Pe­rro ya co­me pe­rro

Frontera - - EDITORIAL - JOUSÍN PA­LA­FOX @Jou­si­nPa­la­fox jou­si­npa­la­[email protected]­mail.com * El au­tor es gra­dua­do de la li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho de la UABC, es­cri­tor y con­duc­tor de ra­dio.

Se su­po­ne que en cuan­to ter­mi­na una cam­pa­ña elec­to­ral, co­mo pro­to­co­lo de es­ta­bi­li­za­ción so­cial, se de­be im­ple­men­tar la lla­ma­da “ope­ra­ción ci­ca­triz”, pa­ra uni­fi­car a los di­fe­ren­tes en­tes que a fi­nal de cuen­tas es­tán obli­ga­dos a tra­ba­jar por el bien co­mún. Pe­ro en Mé­xi­co las co­sas han cam­bia­do y lue­go de 6 me­ses de go­bierno de Ló­pez Obra­dor, pa­re­ce que se­gui­mos en tiem­pos elec­to­ra­les. La po­bla­ción di­vi­di­da en­tre fi­fís y chai­ros, los po­lí­ti­cos pe­lea­dos por un ae­ro­puer­to cu­ya cons­truc­ción no tie­ne sen­ti­do ni ra­zón y por úl­ti­mo lo que nun­ca se ha­bía vis­to, aho­ra has­ta los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se muer­den con odio. Ob­vio, ¡los fra­ca­sa­dos a los exi­to­sos!

EL lla­ma­do “Cuar­to Po­der” que siem­pre ha­bía fun­gi­do co­mo trin­che­ra en con­tra de los abu­sos de to­dos los go­bier­nos en turno, aho­ra se han plan­ta­do en dos te­rre­nos, los re­vo­lu­cio­na­rios o gue­rri­lle­ros y la ca­ba­lle­ri­za o gla­dia­do­res del go­bierno. El sur­gi­mien­to de re­des so­cia­les y me­dios di­gi­ta­les ha si­do el gran pun­to de in­fle­xión, pues aho­ra cual­quier ciu­da­dano con de­di­ca­ción, in­ge­nio, ta­len­to y un equi­po me­dia­na­men­te ar­ma­do, pue­de con­ver­tir­se en un po­de­ro­so enemi­go o alia­do, no só­lo de los gobernante­s sino de los me­dios tra­di­cio­na­les

y eso es al­go que mu­chos aún no lo­gran en­ten­der, de­fen­dien­do ne­cia­men­te que los me­dios ne­ce­sa­ria­men­te de­ben es­tar en­claus­tra­dos en cua­tro pa­re­des, con mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sión de equi­po del Si­glo XX, una nó­mi­na in­cos­tea­ble y re­dac­tan­do sus no­tas de ma­ne­ra cua­dra­da y en­re­da­da, no ap­ta pa­ra un pú­bli­co que ya no es­tá acos­tum­bra­do a leer ni tam­po­co ana­li­zar tan a fon­do las cues­tio­nes más pro­fun­das de nues­tra reali­dad na­cio­nal. Por ello exis­te un Chu­mel To­rres y co­me­dian­tes co­mo Car­los Ba­llar­ta que ya ha­cen su co­lum­na po­lí­ti­ca a tra­vés de vi­deos de YouTu­be, al­can­zan­do en só­lo unas ho­ras cien­tos de mi­les e in­clu­so mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes, mu­chas más de las que po­drían so­ñar las gran­des te­le­vi­so­ras en sus pla­ta­for­mas tra­di­cio­na­les o sus pu­bli­ca­cio­nes di­gi­ta­les.

Cuan­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se pe­lean en­tre sí, ol­vi­dan­do que “pe­rro no co­me pe­rro” mu­cho me­nos por en­vi­dia o ar­dor, só­lo pa­pá go­bierno es el ga­na­dor, pues ya tie­ne au­to­ri­dad pa­ra se­ña­lar de fal­sos, in­dig­nos y te­rro­ris­tas de la in­for­ma­ción a to­dos aque­llos que no es­tán en­tre sus fi­las. Só­lo los pe­rio­dis­tas me­dio­cres, ol­vi­da­dos, do­li­dos con el cam­bio y an­cla­dos en el si­glo pa­sa­do no lo­gran ver, que es­cu­pir so­bre otros me­dios o co­mu­ni­ca­do­res, só­lo pa­ra de­fen­der a un clien­te o un pa­trón, es aca­bar con el se­ño­río del Cuar­to Po­der a cam­bio de mi­ga­jas pa­ra so­bre­vi­vir o mal co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.