En las raí­ces de los An­des

Pa­ra co­no­cer Men­do­za, Ar­gen­ti­na, hay que ir mu­cho más allá de sus ex­qui­si­tos vi­nos y cor­tes de car­nes; se de­be lle­gar has­ta su co­ra­zón pa­ra sen­tir­la en to­do su es­plen­dor, di­ce Ana Be­len Or­tiz

Food and Travel (México) - - CONTENIDO - Ana Be­len Or­tiz via­jó a Men­do­za, Ar­gen­ti­na, con el apo­yo de IHG y Co­pa Air­li­nes.

Un pa­seo por Men­do­za, Ar­gen­ti­na, a tra­vés de sus par­ques na­cio­na­les

Su so­la ubi­ca­ción la ha­ce una ciu­dad sim­ple­men­te pri­vi­le­gia­da. A los pies de los vol­ca­nes más al­tos del mun­do, jus­to en la lla­nu­ra al es­te de la cor­di­lle­ra de los An­des, se en­cuen­tra la ciu­dad de Men­do­za, que en 1987 fue nom­bra­da Ca­pi­tal In­ter­na­cio­nal del Vino por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de la Vi­ña y el Vino (OIV). Cuan­do lle­go a es­ta ciu­dad ar­gen­ti­na, me doy cuen­ta de que es im­po­si­ble no per­ci­bir el olor a uva, a vino, a car­ne asa­da, pe­ro tam­bién a vien­to he­la­do, a hier­ba y agua fres­ca, pro­ve­nien­te de las mon­ta­ñas que se aso­man a la le­ja­nía. Ca­mino al ho­tel don­de me alo­jo, In­ter­Con­ti­nen­tal Men­do­za que se en­cuen­tra a me­nos de me­dia ho­ra de dis­tan­cia del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Go­ber­na­dor Fran­cis­co Ga­brie­lli, al cual los men­do­ci­nos lla­man El Plu­me­ri­llo.

El azul in­ten­so del cie­lo des­pe­ja­do me da la co­ra­zo­na­da de que mi via­je por Ar­gen­ti­na será inol­vi­da­ble.

La vid en­mar­ca­da por nie­ve

Emo­cio­na­da me di­ri­jo a Lu­ján de Cu­yo, ciu­dad que for­ma par­te de la pro­vin­cia de Men­do­za, en don­de me es­pe­ra a mí y a mis dos com­pa­ñe­ros de via­je, un re­co­rri­do por Ota­viano Bo­de­ga & Vi­ñe­dos, ubi­ca­da en la zo­na más al­ta de Al­to Agre­lo, jus­to al pie de la cor­di­lle­ra de los An­des. Voy con la ex­pec­ta­ti­va de que será di­fe­ren­te a los vi­ñe­dos que he co­no­ci­do en Mé­xi­co o Es­pa­ña, lo que con ale­gría con­fir­mo. El vien­to he­la­do me sa­lu­da, me­cien­do de ma­ne­ra ama­ble mi cuer­po. Ca­mino jun­to a mis com­pa­ñe­ros, jus­to don­de se en­cuen­tran las vi­des aún sin ra­ci­mos de uva pa­ra co­se­char, que lu­cen un ver­de bri­llan­te, mien­tras el Sol pa­re­ce es­tar muy cer­ca de los An­des, que en su cum­bre se pin­ta de blan­co. Al in­ter­nar­me en­tre las 48 hec­tá­reas de vi­ñe­dos en don­de na­cen las mal­bec, ca­ber­net sou­vig­non, char­don­nay, sy­rah, en­tre otras va­rie­da­des, ob­ser­vo a tra­vés de ellas y al­can­zo a ver la nie­ve de los An­des, que pa­re­ce que las ti­ñe­ra.

