Ba­lle­ri­na GIRL

Si siem­pre qui­sis­te te­ner pier­nas, bra­zos y ab­do­men es­ti­li­za­dos, es­ta ten­den­cia en fit­ness es para ti.

Glamour (México) - - Belleza -

Sus evi­den­tes re­sul­ta­dos fí­si­cos y di­ver­ti­da téc­ni­ca lo han con­ver­ti­do en uno de los en­tre­na­mien­tos más po­pu­la­res de nues­tra épo­ca. Su fi­lo­so­fía po­si­ti­va fas­ci­na a cual­quie­ra que po­ne un pie en una cla­se, ra­zón por la cual ha cau­sa­do fu­ror en­tre mu­je­res en los úl­ti­mos años. Si vas a la van­guar­dia, se­gu­ra­men­te sa­brás que es­ta­mos ha­blan­do del “ba­rre”. Se es­cri­be ba­rre y pro­nun­cia bar, y na­da tie­ne que ver con lim­pie­za, es­co­bas o be­bi­das al­cohó­li­cas. El tér­mino pro­vie­ne de la ba­rra de ba­llet, ésa en la que de pe­que­ña prac- ti­ca­bas tus de­mi pliés y re­le­vés. Su esen­cia re­to­ma las pos­tu­ras de ba­llet clá­si­co y las com­bi­na con al­gu­nas prácticas de fuer­za de pi­la­tes y los es­ti­ra­mien­tos del yo­ga.

“En es­ta cla­se ten­drás una mez­cla de car­dio, ejer­ci­cios de fuer­za y es­ti­ra­mien­tos, en­fo­ca­dos en la ali­nea­ción del cuer­po, mo­vi­mien­tos de ba­jo im­pac­to y re­pe­ti­cio­nes con­tro­la­das, para fa­ci­li­tar la que­ma de ca­lo­rías, la pér­di­da de gra­sa y la de­fi­ni­ción de múscu­los”, afir­ma Da­nie­la Ber­ho, la fun­da­do­ra de The Dai­ley Met­hod en Mé­xi­co.

Una de las in­ten­cio­nes esen­cia­les de­trás de es­ta prác­ti­ca es con­se­guir el ba­lan­ce en­tre la men­te y el cuer­po a tra­vés de ejer­ci­cios iso­mé­tri­cos, los cua­les son re­pe­ti­cio­nes pro­fun­das de mo­vi­mien­tos en una po­si­ción, lo­gran­do así que los múscu­los tra­ba­ja­dos se con­trai­gan y for­ta­lez­can.

“Es ideal para cual­quier per­so­na que quie­ra lle­var su prác­ti­ca al si­guien­te ni­vel, ya que te en­se­ña a te­ner con­cien­cia de tus múscu­los y mo­vi­mien­tos, y es­to pro­por­cio­na re­sul­ta­dos ca­si in­me­dia­tos”, di­ce Ana Pau­la Cés­pe­des, head coach de Ba­rre MX.

Los be­ne­fi­cios son múl­ti­ples, pe­ro qui­zá los más mo­ti­van­tes tie­nen que ver con los re­sul­ta­dos vi­sua­les, que co­mien­zan a ma­ni­fes­tar­se a partir de las seis se­ma­nas de prác­ti­ca.

“Es un ejer­ci­cio per­fec­to para el cuer­po de una mu­jer, pues alar­ga y to­ni­fi­ca los múscu­los, lo com­pac­ta y au­men­ta su fle­xi­bi­li­dad. Es ideal para

quien desea te­ner el cuer­po de una bai­la­ri­na sin ha­ber si­do una o prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na des­de ha­ce mu­cho”, co­men­ta Jac­kie Bouf­fier, pio­ne­ra en Mé­xi­co me­dian­te su es­tu­dio Body Ba­rre.

Y aun­que tal vez te pa­rez­ca in­creí­ble que un ejer­ci­cio de po­ca in­ten­si­dad pue­da ofre­cer tan bue­nos re­sul­ta­dos, lo cier­to es que se tra­ta más so­bre ca­li­dad y fuer­za, y no acer­ca de la can­ti­dad de tiem­po, pe­so o su­dor. El se­cre­to ra­di­ca en los in­ter­va­los y el rit­mo de la cla­se.

“To­da la ho­ra se man­tie­ne el rit­mo car­dia­co en zo­na de que­ma de gra­sas, me­te­mos in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad de ba­jo im­pac­to para dar­le un ace­le­re al co­ra­zón y vol­ve­mos a ba­jar para que así la que­ma de ca­lo­rías y la oxi­ge­na­ción del cuer­po sean ma­yo­res”, nos com­par­te la crea­do­ra de Body Ba­rre.

“La ali­nea­ción y pos­tu­ra son in­dis­pen­sa­bles”

La prác­ti­ca de es­ta dis­ci­pli­na es ideal para el cuer­po de la mu­jer, pues lo alar­ga y com­pac­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.