DU­BLÍN

La pe­que­ña ca­pi­tal de Ir­lan­da tie­ne una gran repu­tación. Sus ca­lles ser­pen­tean­tes con­du­cen a pla­zas geor­gia­nas, la cer­ve­za Guin­ness ase­gu­ra que la di­ver­sión no pa­re y las ori­llas del río Lif­fey es­tán lle­nas de nue­vos de­sa­rro­llos

Food and Travel (México) - - VIAJERO ACTIVO -

ST. STEP­HEN Ideal pa­ra: PRIMERIZOS

Aquí, en­tre pubs de la­dri­llo ro­jo y pla­zas ado­qui­na­das, ha­lla­rás el Du­blín de las pos­ta­les. Si­gue los pa­sos de Oscar Wil­de has­ta Me­rrion Squa­re y be­be una cer­ve­za Guin­ness en O’Do­nog­hue’s, co­no­ci­do por su mú­si­ca ir­lan­de­sa en vi­vo. Pasea por la uni­ver­si­dad Tri­nity Co­lle­ge o des­ci­fra el og­ham (el antiguo al­fa­be­to cel­ta) que es­tá en las pie­dras de pie fren­te al ho­tel The Shel­bour­ne. Una nue­va ola de res­tau­ran­tes ha in­yec­ta­do una ener­gía cos­mo­po­li­ta a la zo­na, aun­que Pa­trick Guil­baud, si­tio con dos es­tre­llas Mi­che­lin, si­gue li­de­ran­do.

Dón­de que­dar­se The Me­rrion Un ele­gan­te cin­co es­tre­llas en la pla­za más ex­clu­si­va de Du­blín. Ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de $365 USD. me­rrion­ho­tel.com

STONEYBATT­ER Ideal pa­ra: ES­PÍ­RI­TUS LI­BRES

Al nor­te del río Lif­fey, es uno de los más pro­me­te­do­res de la ciu­dad. Vi­si­ta Pro­per Or­der pa­ra de­gus­tar su ca­fé in­ten­so, la pa­na­de­ría Scéal pa­ra de­lei­tar­te con su ex­ce­len­te pas­te­le­ría y L. Mu­lli­gan, un gas­tro­pub que so­lo sir­ve pro­duc­tos ir­lan­de­ses. Ad­mi­ra los cier­vos de Phoe­nix Park, el par­que ur­bano más gran­de de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, an­tes de ver una película in­de­pen­dien­te en Light Hou­se Ci­ne­ma. Du­blín ex­pe­ri­men­ta un re­na­ci­mien­to li­te­ra­rio, gran par­te de él se cen­tra en Li­lli­put Press, así que vi­si­ta su li­bre­ría pa­ra des­cu­brir las úl­ti­mas no­ve­da­des. Dón­de que­dar­se Mal­dron Ho­tel

Smith­field Una gran op­ción pre­cio­ca­li­dad. Ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de $110 USD. mal­dron­ho­tels­mith­field.com

DUN LAOGHAIRE Ideal pa­ra: FA­MI­LIAS

Es­te ba­rrio re­si­den­cial fue cons­trui­do co­mo un re­fu­gio jun­to al mar por los vic­to­ria­nos. Tie­ne va­rios clu­bes de ya­tes y un mue­lle de ca­si dos ki­ló­me­tros de lar­go. In­clu­so en in­vierno, siem­pre hay fi­las en el kios­co de he­la­dos Teddy’s y en la ca­fe­te­ría Whi­te Tea, es­con­di­da en la tien­da de di­se­ño de Brian S. No­lan. Más de 50 ven­de­do­res se reúnen en el mer­ca­do de Peo­ple’s Park to­dos los do­min­gos. Ja­mes Joy­ce se hos­pe­dó una vez en la To­rre Mar­te­llo de Sandy­co­ve Bay, y le cau­só tal im­pre­sión que de­ci­dió ambientar allí el pri­mer ca­pí­tu­lo de Uli­ses. En la ac­tua­li­dad es un mu­seo que al­ber­ga pie­zas de su obra. Dón­de que­dar­se Ro­yal Ma­ri­ne Ho­tel Muy clá­si­co a la ori­lla del mar con spa y un gran jar­dín. Ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de $143 USD. ro­yal­ma­ri­ne.ie

DES­DE ARRI­BA: EL RÍO LIF­FEY; LA CO­LEC­CIÓN DE AR­TE DE THE ME­RRION; EL HO­TEL DEAN; LA ES­CE­NA CU­LI­NA­RIA DE STONEYBATT­ER; EXU­BE­RAN­TES JAR­DI­NES EN RO­YAL MA­RI­NE HO­TEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.