20 TIPS DE LA GEN­TE SA­NA Y FE­LIZ

Ini­cia el 2016 con to­da la ener­gía y bue­na ac­ti­tud po­si­bles y con­sér­va­las to­dos los días, no­so­tros te de­ci­mos el se­cre­to pa­ra man­te­ner­te así du­ran­te el año.

Familia Saludable (México) - - Portada - POR LES­LIE SAN­TA­NA PÉ­REZ Y RO­CÍO AL­VA­RA­DO AZ­NAR • FO­TO ISTOCK

El fun­da­dor del her­ba­lis­mo tó­ni­co Ron Tee­guar­den desa­rro­lló un li­bro en el cual brin­da tips pa­ra lle­var una vi­da sa­na, lon­ge­va, fe­liz y pro­duc­ti­va. Es­ta es una se­lec­ción de al­gu­nas de sus re­co­men­da­cio­nes pa­ra guiar­te en las ac­cio­nes que de­bes to­mar pa­ra lo­grar man­te­ner la bue­na ac­ti­tud y ener­gía ca­da día. Te in­vi­ta­mos a lle­var­las a la prác­ti­ca y ver có­mo po­co a po­co ex­pe­ri­men­tas los cam­bios po­si­ti­vos.

1 Res­pé­ta­te a ti mis­ma

El au­to­rres­pe­to es uno de los gran­des se­cre­tos pa­ra te­ner una vi­da lon­ge­va y sa­lu­da­ble. Si te res­pe­tas a ti mis­ma no en­su­cia­rás tu cuer­po o men­te con sus­tan­cias ile­ga­les, co­mi­da cha­ta­rra o hu­mo; asi­mis­mo tam­po­co da­ña­rás ni abu­sa­rás de tu or­ga­nis­mo con un es­ti­lo de vi­da de­pri­men­te. Al res­pe­tar­te a ti mis­ma es­ta­rás tra­tan­do a tu cuer­po co­mo un ser su­pe­rior y a tu men­te co­mo un sa­bio. Ade­más se­rás un 'Bu­da' en po­ten­cia, es de­cir al­guien ca­paz de sal­var o de cam­biar de ma­ne­ra po­si­ti­va al mun­do.

2 Ten en cuen­ta los tres te­so­ros

Cuí­da­los y pro­té­ge­los, es­tos son: Jing (tu esen­cia), Qi (tu ener­gía vi­tal) –de­ter­mi­na la ma­ne­ra en la que nos adap­ta­mos al mun­do– y Shen (tu es­pí­ri­tu). Son las ener­gías fun­da­men­ta­les de los se­res hu­ma­nos, y son más im­por­tan­tes in­clu­so que la fe­li­ci­dad y la sa­lud. Nu­trien­do y pro­te­gien­do los tres te­so­ros te ase­gu­ra­rás una vi­da lon­ge­va, fe­liz y sa­na.

3 Desa­rro­lla tu fuer­za de vo­lun­tad

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca hu­ma­na es ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir lo que que­re­mos. Si te fal­ta fuer­za de vo­lun­tad tam­bién ten­drás ca­ren­cia de sa­lud y fe­li­ci­dad. Con ella te pue­des trans­for­mar en una per­so­na exi­to­sa no so­lo en la vi­da la­bo­ral, sino tam­bién en la es­pi­ri­tual.

4 Fo­men­ta la adap­ta­bi­li­dad

Si tu men­te y cuer­po son adap­ta­bles, ten­drás la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar me­jor el es­trés an­tes de que afec­te tu or­ga­nis­mo y psi­que crean­do un desbalance ener­gé­ti­co. Una de las for­mas prác­ti­cas que re­co­mien­dan pa­ra es­to es ha­cer cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra de frío a ca­lien­te cuan­do te ba­ñas.

“La par­te nun­ca pue­de es­tar bien a me­nos que el to­do es­té bien”.

