De ri­cos a po­bres

Frontera - - EDITORIAL - SER­GIO SAR­MIEN­TO @ser­gio­sar­mient4 www.ser­gio­sar­mien­to.com * El au­tor es pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta po­lí­ti­co/ co­men­ta­ris­ta de te­le­vi­sión.

“Nues­tro co­man­dan­te Chá­vez ha si­do bau­ti­za­do co­mo el Cris­to re­den­tor de los po­bres de Amé­ri­ca. Por tan­to no­so­tros so­mos sus após­to­les”. NI­CO­LÁS MA­DU­RO

Ar­gen­ti­na era en 1913 el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, con un pro­duc­to in­terno bru­to per cá­pi­ta de 3,797 dó­la­res de 1990. Su pros­pe­ri­dad su­pe­ra­ba el pro­me­dio de las 12 prin­ci­pa­les eco­no­mías de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, que re­gis­tra­ban una ci­fra de 3,688 dó­la­res. Ar­gen­ti­na era más rica que Sue­cia, con 3,096 dó­la­res, o Fran­cia, con 3,485. La mi­gra­ción ita­lia­na al país sud­ame­ri­cano era muy nu­tri­da por­que Ita­lia te­nía un PIB de so­lo 2,564 dó­la­res por per­so­na.

Ve­ne­zue­la, que to­da­vía no era en­ton­ces pro­duc­tor de pe­tró­leo, era bas­tan­te más po­bre. Te­nía en 1913 un PIB per cá­pi­ta de ape­nas 1,104 dó­la­res, el 29 por cien­to del ar­gen­tino. Mé­xi­co, a pe­sar de la re­vo­lu­ción, era más prós­pe­ro que Ve­ne­zue­la, con un PIB de 1,732 dó­la­res por per­so­na, aun­que mu­cho me­nos que Ar­gen­ti­na.

El pe­tró­leo trans­for­mó a Ve­ne­zue­la en el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, mien­tras que el po­pu­lis­mo pe­ro­nis­ta de­tu­vo el desa­rro­llo de Ar­gen­ti­na. En 1950 Ve­ne­zue­la te­nía ya un PIB per cá­pi­ta de 7,462 dó­la­res, 49.6 por cien­to más que los 4,987 de Ar­gen­ti­na. Po­co im­por­ta­ba que las pe­tro­le­ras fue­ran ex­tran­je­ras y pri­va­das, la ri­que­za del pe­tró­leo le­van­tó el ni­vel de vi­da de to­da Ve­ne­zue­la. Su PIB per cá­pi­ta era ma­yor que los 5,013 dó­la­res pro­me­dio de las 12 prin­ci­pa­les eco­no­mías de Eu­ro­pa.

Pa­ra 1973 el PIB per cá­pi­ta de Ve­ne­zue­la al­can­zó los 10,625 dó­la­res; una vez más era el ma­yor de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta ri­que­za, sin em­bar­go, siem­pre es­tu­vo ata­da al pe­tró­leo. En 1998, cuan­do los pre­cios del cru­do ca­ye­ron a su ni­vel más ba­jo en dé­ca­das (el West Te­xas In­ter­me­dia­te lle­gó a 17.53 dó­la­res por ba­rril en no­viem­bre), el PIB por per­so­na de Ve­ne­zue­la ca­yó a 8,965 dó­la­res. Es­ta ba­ja fue uno de los fac­to­res que lle­va­ron a la elec­ción de Hu­go Chá­vez en 1999. Chile era en ese mo­men­to el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, con 9,756 dó­la­res por per­so­na. (To­das las ci­fras has­ta aquí pro­vie­nen de los tra­ba­jos de An­gus Mad­di­son y sus dis­cí­pu­los del De­ve­lop­ment Cen­tre Stu­dies y se ex­pre­san en dó­la­res in­ter­na­cio­na­les de 1990.)

A pe­sar de las ma­las po­lí­ti­cas de Chá­vez, Ve­ne­zue­la lo­gró man­te­ner un PIB per cá­pi­ta ra­zo­na­ble­men­te al­to gra­cias a los ele­va­dos pre­cios del pe­tró­leo. To­da­vía en 2015, se­gún el FMI, re­gis­tra­ba 10,570 dó­la­res co­rrien­tes, me­nos que los 14,900 de Ar­gen­ti­na o los 13,570 de Chile, pe­ro arri­ba de los 9,670 de Mé­xi­co. En 2019, sin em­bar­go, la ci­fra de Ve­ne­zue­la se des­plo­mó a 2,720, ape­nas arri­ba de Hon­du­ras, con 2,570, o Ni­ca­ra­gua con 1,980. Del más ri­co, Ve­ne­zue­la ha pa­sa­do a ser uno de los paí­ses más po­bres de La­ti­noa­mé­ri­ca. Mien­tras tan­to, Chile se en­cuen­tra ya cer­ca de los ni­ve­les de un país desa­rro­lla­do, con 15,780 dó­la­res. Ar­gen­ti­na ha caí­do a 10,600 dó­la­res y Mé­xi­co se man­tie­ne en 9,860 (IMF da­ta­map­per).

Las va­ria­cio­nes en las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas nos ra­ti­fi­can que las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas sí im­por­tan. La pros­pe­ri­dad que Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la lle­ga­ron a te­ner se des­plo­mó por la ma­la ca­li­dad de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas. El po­pu­lis­mo ha­ce da­ño. Qui­zá no se no­te de in­me­dia­to, pe­ro en el lar­go pla­zo sus con­se­cuen­cias son muy cla­ras.

Mé­xi­co nun­ca ha si­do el país más ri­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, ni si­quie­ra en los tiem­pos, hoy tan año­ra­dos por el go­bierno, del desa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor del vie­jo PRI. El cre­ci­mien­to me­xi­cano ha si­do de­cep­cio­nan­te, pe­ro por lo me­nos no he­mos co­me­ti­do los erro­res que hi­cie­ron que Ve­ne­zue­la pa­sa­ra de ser el país más ri­co a uno de los más po­bres de la re­gión.

RE­NUN­CIA

Jo­sé Na­rro ha de­ci­di­do re­nun­ciar al PRI de­bi­do a una "gro­se­ra" in­ter­ven­ción del go­bierno en el pro­ce­so de selección de un nue­vo pre­si­den­te del par­ti­do. Pa­re­ce­ría que el PRI es­tá em­pe­ña­do en au­to­des­truir­se. Na­rro era la ma­yor opor­tu­ni­dad pa­ra cons­truir un par­ti­do só­li­do e in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.