Fuer­za ro­sa.

En­té­ra­te de to­do lo re­la­cio­na­do con el cán­cer de ma­ma.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR LES­LIE SAN­TA­NA • FOTO ISTOCK

Es el se­gun­do ti­po de cán­cer más fre­cuen­te en­tre las mu­je­res me­xi­ca­nas. Ca­da día, 25 mu­je­res son diag­nos­ti­ca­das con es­ta en­fer­me­dad.

Es­te mes se con­me­mo­ra el Día mun­dial de la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, en­fer­me­dad que ha si­do con­si­de­ra­da co­mo el enemi­go nú­me­ro uno de la mu­jer. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te re­cal­car que en la ac­tua­li­dad un diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma no es si­nó­ni­mo de muer­te, ya que con la de­tec­ción a tiem­po (en­tre más tem­pra­na la eta­pa, me­jor), el tra­ta­mien­to ade­cua­do, apo­yo emo­cio­nal y la información ne­ce­sa­ria, mi­les de mu­je­res han lo­gra­do ven­cer el cán­cer.

En pa­la­bras cien­tí­fi­cas el cán­cer de seno (o cán­cer de ma­ma) es un tu­mor ma­ligno que se ori­gi­na en las cé­lu­las del seno. Un tu­mor ma­ligno es un gru­po de cé­lu­las can­ce­ro­sas que pue­den cre­cer pe­ne­tran­do los te­ji­dos cir­cun­dan­tes o que pue­den pro­pa­gar­se (ha­cer me­tás­ta­sis) en áreas dis­tan­tes del cuer­po. Es­ta en­fer­me­dad ocu­rre ca­si ex­clu­si­va­men­te en las mu­je­res, pe­ro los hom­bres tam­bién pue­den pa­de­cer­la.

“Fa­vor de to­car”

Es­te es el nom­bre de una cam­pa­ña que du­ran­te años Fun­da­ción Cim*Ab se ha da­do a la ta­rea de pro­mo­ver, con el ob­je­ti­vo de con­cien­ti­zar a la po­bla­ción en ge­ne­ral acer­ca de la im­por­tan­cia de una de­tec­ción opor­tu­na. El cán­cer de ma­ma no es pre­ve­ni­ble, por tal mo­ti­vo los prin­ci­pa­les es­fuer­zos es­tán di­ri­gi­dos a pro­mo­ver la de­tec­ción tem­pra­na, me­dian­te la prác­ti­ca de la au­to­ex­plo­ra­ción ma­ma­ria men­sual a par­tir de los 20 años. El si­guien­te es el mé­to­do que re­co­mien­da el IMSS pa­ra au­to­ex­plo­rar­te:

Ex­pló­ra­te sie­te días des­pués de la mens­trua­ción, si ya no re­glas haz­lo en un día fi­jo del mes.

Sa­nar el cuer­po con ayu­da de la men­te

Sen­tir­se abru­ma­da es una res­pues­ta to­tal­men­te nor­mal al diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma, si atra­vie­sas por es­ta si­tua­ción, es pro­ba­ble que no te den ga­nas de co­mer, quie­ras aban­do­nar el ejer­ci­cio e in­clu­so te­ner pro­ble­mas pa­ra dor­mir. Un diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma tam­bién pue­de con­lle­var a pro­ble­mas más gra­ves co­mo ta­ba­quis­mo, al­coho­lis­mo o el dis­tan­cia­mien­to de la fa­mi­lia y ami­gos. Los in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que en­tre 20 y 60% de las pa­cien­tes ex­pe­ri­men­tan sín­to­mas de de­pre­sión que pue­den di­fi­cul­tar aún más que se adap­ten a su si­tua­ción, par­ti­ci­pen óp­ti­ma­men­te en ac­ti­vi­da­des de tra­ta­mien­to y apro­ve­chen las fuen­tes de apo­yo so­cial que tie­nen dis­po­ni­bles.

Pa­ra al­gu­nas mu­je­res los efec­tos co­la­te­ra­les del tra­ta­mien­to pue­den ser lo su­fi­cien­te­men­te gra­ves co­mo pa­ra ha­cer­les re­cha­zar otros in­ten­tos de tra­ta­mien­to. Se re­co­mien­da prac­ti­car ejer­ci­cios de re­la­ja­ción, me­di­ta­ción u otras téc­ni­cas que pue­den ali­viar efi­caz­men­te las náu­seas sin los efec­tos co­la­te­ra­les de las sus­tan­cias far­ma­céu­ti­cas.

El tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co tie­ne ade­más efec­tos in­di­rec­tos en la sa­lud fí­si­ca. Los in­ves­ti­ga­do­res sa­ben que el es­trés su­pri­me la ca­pa­ci­dad de pro­tec­ción per­so­nal del cuer­po. En un es­tu­dio cien­tí­fi­co, pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma avan­za­do que se so­me­tie­ron a te­ra­pia de gru­po vi­vie­ron más tiem­po que aque­llas que no lo hi­cie­ron. Las in­ves­ti­ga­cio­nes tam­bién su­gie­ren que las pa­cien­tes que for­mu­lan pre­gun­tas y son ac­ti­vas con sus mé­di­cos ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos de sa­lud que aque­llas que acep­tan pa­si­va­men­te los pro­gra­mas de tra­ta­mien­to pro­pues­tos. El re­sul­ta­do es una me­jor com­pren­sión de la en­fer­me­dad y su tra­ta­mien­to, así co­mo una ma­yor dis­po­si­ción a ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­nar nue­va­men­te.

Tra­ta­mien­to

Exis­ten di­ver­sas op­cio­nes pa­ra com­ba­tir es­te pa­de­ci­mien­to. Ac­tual­men­te las al­ter­na­ti­vas son más agre­si­vas con la en­fer­me­dad, pe­ro ama­bles con tu cuer­po, lo que se tra­du­ce en una re­duc­ción de efec­tos secundarios co­mo náu­seas y do­lor.

Un pen­sa­mien­to po­si­ti­vo es un gran alian­do an­te un diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma. No pier­das las es­pe­ran­zas.

Tu­mo­rec­to­mia Pro­ce­di­mien­to en el que se ex­trae de ma­ne­ra par­cial la ma­ma, so­lo la par­te del tu­mor. Mas­tec­to­mia Se usa en ca­so de re­que­rir re­ti­rar to­da ma­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.