D

Familia Saludable (México) - - EQUILÍBRATE -

e se­gu­ro cuan­do es­ta­bas en la ado­les­cen­cia ha­bía mu­cho que te mo­les­ta­ba de tu ma­má, co­mo por ejem­plo, que ca­da cinco mi­nu­tos te re­cor­da­ra que te­nías que lim­piar tu ha­bi­ta­ción, o tal vez te de­ses­pe­ra­ba la pa­cien­cia con la que ha­cía las com­pras de la ca­sa o có­mo te in­sis­tía en que te lle­va­ras un sué­ter cuan­do tú te mo­rías de ca­lor. Te re­pe­tías a ti mis­ma una y otra vez que cuan­do fue­ras adul­ta no ten­drías esas mis­mas ac­ti­tu­des que ella, que cuan­do tu­vie­ras hi­jos los edu­ca­rías de otra for­ma, les da­rías op­cio­nes pa­ra que ellos eli­gie­ran, en lu­gar de es­tar­les im­po­nien­do tu au­to­ri­dad.

Han pa­sa­do los años, has cre­ci­do y ma­du­ra­do, es pro­ba­ble que ya vi­vas so­la o con una ami­ga, o que te ha­yas ca­sa­do y ten­gas hi­jos; pe­ro sin que­rer, un buen día te sor­pren­dis­te di­cien­do o ha­cien­do co­sas exac­ta­men­te igual que tu ma­má, esas mis­mas ac­cio­nes, ade­ma­nes o frases que odia­bas de ella y que ju­ra­bas que no ibas a re­pe­tir: ahí es­tás que­ján­do­te por­que lle­gas­te a ca­sa y al abrir la puer­ta te to­pas­te con un com­ple­to des­or­den, gri­tas­te y mo­vis­te las ma­nos igual que ma­má. No lo hi­cis­te de ma­ne­ra cons­cien­te, no, ocu­rrió sin dar­te cuen­ta; has­ta des­pués de va­rias ve­ces y de ana­li­zar tu com­por­ta­mien­to, su­pis­te que es­ta­bas ha­cien­do lo mis­mo que ma­má.

¿Qué pa­só? ¿En qué mo­men­to te con­ver­tis­te en tu ma­má? Hay una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca pa­ra es­te fe­nó­meno. Cuan­do eras pe­que­ña, el mo­de­lo fe­me­nino que te­nías era tu ma­má, que­rías pa­sar el ma­yor tiem­po a su la­do, te que­rías pa­re­cer a ella; ape­nas se des­cui­da­ba y te pin­ta­bas con su la­bial o te po­nías sus ta­co­nes. Lue­go vino la ado­les­cen­cia, en es­ta eta­pa lo último que que­rías era pa­re­cer­te a ella, es­ta­bas bus­can­do tu pro­pia iden­ti­dad y la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo era desafián­do­la, yen­do en su con­tra. Ade­más de que en es­te pe­rio­do so­cia­bi­li­za­bas aún más, así que fuis­te apren­dien­do otras for­mas de ser y de ac­tuar. Pe­ro des­pués, lle­gas­te a la edad adul­ta y fue cuan­do des­cu­bris­te el enor­me pa­re­ci­do que hay en­tre tu ma­dre y tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.