Impuntualidad cró­ni­ca. De­téc­ta­la y pon­le so­lu­ción.

Cuan­do la tardanza se con­vier­te en un pro­ble­ma.

Familia Saludable (México) - - CONTENIDO - POR AL­MA RA­MÍ­REZ • FOTOS ISTOCK

To­das te­ne­mos una ami­ga que lle­ga im­pe­ca­ble a las ci­tas, pe­ro tar­de. De­di­ca tan­tas ho­ras a su arre­glo per­so­nal, que se le pa­sa el tiem­po vo­lan­do y cuan­do se da cuen­ta, su de­mo­ra es de por lo me­nos me­dia ho­ra. Es tan co­mún en ella es­te com­por­ta­mien­to que ya to­dos sa­ben que es pre­fe­ri­ble de­cir­le que el even­to se­rá una ho­ra más tem­prano de lo acor­da­do. Es­te es un cla­ro ejem­plo de impuntualidad cró­ni­ca; ya que a cual­quie­ra le pue­de pa­sar que, por di­ver­sas ra­zo­nes (no so­nó la alar­ma del des­per­ta­dor, se re­tra­só el vue­lo o hu­bo de­ma­sia­do trán­si­to), lle­gue tar­de a al­gu­na reunión. Sin em­bar­go, cuan­do su­ce­de con fre­cuen­cia, ade­más, en va­rias o en to­das las ac­ti­vi­da­des de la per­so­na, en­ton­ces ya se ha­bla de un pro­ble­ma al cual se le de­be po­ner aten­ción, so­bre to­do una so­lu­ción, por­que no so­la­men­te

afec­ta a quien lle­ga tar­de, sino a to­dos quie­nes lo ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.