Las en­se­ñan­zas de ca­da ti­po de pa­pá

Iden­ti­fi­car có­mo fue él du­ran­te tu in­fan­cia, te ayu­da­rá a en­ten­der al­gu­nos as­pec­tos de tu vi­da adul­ta. Al­gu­nos te be­ne­fi­cia, otros son tu opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer.

Familia Saludable (México) - - EQUILÍBRATE -

So­bre­pro­tec­tor

¿Te li­mi­ta­ba a que in­ten­ta­ras nue­vas ac­cio­nes, jus­ti­fi­ca­ba tu mal com­por­ta­mien­to o te que­ría man­te­ner en ca­sa ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia? Es­to te de­be ha­ber cau­sa­do unas ga­nas in­men­sas de ser li­bre y ha­cer to­do lo que que­rías, ca­yen­do in­clu­so en ex­ce­sos, lo que a su vez, in­flu­yó pa­ra que te sin­tie­ras in­se­gu­ra. Qui­zá sea tiem­po de en­fren­tar tus erro­res y re­co­no­cer tus acier­tos pa­ra ele­var tu au­to­es­ti­ma. Te se­ría útil apren­der a ha­cer al­go que ha­yas desea­do en tu in­fan­cia o ado­les­cen­cia y acep­tar­te tal co­mo eres.

Ma­ni­pu­la­dor

Te pro­me­tía ha­cer al­go por ti a cam­bio de que te que­da­ras a su la­do o que re­nun­cia­ras a to­mar tus de­ci­sio­nes. Quie­nes cre­cen con un pa­dre con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca sue­len de­jar que to­do mun­do ac­túe por ellos y tien­den a to­mar es­ta mis­ma ac­ti­tud. To­ma ries­gos, de­ci­de por ti aun­que te equi­vo­ques, ex­pe­ri­men­ta la li­ber­tad de ac­ción y de pen­sa­mien­to, al mis­mo tiem­po, de­ja que quie­nes es­tán a tu la­do ha­gan lo pro­pio.

Au­to­ri­ta­rio

La fra­se “por­que lo di­go yo” es su clá­si­ca; con él no hay opor­tu­ni­dad de ne­go­ciar. Qui­zá aho­ra tien­das a re­pe­tir ese mis­mo pa­trón o seas un tan­to de­pre­si­va. Haz em­pa­tía con la ni­ña que fuis­te y re­cuer­da lo di­fí­cil que qui­zá te re­sul­ta­ba vi­vir ba­jo es­te es­que­ma, eso te ayu­da­rá a cam­biar tu ac­ti­tud. Con­for­me com­pren­das que el diá­lo­go in­flu­ye en la ac­ti­tud de las per­so­nas y lo pon­gas en prác­ti­ca, to­do a tu al­re­de­dor cam­bia­rá.

Ami­go

Si lle­va­bas a tus ami­gos a ca­sa, con­vi­vía con ellos co­mo si fue­ra uno más, te da­ba per­mi­sos a dies­tra y si­nies­tra y nun­ca te pu­so lí­mi­tes; por con­se­cuen­cia, te ha cos­ta­do tra­ba­jo adap­tar­te a las re­glas y siem­pre quie­res pa­sar por en­ci­ma de to­dos. Es tiem­po de que tú mis­ma te pon­gas lí­mi­tes y apren­das a res­pe­tar a los de­más, re­cuer­da que na­die tie­ne la obli­ga­ción de dar­te gus­to en to­do. Te sor­pren­de­rás de la for­ma en que se trans­for­ma tu vi­da y la re­la­ción con quie­nes te ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.