Ebru.

Apren­de el ar­te que desa­rro­lla la pa­cien­cia.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR MA­RÍA DEL CAR­MEN LÓ­PEZ FO­TOS ISTOCK

Es tan an­ti­gua que po­co se sa­be con cer­te­za acer­ca de su ori­gen, lo que sí se co­no­ce es que la téc­ni­ca del Ebru na­ció en Tur­quía y dio la vuel­ta al mun­do, pa­ra con­ver­tir­se en una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca muy apre­cia­da, ya que se re­quie­re de mu­cha ex­pe­rien­cia y exac­ti­tud pa­ra rea­li­zar ver­da­de­ras jo­yas que des­de siem­pre han si­do va­lo­ra­das.

Ha co­bra­do ma­yor re­le­van­cia en nues­tros días, y es que co­mo lo ex­pli­ca Ja­vier Sán­chez Ga­lán de Ca­sa Tur­ca, Es­pa­ña, es­ta téc­ni­ca de pin­tu­ra so­bre el agua, se ha con­ver­ti­do en una ex­ce­len­te alia­da pa­ra ayu­dar a acre­cen­tar vir­tu­des co­mo la pa­cien­cia, da­do que su de­sa­rro­llo re­quie­re de cen­trar la aten­ción, tra­ba­jar a de­ta­lle en la pre­pa­ra­ción de la mez­cla que se co­no­ce co­mo apres­to, y es­pe­cial­men­te en el di­se­ño de las fi­gu­ras que ha­brán de pin­tar­se so­bre el agua.

El Ebru es uti­li­za­do co­mo una téc­ni­ca me­di­ta­ti­va, sá­ca­le to­do el pro­ve­cho crean­do un am­bien­te de paz que te per­mi­ta con­cén­tra­te.

En reali­dad, di­ce Ja­vier Sán­chez, el prin­ci­pal re­to con­sis­te en apren­der a li­diar con la im­pa­cien­cia, com­pren­der que to­do pro­yec­to o re­la­ción per­so­nal re­quie­re de un tiem­po pre­ci­so pa­ra desa­rro­llar­se y mien­tras es­to ocu­rre, te to­ca ser una bue­na ob­ser­va­do­ra de los sucesos. Mi­rar des­de otra pers­pec­ti­va có­mo se pue­den ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos, pe­ro siem­pre vi­vien­do en ple­ni­tud el mo­men­to pre­sen­te.

Los se­gui­do­res del su­fis­mo ven al Ebru co­mo un re­fle­jo de lo que se en­cuen­tra en el co­ra­zón de quien rea­li­za la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.