Desa­rro­llo y Mi­gra­ción. El tiem­po nos di­rá

Frontera - - EDITORIAL - JO­SÉ LUIS CON­TRE­RAS V. jlc­ve­co­no­mis­[email protected] * El au­tor es economista de pro­fe­sión, fue pre­si­den­te del Co­le­gio Es­ta­tal de Eco­no­mis­tas y vi­ce­pre­si­den­te del Co­le­gio Na­cio­nal de Eco­no­mis­tas.

No al­can­zo a dis­tin­guir los mo­ti­vos pa­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes de eu­fo­ria y anun­cios de triun­fo de los re­pre­sen­tan­tes me­xi­ca­nos en la re­cien­te en­tre­vis­ta o la ne­go­cia­ción con el equi­po de ne­go­cia­do­res por par­te de nues­tros ve­ci­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. En re­su­men, fue un lo­gro muy li­mi­ta­do que nos per­mi­te una tran­qui­li­dad mo­men­tá­nea ya que el pla­zo otor­ga­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump de 45 días pa­ra la apli­ca­ción de aran­ce­les a los mer­can­cías me­xi­ca­nas que in­gre­sen a Es­ta­dos Uni­dos es­tá co­rrien­do y co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te, no hay fe­cha que no se lle­gue, ni pla­zo que no se cum­pla. Y el ven­ci­mien­to de ese pla­zo es el 25 de ju­lio, por lo que so­lo nos que­dan 35 días.

Ob­via­men­te, fue una ne­go­cia­ción da­da en los tér­mi­nos que el pro­pio Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos qui­so y nos ori­lló a que así fue­ra, por­que de no ha­ber­se lo­gra­do di­cho di­fe­ri­mien­to de la me­di­da de apli­ca­ción de los aran­ce­les, el da­ño pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de nues­tro país se­ría ma­yúscu­lo.

Las con­di­cio­nan­tes tie­nen que ver con el freno de los flu­jos mi­gra­to­rios de cen­troa­me­ri­ca­nos y de otras na­cio­na­li­da­des que via­jan a tra­vés del te­rri­to­rio me­xi­cano pa­ra cru­zar la fron­te­ra en los Es­ta­dos Uni­dos. Es­to ha im­pli­ca­do un vi­ra­je fuer­te en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de nues­tro país. Te­ma que de­be­rá ser ob­je­to de aná­li­sis en otro mo­men­to.

Las con­di­cio­nes en que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas de­be­rán se­guir aten­dien­do el te­ma de los aran­ce­les se da en un con­tex­to su­ma­men­te de­li­ca­do y com­ple­jo pa­ra nues­tro país. De­fi­ni­ti­va­men­te el te­ma mi­gra­to­rio se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to de ne­go­cia­ción con las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y nos deja en con­di­cio­nes de de­bi­li­dad pa­ra dar­le so­lu­ción y po­der ne­go­ciar los asun­tos de co­mer­cio en­tre am­bas na­cio­nes con ma­yor for­ta­le­za.

Men­ciono que no veo los mo­ti­vos de la eu­fo­ria, da­do que los da­tos que arro­ja la eco­no­mía me­xi­ca­na en cuan­to a cre­ci­mien­to y ge­ne­ra­ción de em­pleo, es de­cir en desem­pe­ño y pers­pec­ti­vas no son del to­do fa­vo­ra­bles. El día de hoy por ejem­plo, el IMSS se­ña­la que du­ran­te ma­yo se crea­ron 3 mil 983 em­pleos for­ma­les, una caí­da de 88.2 por cien­to, res­pec­to al mis­mo mes de 2018 don­de se crea­ron 33 mil 966 em­pleos. De acuer­do con los re­gis­tros ofi­cia­les, en los pri­me­ros cua­tro me­ses del pre­sen­te año se ge­ne­ra­ron 303 mil 545 pla­zas, 38 por cien­to me­nos que en igual pe­rio­do del año an­te­rior, la ci­fra más ba­ja des­de 2013, re­sul­ta­do de un me­nor di­na­mis­mo en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Aho­ra bien, si ve­mos que hay una dis­mi­nu­ción en la ge­ne­ra­ción de em­pleos, hay una con­trac­ción en el con­su­mo in­terno, las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to de nues­tra eco­no­mía no pue­den ser muy bue­nas.

Se fes­ti­na la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria, co­mo un in­di­ca­dor de con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas en nues­tro país, pe­ro ha­bría que ver la ver­da­de­ra cau­sa de esa es­ta­bi­li­dad en los ti­pos de cam­bio. El sos­te­ni­mien­to de la pa­ri­dad del pe­so res­pec­to al dó­lar, obe­de­ce en­tre otros fac­to­res al sos­te­ni­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la FED, que ha de­ci­di­do man­te­ner la ta­sa de re­fe­ren­cia en los ni­ve­les del 2.5, lo que con­vier­te al mer­ca­do me­xi­cano más atrac­ti­vo en cuan­to a in­ver­sión bur­sá­til, pe­ro lo que Mé­xi­co re­quie­re es in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, in­ver­sión que ge­ne­re em­pleos y ge­ne­re ri­que­za que ven­ga acom­pa­ña­da de una ade­cua­da po­lí­ti­ca de dis­tri­bu­ción re­gio­nal.

El blin­da­je mi­li­tar de las fron­te­ras, no fre­na­rá la mi­gra­ción. La mi­gra­ción obe­de­ce a dos con­di­cio­nes fun­da­men­ta­les, los fac­to­res de ex­pul­sión, co­mo son la au­sen­cia de em­pleo, la po­bre­za y la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve re­gio­nes ex­pul­so­ras de mi­gran­tes y los fac­to­res de atrac­ción, que son esas opor­tu­ni­da­des que los mi­gran­tes iden­ti­fi­can y los in­du­cen a sa­lir de su país.

De ahí la im­por­tan­cia de la in­ver­sión que de­to­ne el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de las re­gio­nes po­bres co­mo la me­jor po­lí­ti­ca pa­ra fre­nar el cre­cien­te flu­jo mi­gra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.