–PLA­TÓN

5 Ejer­cí­ta­te dia­ria­men­te

Ne­ce­si­tas tra­ba­jar ca­da múscu­lo, ar­ti­cu­la­ción y ór­gano de tu cuer­po to­dos lo días pa­ra man­te­ner­lo lim­pio, fuer­te y en equi­li­brio. Pre­fie­re aque­llos de­por­tes que te per­mi­tan prac­ti­car una res­pi­ra­ción pro­fun­da, que te ha­gan su­dar y que ace­le­ren tu co­ra­zón. El tai chi, el chi kung y el yoga tie­nen por ob­je­to ha­cer cir­cu­lar la ener­gía por el cuer­po, y re­quie­ren coor­di­na­ción y fuer­za. Son dis­ci­pli­nas que in­vo­lu­cran no so­lo el cuer­po sino tam­bién la men­te.

6 Ten una ru­ti­na bá­si­ca de vi­da

Tu cuer­po y men­te fun­cio­nan me­jor cuan­do tus bio­rrit­mos es­tán sin­cro­ni­za­dos. Ten­drás más sa­lud si pla­neas una ru­ti­na dia­ria que la pue­das re­pe­tir siem­pre sin pro­ble­mas, es­to quie­re de­cir que ca­da día te le­van­tes, to­mes tus ali­men­tos, te acues­tes, me­di­tes, practiques ejer­ci­cio, etc., a la mis­ma ho­ra. Por su­pues­to, de vez en cuan­do es bueno rom­per la ru­ti­na pa­ra adap­tar­te a otros ho­ra­rios y ac­ti­vi­da­des.

“Es­tar con­ten­ta sig­ni­fi­ca que te das cuen­ta de que con­tie­nes lo que es­tás bus­can­do”.

–ALAN COHEN

7 Rea­li­za ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción a dia­rio

Res­pi­rar es esen­cial pa­ra la vi­da, sin em­bar­go la ma­yo­ría de no­so­tros des­co­no­ce­mos los be­ne­fi­cios de una res­pi­ra­ción cons­cien­te. Nues­tros pul­mo­nes son la prin­ci­pal fuen­te de nues­tro Qi (ener­gía de la vi­da). La res­pi­ra­ción tie­ne una es­tre­cha co­ne­xión con la re­sis­ten­cia a las en­fer­me­da­des y el es­trés. Un res­pi­ra­ción len­ta, pro­fun­da y con­tro­la­da tie­ne el po­der de me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de to­do nues­tro or­ga­nis­mo y men­te. De acuer­do con Svetla­na Spitz­berg, se­gún aco­ta en su li­bro Se­cre­tos de lon­ge­vi­dad y re­ju­ve­ne­ci­mien­to edi­ta­do por Si­rio, “la res­pi­ra­ción dia­frag­má­ti­ca pro­du­ce una li­ge­ra ex­pan­sión del dia­frag­ma, y tie­ne un efec­to re­la­jan­te y tran­qui­li­za­dor so­bre el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo. Es muy útil prac­ti­car­la cuan­do es­ta­mos ner­vio­sas

o an­gus­tia­das, por­que sus efec­tos re­la­jan­tes son in­me­dia­tos. Se con­si­gue di­ri­gien­do el ai­re

ha­cia el dia­frag­ma (en la par­te me­dia del tor­so, en­tre el ab­do­men y el pe­cho) sin per­mi­tir que ba­je el ab­do­men. El es­tó­ma­go de­be ir ha­cia fue­ra cuan­do ins­pi­ra­mos y la ca­ja to­rá­xi­ca in­fe­rior ha de en­san­char­se ha­cia los la­dos pa­ra que el dia­frag­ma se ex­pan­da en diá­me­tro. Un tru­co pa­ra con­se­guir que el ai­re no ba­je has­ta el es­tó­ma­go es con­traer los múscu­los ab­do­mi­na­les o pre­sio­nar so­bre

el ab­do­men pa­ra que no se ex­pan­da”.

