali­dad ya no se pue­de ocul­tar más: se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, al­re­de­dor de 3.4 mi­llo­nes de per­so­nas – la ma­yo­ría ni­ños– mue­ren ca­da año por en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el agua. Es mo­men­to de ac­tuar. Por es­ta ra­zón, des­de ha­ce tiem­po, Oris ha rea­li­za­do cam­pa­ñas pa­ra cui­dar­la y con­ser­var­la. Ha tra­ba­ja­do, por ejem­plo, con la Fun­da­ción pa­ra la Res­tau­ra­ción del Co­ral, con la or­ga­ni­za­ción Pe­la­gios-ka­kun­já – que pro­te­ge es­pe­cies de ti­bu­ro­nes y otros or­ga­nis­mos de al­ta­mar en pe­li­gro de ex­tin­ción– y con ac­ti­vis­tas que bus­can man­te­ner la is­la Clip­per­ton, el ato­lón más re­mo­to del mun­do, co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad. Es­te año, co­mo par­te del lan­za­mien­to del Aquis Da­te Re­lief, su re­loj de al­ta ca­li­dad pa­ra bu­zos, la fir­ma anun­ció una co­la­bo­ra­ción con el ex­plo­ra­dor Ernst Bro­meis pa­ra crear con­cien­cia de la im­por­tan­cia del te­ma. El ex­per­to na­da­dor ya usó es­te nue­vo mo­de­lo de Oris en su ex­pe­di­ción de in­ves­ti­ga­ción al la­go Bai­kal, en Si­be­ria, co­mo par­te del pro­yec­to The Blue Mi­ra­cle, que bus­ca ge­ne­rar, a tra­vés del na­do en va­rios la­gos co­mo el pro­pio Bai­kal, un cam­bio de men­ta­li­dad.

CUÉNTANOS MÁS DE TI Y TU PRO­YEC­TO.

Soy un na­da­dor-ex­plo­ra­dor. He re­co­rri­do los gran­des la­gos de Sui­za, así co­mo los 1,200 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud que tie­ne el río Rin, por ejem­plo. Pe­ro tam­bién me gus­ta de­cir que soy em­ba­ja­dor del agua, es de­cir, bus­co que la gen­te en­tien­da la im­por­tan­cia vi­tal que tie­ne es­te lí­qui­do pa­ra la hu­ma­ni­dad. Fue así que fun­dé el pro­yec­to The Blue Mi­ra­cle, ins­pi­ra­do por la vis­ta del pla­ne­ta des­de el es­pa­cio que pa­re­ce una ca­ni­ca azul, un mi­la­gro azul. Y es que to­da la vi­da que co­no­ce­mos es­tá ba­sa­da en el agua.

QUÉ PLA­NES TIE­NES PA­RA ES­TE AÑO?

Es­toy trabajando en una nue­va cam­pa­ña glo­bal pa­ra The Blue Mi­ra­cle, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo atraer más em­ba­ja­do­res pa­ra ge­ne­rar más con­cien­cia y al­can­zar un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas... ¡es tiem­po de ac­tuar! Co­mo par­te del plan, voy a cru­zar el la­go Bai­kal de un ex­tre­mo al otro, unos 800 ki­ló­me­tros en to­tal.

POR QUÉ ELEGISTE EL LA­GO BAI­KAL?

Es uno de los la­gos de agua dul­ce más pro­fun­dos y gran­des del mun­do. Los lo­ca­les lo llaman “el mar sa­gra­do” y, tam­bién, “la fuen­te del mun­do”. En mi in­ves­ti­ga­ción pre­via, me en­con­tré con mu­chas bo­te­llas de plás­ti­co y otros ti­pos de ba­su­ra en es­te lu­gar. Sin em­bar­go, las ame­na­zas que no pue­des ver son las más trá­gi­cas, es de­cir, to­dos los pes­ti­ci­das, las hor­mo­nas, los mi­cro­plás­ti­cos y las me­di­ci­nas que se en­cuen­tran en el agua. El río Rin, por ejem­plo, es con­ta­mi­na­do con 30 to­ne­la­das de plás­ti­co ca­da año.

HAS NADADO PRE­VIA­MEN­TE EN EL BAI­KAL?

