No tie­nes que ser fe­liz siem­pre.

De­jar fluir es­te sen­ti­mien­to te ayu­da­rá a li­be­rar el do­lor y sen­tir­te me­jor, así que no lo re­pri­mas.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR KA­RI­NA RO­DRÍ­GUEZ CHIW • FOTO ISTOCK ASE­SO­RA LAU­RA KRIE­GER DE LA BOR­BO­LLA, PSI­CÓ­LO­GA CLÍ­NI­CA, TE­RA­PEU­TA DE CON­TEN­CIÓN, PISCOTERAPEUTA GES­TALT Y ORIEN­TA­DO­RA HU­MA­NIS­TA.

D“Aun una vi­da fe­liz no pue­de es­tar sin un po­co de os­cu­ri­dad, y la pa­la­bra fe­liz per­de­ría su sen­ti­do si no es equi­li­bra­da por la tris­te­za. Es mu­cho me­jor to­mar las co­sas co­mo vie­nen con pa­cien­cia y ecua­ni­mi­dad”.

–CARL JUNG, PSI­CÓ­LO­GO Y PSI­QUIA­TRA SUI­ZO

es­de pe­que­ñas nos han en­se­ña­do a que siem­pre tra­te­mos de es­tar fe­li­ces y con­ten­tas. Pe­ro aun­que con to­das nues­tras fuer­zas bus­que­mos son­reír y sen­tir­nos ale­gres, la vi­da trae con­si­go cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes que nos due­len y nos ha­cen sen­tir tris­tes. Es­to es na­tu­ral, no tie­nes que fin­gir fe­li­ci­dad an­te los de­más, de vez en cuan­do se va­le ex­pre­sar la tris­te­za que sien­tes por­que es par­te de la vi­da.

¿Qué es?

La tris­te­za es un sen­ti­mien­to, una res­pues­ta emo­cio­nal an­te si­tua­cio­nes que su­po­nen pér­di­da o traen con­si­go pre­jui­cio o da­ño. Por ejem­plo, la muer­te de un ser que­ri­do, el diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad, la rup­tu­ra de una re­la­ción amo­ro­sa, la pér­di­da del tra­ba­jo e in­clu­so que nues­tros sue­ños y me­tas no se cum­plan son sucesos que pue­den ha­cer­nos sen­tir muy tris­tes. Aun­que a ve­ces, en las mu­je­res tam­bién pue­de pre­sen­tar­se co­mo re­sul­ta­do de los cam­bios hor­mo­na­les co­mo el au­men­to de la pro­duc­ción de es­tró­geno an­tes de la mens­trua­ción o du­ran­te el em­ba­ra­zo.

¿A qué nos lle­va?

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la tris­te­za “es el retiro, es de­cir, cuan­do nos sen­ti­mos tris­tes lo me­jor que po­de­mos ha­cer es re­ti­rar­nos, vol­ver a es­tar con no­so­tras mis­mas y per­ma­ne­cer a so­las por un mo­men­to”, afir­ma Lau­ra Krie­ger De la Bor­bo­lla, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y psi­co­te­ra­peu­ta Ges­talt. Por­que al ais­lar­nos de los de­más te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de co­nec­tar­nos con no­so­tras mis­mas, con nues­tro ser in­te­rior y po­der ex­pe­ri­men­tar lo que sen­ti­mos real­men­te. Si no vi­vi­mos la tris­te­za de la muer­te de un ser que­ri­do co­mo tal, “pos­te­rior­men­te se pre­sen­ta­rá el enojo y co­mo es­te sen­ti­mien­to tam­po­co es bien acep­ta­do, po­dría­mos re­pri­mir­lo tam­bién. Lo ma­lo es que con el tiem­po re­pri­mir lo que sen­ti­mos pue­de ge­ne­rar al­gún des­or­den emo­cio­nal o una en­fer­me­dad fí­si­ca”, se­ña­la la es­pe­cia­lis­ta.

La tris­te­za nos pro­te­ge y nos ayu­da a res­tau­rar­nos de los po­si­bles da­ños que pue­den sur­gir de nues­tra in­ter­ac­ción con el me­dio y con otras per­so­nas.

Tó­ma­lo en cuen­ta

Co­mo una ex­pre­sión del do­lor afec­ti­vo que sen­ti­mos, la tris­te­za ge­ne­ral­men­te se ma­ni­fies­ta me­dian­te el llan­to, la an­gus­tia y la preo­cu­pa­ción. Aun­que tam­bién se pue­de pre­sen­tar a tra­vés de la pér­di­da de ener­gía o de la vo­lun­tad.

No la re­pri­mas

Ocul­tar lo que sien­tes pue­de fun­cio­nar­te por muy po­co tiem­po. No te en­ga­ñes a ti mis­ma ha­cién­do­te creer que la tris­te­za nun­ca pa­só por tu vi­da por­que es­ta se man­ten­drá la­ten­te co­mo una bom­ba de tiem­po que espera el me­jor mo­men­to pa­ra ex­plo­tar. Ser po­si­ti­va trae con­si­go mu­chos be­ne­fi­cios, pe­ro a ve­ces tu es­pí­ri­tu ne­ce­si­ta des­can­so y sen­tir­se un po­co gris, ya que no to­do es fe­li­ci­dad. La vi­da es un sube y ba­ja en el que se pre­sen­tan éxi­tos, pe­ro tam­bién fra­ca­sos; ale­grías, pe­ro tam­bién tris­te­zas y te­ne­mos que apren­der a en­fren­tar cons­cien­te­men­te ca­da cir­cuns­tan­cia con va­lor y en­te­re­za.

Lo bueno

Ad­mi­tir que nos sen­ti­mos tris­tes y que no pa­sa­mos por un buen mo­men­to nos ayu­da a ma­du­rar. Ya que du­ran­te el ais­la­mien­to que bus­ca­mos al sen­tir tris­te­za po­de­mos au­to­eva­luar­nos, “des­cu­brir y com­pren­der qué es lo que sen­ti­mos, re­fle­xio­nar acer­ca del pro­ble­ma o si­tua­ción que pro­vo­có la tris­te­za y acep­tar que los sen­ti­mien­tos son par­te de los se­res hu­ma­nos, que so­mos vul­ne­ra­bles, que no to­do es ale­gría y que no siem­pre te­ne­mos que mos­trar un ros­tro de fe­li­ci­dad an­te el mun­do”, co­men­ta la psi­co­te­ra­peu­ta. En la tris­te­za po­de­mos apren­der de no­so­tros mis­mos y de lo que he­mos vivido, y tras su­pe­rar­la po­de­mos sa­lir for­ta­le­ci­dos pa­ra se­guir ade­lan­te.

Pa­ra ver Ha­cia ru­tas sal­va­jes (2007). De Sean Penn. Con Emi­le Hirsch, Vin­ce Vaughn y Cat­he­ri­ne Kee­ner, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.