Ca­mi­na­mos ha­cia don­de pro­du­cen los di­fe­ren­tes vi­nos que con­for­man la eti­que­ta Pe­ne­do Bor­ges de es­ta bo­de­ga, que son ela­bo­ra­dos con téc­ni­cas tra­di­cio­na­les, cu­yos cal­dos son fa­vo­re­ci­dos por las am­pli­tu­des cli­má­ti­cas del te­rroir. En su res­tau­ran­te, lo­ca­li­za­do en el in­te­rior de la bo­de­ga, go­zo de una ex­pe­rien­cia enogas­tro­nó­mi­ca. Sa­bo­reo em­pa­na­das men­do­ci­nas en horno de ba­rro con sal­sa crio­lla y un chu­le­tón de ter­ne­ra a las bra­sas con churry, que nos dan un pa­no­ra­ma de la co­ci­na lo­cal.

En­tre el cie­lo y la Tie­rra

Vi­si­tar Men­do­za y no in­ter­nar­me en su co­ra­zón, es de­cir, sus mon­ta­ñas y la­gos, es co­mo no ha­ber estado ahí. Ne­ce­si­to sen­tir­la des­de aden­tro pa­ra com­pren­der­la. Por eso me di­ri­jo ha­cia el mo­nu­men­to na­tu­ral Puen­te del Inca, que es­tá en la pro­vin­cia de Men­do­za, en el de­par­ta­men­to Las He­ras. El ca­mino es lar­go y ex­te­nuan­te. Al ini­ciar el re­co­rri­do me en­cuen­tro con el Em­bal­se Po­tre­ri­llos, que por su be­lle­za ju­ra­ría fue crea­do por la na­tu­ra­le­za y no por el hom­bre, pe­ro es una re­pre­sa ar­ti­fi­cial ubi­ca­da en la cor­di­lle­ra cen­tral de los An­des, con 395 me­tros de lar­go. Se inau­gu­ró en 2003 pa­ra dis­tri­buir me­jor el agua a las áreas de siem­bra de la zo­na. Su es­plen­dor es tan­to, que me to­mo unos mi­nu­tos pa­ra pa­rar­me en uno de sus lí­mi­tes y res­pi­rar el ai­re frío que cir­cu­la y pron­to se con­vier­te en un sus­pi­ro. A una ho­ra de ca­mino, mis com­pa­ñe­ros de via­je y yo nos de­te­ne­mos en una ca­ba­ña pa­ra com­prar al­gu­nos ví­ve­res; tam­bién pue­des en­con­trar equipo de es­quí o sen­de­ris­mo.

La mon­ta­ña Acon­ca­gua es la se­gun­da más al­ta del mun­do, con sus 6,960 me­tros so­bre el ni­vel del mar, so­lo des­pués de los sis­te­mas Hi­ma­la­yas

El ai­re he­la­do pe­ga con fuer­za al des­cen­der del au­to. Es­toy a unos me­tros del Puen­te del Inca, des­de don­de es­cu­cho el co­rrer del agua; lle­go has­ta el le­tre­ro que di­ce: “Mo­nu­men­to na­tu­ral Puen­te del Inca. Área Na­tu­ral Pro­te­gi­da”. Me to­mo del ba­ran­dal de ma­de­ra que lo ro­dea y me aso­mo ha­cia aba­jo. La vis­ta es sor­pren­den­te, así co­mo la ener­gía que pro­du­ce, pues el puen­te se en­cuen­tra a una al­ti­tud de 2,700 me­tros so­bre la cor­di­lle­ra de los An­des. Se for­mó por la ero­sión del río Las Cuevas, por lo que es po­si­ble ob­ser­var es­ta­lac­ti­tas. Sus aguas son mi­ne­ro-ter­ma­les, lo que le otor­ga sus co­lo­res ocres y una tem­pe­ra­tu­ra que al­can­za los 38 ºC. Se cree que tie­ne pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas, de don­de se des­pren­de una de sus le­yen­das.

Cuen­tan que el he­re­de­ro al trono del Im­pe­rio in­cai­co es­ta­ba muy en­fer­mo, por lo que le re­co­men­da­ron a su pa­dre llevarlo a es­tas aguas mi­la­gro­sas. Pa­ra po­der cru­zar has­ta ellas, los gue­rre­ros que los acom­pa­ña­ban se abra­za­ron pa­ra for­mar un puen­te hu­mano. Así, el inca, jun­to con su hi­jo en bra­zos, pu­do lle­gar has­ta la ter­ma, en don­de en­con­tró la cu­ra. Al vol­ver la vis­ta atrás, se dio cuen­ta de que sus gue­rre­ros se ha­bían pe­tri­fi­ca­do.