Sí, pe­ro sólo en dis­tan­cias cor­tas. Las pri­me­ras ve­ces fue pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción con “el mar sa­gra­do”; afor­tu­na­da­men­te, la en­con­tré. En esos via­jes tu­ve, ade­más, la opor­tu­ni­dad de co­no­cer gen­te lu­ga­re­ña, co­mo Sas­cha, un pes­ca­dor que me ad­vir­tió: “No pue­des na­dar en es­te la­go, es muy pe­li­gro­so. Hay mu­chas tor­men­tas y es­tá muy frío”. Pe­ro se­gui­ré ade­lan­te. Las tem­pe­ra­tu­ras del agua du­ran­te el ve­rano son de unos 12 gra­dos. Es­te ti­po de co­sas siem­pre me las han di­cho, pe­ro sólo han ser­vi­do pa­ra mo­ti­var­me más a en­con­trar mi pro­pio ca­mino.

EXIS­TE AL­GÚN RIES­GO EN LO QUE HA­CES?

Siem­pre vas a en­con­trar ame­na­zas en agua abier­ta, así que a me­nu­do ten­go mie­do. En cual­quier mo­men­to po­dría aho­gar­me. Al na­dar en el Rin me en­fren­té con fuer­tes co­rrien­tes, ro­cas, bar­cos enor­mes y un mon­tón de fá­bri­cas a lo lar­go de la cos­ta. Me sen­tí pe­que­ño y vul­ne­ra­ble. Una vez, me sal­vó una em­bar­ca­ción cuan­do pa­sé cer­ca de unas tur­bi­nas hi­dráu­li­cas.

QUÉ IM­PAC­TO HAN TE­NI­DO TUS NADOS?

No ten­go una me­ta es­ta­dís­ti­ca: es­to se tra­ta de lle­gar­le a la gen­te, de con­mo­ver­la. Ése es el prin­ci­pio bá­si­co pa­ra pro­vo­car cual­quier cam­bio.

CÓ­MO SE RE­SUEL­VE EL PRO­BLE­MA DEL PLÁS­TI­CO EN EL AGUA?

Mien­tras ha­ya más no­ti­cias so­bre el te­ma, me­jor. Ne­ce­si­ta­mos mu­chí­si­ma más in­for­ma­ción so­bre es­to. De­be­mos asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por nues­tra for­ma de vi­vir, por el es­ti­lo de vi­da que adop­ta­mos. Hay que crear zo­nas li­bres de bo­te­llas de plás­ti­co, de­be­mos ob­te­ner nues­tra agua dul­ce de la lla­ve. No hay que ba­ñar­se o me­ter­se a la tina to­dos los días. Hay mu­chas for­mas de aho­rrar agua, ener­gía... y di­ne­ro.

POR QUÉ DE­CI­DIS­TE TRA­BA­JAR CON ORIS?

La con­si­de­ro una mar­ca au­tén­ti­ca que pro­mue­ve la li­ber­tad. Oris y yo te­ne­mos ac­ti­tu­des y va­lo­res si­mi­la­res. Am­bos bus­ca­mos crear un es­ti­lo pro­pio ins­pi­ra­do por la be­lle­za y la sen­ci­llez, así co­mo por los prin­ci­pios bá­si­cos de la vi­da.

CUÁ­LES SON TUS PRI­ME­RAS IM­PRE­SIO­NES DEL ORIS AQUIS DA­TE RE­LIEF?

En mi in­ves­ti­ga­ción en Si­be­ria fun­cio­nó bien. Es­toy con­ven­ci­do de que ha­rá un gran tra­ba­jo du­ran­te la ex­pe­di­ción de na­do en el la­go Bai­kal. Con­fío ple­na­men­te en el ar­te y en el tra­ba­jo que hay de­trás de una mar­ca co­mo Oris.

Oris Aquis Da­te Re­lief. La fir­ma de Höls­tein, Sui­za, ha re­no­va­do su re­loj de bu­ceo por ex­ce­len­cia. El mo­de­lo de es­te año se ins­pi­ra en el gris tor­men­to­so del mar y en las tex­tu­ras del agua. La ca­ja de ace­ro mi­de 43.5 mm y cuen­ta con bi­sel gi­ra­to­rio bi­di­rec­cio­nal. Su re­ser­va de mar­cha es de 38 ho­ras. Es re­sis­ten­te al agua a 300 me­tros y es­tá dis­po­ni­ble con bra­za­le­te de ace­ro o co­rrea de cau­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.