Al­can­za el éxi­to con la ayu­da del Feng Shui

Te de­ci­mos có­mo con­se­guir­lo.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR LES­LIE SAN­TA­NA PÉ­REZ Y RO­CÍO AL­VA­RA­DO AZ­NAR • FOTO ISTOCK

De acuer­do con Mó­ni­ca Kop­pel, es­tu­dio­sa de es­te ar­te y au­to­ra de El gran li­bro del Feng Shui de edi­to­rial debol­si­llo, el Feng Shui se en­fo­ca en el ser hu­mano, sim­ple­men­te si no hu­bie­ra vi­da no ha­bría Feng Shui. Ella ase­gu­ra que los se­res hu­ma­nos fun­cio­na­mos y emi­ti­mos reac­cio­nes con ba­se en es­tí­mu­los, “nues­tro com­por­ta­mien­to y ac­ti­tu­des son, en su ma­yo­ría, ge­ne­ra­das en un as­pec­to in­cons­cien­te. Aque­llo que nos ro­dea pue­de es­tar mo­ti­van­do un com­por­ta­mien­to de­ter­mi­na­do en no­so­tros que ma­ni­fes­ta­mos ha­cia el ex­te­rior. Es­te entorno abar­ca des­de la po­si­ción de la cons­truc­ción, su di­se­ño, su dis­tri­bu­ción, sus co­lo­res y su de­co­ra­ción, has­ta la in­fluen­cia as­tro­ló­gi­ca so­bre ella. So­mos par­te de un cos­mos que de una u otra ma­ne­ra in­flu­ye en no­so­tros”.

A to­da ac­ción co­rres­pon­de una reac­ción

To­do mo­vi­mien­to se con­si­de­ra ac­ción, to­do lo que nos ro­dea se con­vier­te en ac­ción y, por con­se­cuen­cia, pro­vo­ca una reac­ción en ca­da uno de no­so­tros, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta. “Nues­tras reac­cio­nes pue­den de­ri­var en mo­ti­va­ción, sa­lud, equi­li­brio, es­ta­bi­li­dad o de­silu­sión, frus­tra­ción, con­fu­sión e ines­ta­bi­li­dad. Por tan­to, si nues­tro entorno se mo­di­fi­ca, es­te cam­bio se re­fle­ja­rá en nues­tras reac­cio­nes, mo­ti­ván­do­las a cam­bios po­si­ti­vos en­fo­ca­dos al éxi­to. Es de­cir, mo­di­fi­car nues­tro entorno nos pue­de lle­var a rom­per pa­tro­nes con­duc­tua­les que de­ri­ven en ex­pe­rien­cias y ac­ti­tu­des nue­vas”.

“El Feng Shui fun­cio­na a tra­vés de ma­gia, pe­ro de la ma­gia del pro­pio ser hu­mano y su ca­pa­ci­dad de ayu­dar­se a sí mis­mo apo­yán­do­se en el res­pe­to, el amor y el equi­li­brio con la na­tu­ra­le­za de­fi­nién­do­la co­mo nues­tro entorno”.

–MÓ­NI­CA KOP­PEL

El éxi­to

Por su­pues­to que al ha­cer re­fe­ren­cia a es­te, lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta­mos ha­cer es es­ta­ble­cer y de­fi­nir lo que re­pre­sen­ta pa­ra ti. Un as­pec­to cu­rio­so es que to­das lo que­re­mos ob­te­ner, to­das lo bus­ca­mos, pe­ro di­fí­cil­men­te lo po­de­mos de­fi­nir. En el ti­po de so­cie­dad en el que vi­vi­mos –aco­ta Kop­pel– nos he­mos ven­di­do y com­pra­do una ima­gen de éxi­to ba­sa­da en ri­que­za ma­te­rial, atrac­ción fí­si­ca, be­lle­za cor­po­ral y una com­pe­ten­cia des­pia­da­da ba­sa­da en los va­lo­res ma­te­ria­les acu­mu­la­dos fun­da­men­tan­do nues­tra es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma en aque­llo que to­ca­mos, ve­mos y com­pra­mos. En al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da nos he­mos pre­gun­ta­do si el éxi­to no se­rá en reali­dad una emo­ción o un es­ta­do de áni­mo. Al­go que sue­na y se ve bo­ni­to, ¿no se­rá en reali­dad una sen­sa­ción de bie­nes­tar y sa­tis­fac­ción?

Cuan­do nos sen­ti­mos bien, sa­nos, con­ten­tos, to­ma­dos en cuen­ta, res­pe­ta­dos es­cu­cha­dos, ale­gres y mo­ti­va­dos, eso nos ge­ne­ra una sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción, eso es éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.