El Sol in­ce­san­te no me de­tie­ne pa­ra en­trar a pie al Par­que Pro­vin­cial Acon­ca­gua, que se en­cuen­tra a más de 165 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Men­do­za, muy cer­ca de la fron­te­ra con Chi­le, y que en 1983 fue de­cla­ra­do Área Na­tu­ral Pro­te­gi­da. El fuer­te vien­to me ha­ce sen­tir pe­sa­do el cuer­po; sin em­bar­go, gra­cias a la im­pre­sio­nan­te vis­ta de las mon­ta­ñas, ol­vi­do el es­fuer­zo fí­si­co. Las pos­ta­les que ten­go an­te mis ojos de los gla­cia­res Ven­tis­que­ros Güss­feldt y Hor­co­nes Su­pe­rior e In­fe­rior, son ma­jes­tuo­sas. Al avan­zar des­cu­bro es­pe­jos de agua, co­mo la La­gu­na de Hor­co­nes, cu­yo co­lor azul pro­fun­do me guía ha­cia el co­ra­zón del par­que, don­de se aso­ma la mon­ta­ña Acon­ca­gua que, con sus 6,960 me­tros so­bre el ni­vel del mar, es la se­gun­da mon­ta­ña más al­ta del mun­do, des­pués del sistema de los Hi­ma­la­yas.

Por fin lle­go al mi­ra­dor prin­ci­pal. El vien­to in­sis­te en aven­tar­me, pe­ro lo­gro po­ner­me fir­me an­te es­ta cor­di­lle­ra, la cual pa­re­cie­ra que tam­bién me ve. Ahí, don­de es­toy pa­ra­da, me cuen­tan, ha si­do el lu­gar de gran­des pro­me­sas. Se me es­tre­me­ce el cuer­po, son­río y ex­tien­do los bra­zos sin mie­do. Ese lu­gar tie­ne ma­gia.

Tie­rra del Sol

La fra­se del himno pro­vin­cial Can­to a Men­do­za: “Men­do­za, Tie­rra del Sol y del buen vino, Men­do­za, la de los An­des in­fi­ni­tos...”, me vie­ne a la men­te al co­no­cer el Par­que Ge­ne­ral San Mar­tín, el prin­ci­pal y más antiguo de es­ta re­gión, que es cin­co ve­ces más gran­de que Cen­tral Park, en Nue­va York. Aquí, los lo­ca­les pa­san sus tar­des de fin de se­ma­na en fa­mi­lia, ya que son mu­chos los atrac­ti­vos vi­sua­les que ofrece. En­tre ellos, la Fuente de los Con­ti­nen­tes, ins­pi­ra­da en el con­jun­to es­cul­tó­ri­co del fran­cés Jean Bap­tis­te Car­peaux. O su la­go, que me sor­pren­de por su pa­re­ci­do al de Cha­pul­te­pec, en Mé­xi­co, pues tam­bién es ar­ti­fi­cial. Tam­bién res­guar­da el Ce­rro de la Gloria, en don­de dis­fru­to de la be­lle­za del mo­nu­men­to al Ejér­ci­to de los An­des, obra del es­cul­tor uru­gua­yo Juan M. Fe­rra­ri, inau­gu­ra­do en 1914. Es­te si­tio me re­ga­la la vis­ta más es­plén­di­da de Men­do­za, mien­tras atrás se es­cu­cha la can­ción: Gra­cias a la vi­da, de Mer­ce­des So­sa. Des­de en­ton­ces, cuan­do pien­so en re­gre­sar a Ar­gen­ti­na, la fra­se “uno vuel­ve siem­pre a don­de amó la vi­da”, re­sue­na en mi me­mo­ria.

EN ES­TA PÁG. DE IZQ. A DER: FUENTE DE LOS CON­TI­NEN­TES EN EL PAR­QUE SAN MAR­TÍN; BA­RRA JO­SE­FI­NA RES­TÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.