12 Mas­ti­ca bien tus ali­men­tos

Tri­tu­ra bien el bo­ca­do por am­bos la­dos de la bo­ca. No lo tra­gues has­ta que es­té bien des­he­cho y en­sa­li­va­do. Es pro­ba­ble que al prin­ci­pio re­quie­ra de prác­ti­ca y en­tre­na­mien­to. Gand­hi de­cía “mas­ti­ca tu be­bi­da y be­be tu co­mi­da”. Mas­ti­car bien es el pri­mer pa­so pa­ra una bue­na di­ges­tión. La ma­yo­ría de la gen­te con pro­ble­mas di­ges­ti­vos sue­len co­mer muy rá­pi­do y mas­ti­car po­co. La quí­mi­ca san­guí­nea le man­da se­ña­les al ce­re­bro pa­ra que se sien­ta sa­tis­fe­cho. Al­gu­nas de las per­so­nas que es­tán pa­sa­das de pe­so es por­que co­men mu­cho y rá­pi­do, y no le dan tiem­po de que lle­gue la or­den a su ce­re­bro de que ya es­tá sa­tis­fe­cho.

13 Co­me más na­tu­ral

Hay que re­cor­dar que los se­res hu­ma­nos so­mos na­tu­ra­les, por lo tan­to, hay que co­mer lo más na­tu­ral po­si­ble. Tra­ta de evi­tar los ali­men­tos y com­ple­men­tos ali­men­ti­cios sin­té­ti­cos; de igual ma­ne­ra que las ha­ri­nas blan­cas, las pas­tas y las ga­lle­tas. Pre­fie­re los gra­nos en­te­ros. Tra­ta de in­cor­po­rar a tu die­ta ve­ge­ta­les y fru­tas de di­fe­ren­tes co­lo­res, pue­des guiar­te por los to­nos del ar­coí­ris. No so­bre­co­ci­nes las ver­du­ras, si pre­fie­res co­mer­las cru­das pro­cu­ra siem­pre mas­ti­car­las y tri­tu­rar­las bien. Pa­ra tu con­su­mo de pro­teí­nas pre­fie­re en su ma­yo­ría, los fri­jo­les, nue­ces, pescado y car­ne ma­gra.

14 In­gie­re hier­bas tó­ni­cas con fre­cuen­cia

Es­tas tie­nen un efec­to positivo y pro­mo­tor de la sa­lud so­bre to­do en el cuer­po. Mu­chas hier­bas tie­nen es­ta pro­pie­dad, de acuer­do con el mo­do en que se ad­mi­nis­tren y de los sín­to­mas que pre­sen­te la en­fer­me­dad.

“El tiem­po pa­ra re­la­jar­te es cuan­do no tie­nes tiem­po pa­ra ello”.

–JIM GOOD­WIN

15 No te in­vo­lu­cres en ac­ti­vi­da­des pe­li­gro­sas

To­ma to­das las pre­cau­cio­nes po­si­bles pa­ra pro­te­ger­te. Pa­ra em­pe­zar de­ja de fu­mar, no uses sus­tan­cias prohi­bi­das de nin­gún ti­po, no con­su­mas tan­tas be­bi­das al­cohó­li­cas, evi­ta las prác­ti­cas se­xua­les que pon­gan en ries­go tu sa­lud. Si quie­res prac­ti­car al­gún de­por­te ex­tre­mo, con­si­de­ra an­tes tu es­ta­do fí­si­co, si tie­nes la agi­li­dad o fuer­za pa­ra rea­li­zar­lo.

16 Evi­ta las to­xi­nas, los con­ta­mi­na­tes y los mi­cro­bios pe­li­gro­sos

El cuer­po es ca­paz de al­ma­ce­nar cier­ta can­ti­dad de con­ta­mi­nan­tes. De he­cho, po­ca can­ti­dad ha­ce a nues­tro or­ga­nis­mo un po­co más fuer­te. En ge­ne­ral las to­xi­nas, los con­ta­mi­nan­tes y los mi­cro­bios son enemi­gos de la sa­lud. In­ten­ta no co­mer ni beber na­da que con­ten­ga quí­mi­cos. Evi­ta los lu­ga­res con hu­mo, el con­tac­to con pes­ti­ci­das y quí­mi­cos in­dus­tria­les.

