Cú­ra­te pa­ra es­tar en paz con­ti­go mis­ma.

Gri­pe, mi­gra­ña, do­lor es­to­ma­cal… te avi­san que al­go de­bes tra­ba­jar en ti pa­ra es­tar en ar­mo­nía.

Familia Saludable (México) - - Contenido - POR JES­SI­CA LÓPEZ ASE­SO­RÍA ÁN­GE­LES WOLDER HELLING

Tal pa­re­ce que la vi­da dis­po­ne, ca­sual o cau­sal­men­te, co­lo­car en nues­tras ma­nos las res­pues­tas. El li­bro El ar­te de es­cu­char el cuer­po, des­co­di­fi­ca­ción bio­ló­gi­ca ori­gi­nal lle­gó así a mí. El tí­tu­lo fue una re­ve­ren­da in­cóg­ni­ta al prin­ci­pio (¿¡qué es eso!?); ja­más es­pe­ré en­con­trar en él tan acer­ta­da ex­pli­ca­ción de lo que me es­ta­ba pa­san­do: ca­da ma­ña­na, de ca­da día, des­per­ta­ba con do­lor de ca­be­za.

En­ton­ces lle­gué al apar­ta­do “Des­co­di­fi­can­do la vi­ven­cia pro­fun­da” y lo en­ten­dí to­do, to­do coin­ci­dió: el mo­men­to es­tre­san­te que jus­ta­men­te es­ta­ba vi­vien­do, es­ta­ba des­en­ca­de­nan­do la en­fer­me­dad en mí. Yo re­la­cio­na­ba mi do­lor al ex­ce­so de tra­ba­jo, el trán­si­to, co­mi­das a des­ho­ras… Ca­da ma­ña­na, lle­ga­ba al tra­ba­jo y me to­ma­ba una pas­ti­lla (“¡lis­to, asun­to arre­gla­do!”, pen­sa­ba), pe­ro el día si­guien­te era igual y el si­guien­te igual; ca­da día, du­ran­te dos se­ma­nas, la me­di­ci­na fue mi so­lu­ción. Ob­via­men­te fue so­lo un ta­pón, el con­flic­to real se­guía ahí y se­guía mer­man­do mi ca­li­dad de vi­da, por­que in­clu­so lle­ga­ba un mo­men­to en el que sim­ple­men­te me po­nía de mal hu­mor y ello oca­sio­na­ba más do­lor.

Ter­mi­né el li­bro, ha­blé con la doc­to­ra Án­ge­les Wolder y su­pe en­ton­ces que nin­gu­na pas­ti­lla, ni mi­les, me cu­ra­rían; que mi cuer­po me es­ta­ba in­di­can­do que de­bía cu­rar al­go más, al­go que aún no re­co­no­cía ni ex­ter­na­ba, sino que man­te­nía ahí, en mi in­cons­cien­te. De­ci­dí es­cu­char­me: ¿qué sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do y cuán­do apa­re­cían?, ¿có­mo me es­ta­ba sin­tien­do en ese mo­men­to? Mi cuer­po me hi­zo mi­rar ha­cia mí; me ayu­dó a des­cu­brir el sen­ti­mien­to de des­va­lo­ri­za­ción que una re­la­ción fa­lli­da me ha­bía de­ja­do.

Qui­zá di­gas “¡por fa­vor!, esas co­sas no tie­nen de­mos­tra­ción”. Pe­ro tan so­lo pon­te a pen­sar en to­das esas ve­ces que has en­fer­ma­do tras vi­vir una si­tua­ción es­tre­san­te; tras ha­ber per­di­do un em­pleo, ha­ber ro­to con tu no­vio o per­di­do a tu mas­co­ta es­pe­cial. To­dos, en al­gún mo­men­to lo he­mos vi­vi­do, so­lo que qui­zá no nos he­mos de­te­ni­do a es­cu­char esas ma­ni­fes­ta­cio­nes cor­po­ra­les que nos di­cen “de­ten­te, de­bes so­lu­cio­nar es­to, de­bes es­cu­char­me, de­bes cu­rar­te” pa­ra po­der se­guir.

Cura y sín­to­ma

La en­fer­me­dad es un pro­ce­so de cu­ra­ción y, a la vez, un sín­to­ma. La doc­to­ra Án­ge­les ase­gu­ra que es una for­ma de ma­ni­fes­tar los con­flic­tos emo­cio­na­les in­cons­cien­tes, es el sín­to­ma que nos per­mi­te sa­ber que te­ne­mos al­go ahí guar­da­do y, por ello mis­mo, tam­bién la cura: “to­dos los días nos ocu­rren co­sas, to­dos los días po­de­mos en­fren­tar­nos a un mo­men­to de es­trés: en el tra­ba­jo, la ca­lle, dis­cu­ti­mos con al­guien, pro­ble­mas de pa­re­ja… y an­te es­to, el or­ga­nis­mo desa­rro­lla un sín­to­ma pa­ra eva­cuar el es­trés que se ha acu­mu­la­do: que es la pro­pia en­fer­me­dad”.

La apa­ri­ción de es­ta en­fer­me­dad es la reac­ción inteligente de nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra cu­rar­nos: “¡oh, por dios, aquí hay un emi­nen­te pe­li­gro que po­dría da­ñar nues­tra su­per­vi­ven­cia!, ha­brá que reac­cio­nar en­vian­do el men­sa­je a las cé­lu­las de que ne­ce­si­tan de­fen­der­se”. Y, ¿có­mo se de­fen­de­rán? Con una reac­ción bio­ló­gi­ca, la cual se pro­du­ce a tra­vés de la en­fer­me­dad.

La doc­to­ra nos ex­pli­ca: “si las per­so­nas ob­ser­van có­mo han fun­cio­na­do sus en­fer­me­da­des, se da­rán cuen­ta de que han vi­vi­do un de­ter­mi­na­do es­trés, han vi­vi­do an­gus­tia­dos, más preo­cu­pa­dos, le han da­do vuel­tas a las ideas en la ca­be­za una y más ve­ces… y lue­go, han ba­ja­do de pe­so, han que­ri­do co­mer me­nos, se han sen­ti­do can­sa­dos; pues a par­tir de aquí co­mien­za la so­lu­ción, que es la en­fer­me­dad”.

● FO­TOS IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.