17 Man­ten­te lim­pia

Si la re­sis­ten­cia del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es ba­ja, de­bi­do al es­trés o a cual­quier otro fac­tor, eres más pro­pen­sa a en­fer­mar­te a la menor pro­vo­ca­ción. La­va a dia­rio tu cuer­po, ten es­pe­cial cui­da­do con tus dien­tes, mu­chos de los pro­ble­mas de sa­lud se ori­gi­nan en ese am­bien­te hú­me­do y, al­gu­nos, pue­den ser fa­ta­les. Tra­ta de no usar de­sin­fec­tan­tes quí­mi­cos, pue­den ma­tar bac­te­rias be­né­fi­cas y re­du­cir tu re­sis­ten­cia a bac­te­rias ma­las. De igual ma­ne­ra man­tén lim­pio tu or­ga­nis­mo, be­be 2.5 li­tros de agua al día, co­me fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos.

18 In­fór­ma­te de la re­la­ción cuer­po-men­te

Apren­de có­mo fun­cio­na tu or­ga­nis­mo, có­mo es­tá

or­ga­ni­za­da tu men­te y ponte al tan­to de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes

cien­tí­fi­cas, to­do es­to haz­lo en pro de tu sa­lud. Lee acer­ca de te­ra­pias al­ter­na­ti­vas pa­ra man­te­ner­te sa­na y lon­ge­va, acércate a aque­llas in­ves­ti­ga­cio­nes se­rias, ava­la­das por al­gu­na Uni­ver­si­dad o co­mu­ni­dad mé­di­ca cien­tí­fi­ca, co­mo es el ca­so de la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na, que es­tá ava­la­da por la Or­ga­ni­za­ción

Mun­dial de la Sa­lud.

“El bie­nes­tar y la ener­gía se en­gen­dran mu­tua­men­te”.

–JO­SEPH AD­DI­SON

Con es­ta guía lo­gra­rás in­cre­men­tar el equi­li­brio en­tre cuer­po, men­te y alma, así co­mo me­jo­rar aque­llos as­pec­tos que has des­cui­da­do con el pa­so del tiem­po. To­ma es­te mes co­mo el pre­tex­to ideal pa­ra po­ner ma­nos a la obra y lo­grar un cam­bio positivo en tu vi­da. ¡Fe­liz 2016!

19 Pon­le aten­ción a tu cuer­po

No te ob­se­sio­nes, pe­ro sí tra­ta de es­cu­char tu or­ga­nis­mo. No de­jes que los pro­ble­mas pe­que­ños crez­can. Re­cuer­da que la pre­ven­ción siem­pre es la me­jor cu­ra. Exis­te la teo­ría de que el cuer­po se en­fer­ma cuan­do no lo es­cu­chas, es de­cir, usa los pa­de­ci­mien­tos co­mo una ma­ne­ra de ex­pre­sar lo que pa­sa en tu in­te­rior. ¿Has no­ta­do que cuan­do es­tás tris­te sue­les en­fer­mar­te de gri­pa? ¿O que cuan­do pa­sas días muy es­tre­san­tes qui­zá tu es­tó­ma­go lo re­sien­ta? Los ex­per­tos en emo­cio­nes in­di­can que es­to se de­be a que no les pres­tas la aten­ción ne­ce­sa­ria a es­tos sen­ti­mien­tos y por ello tu or­ga­nis­mo te man­da una se­ñal de alar­ma en for­ma de en­fer­me­dad.

20 Apren­de el ar­te de la mo­de­ra­ción

Es esen­cial pa­ra ser fe­liz y es­tar sa­na. Eva­de el es­trés, es­to no quie­re de­cir, de nin­gún mo­do, que ten­gas una vi­da abu­rri­da, por el con­tra­rio, eso te lle­va­rá a te­ner una exis­ten­cia ri­ca, es­ti­mu­lan­te, in­tere­san­te y pla­cen­te­ra. Por mo­de­ra­ción, nos re­fe­ri­mos a que co­noz­cas tus lí­mi­tes, que se­pas cuan­do pa­rar y cuán­ta ener­gía tie­nes. Si vas más allá de tus lí­mi­tes, co­rres el ries­go de en­fer­mar­te o sa­lir las­ti­ma­da de al­gún mo­do.

{Pró­po­si­to: vi­da fe­liz y sa­lu­da­ble}

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.