Oye, ¡es­tá bien ENOJARSE!

Ra­bie­tas en Twit­ter, gri­tos en la ofi­ci­na, pe­leas con des­co­no­ci­dos. An­na Da­vies ex­plo­ra por qué es­ta­mos lle­nas de fu­ria y có­mo con­ver­tir es­tas emo­cio­nes en una fuen­te de po­der.

Glamour (México) - - Tu Vida -

ay un ca­fé in­creí­ble en la es­qui­na de mi ca­sa que ha­ce el me­jor cold brew que ha­yas pro­ba­do. El pro­ble­ma es que ya no pue­do ir ahí nun­ca más por­que ha­ce po­co le gri­té ho­rri­ble a uno de los ba­ris­tas, pues –jus­ta­men­te– se les aca­bó ese ca­fé. Sí, el úni­co que me gus­ta. “Por su­pues­to que no lo tie­nes”, le gri­té, an­tes de sa­lir azo­tan­do la puer­ta. Pe­ro cuan­do ha­blo de ira, no so­la­men­te me re­fie­ro a es­te ti­po de ex­plo­sio­nes, sino tam­bién a esa mo­les­ta sen­sa­ción en ca­da tra­yec­to que ha­go en el día, o có­mo se me re­tuer­ce el es­tó­ma­go cuan­do leo al­go en re­des so­cia­les. ¿Qué co­sas me en­fu­re­cen? No sé, leer so­bre Do­nald Trump, las noticias in­ter­na­cio­na­les. El ami­go al que se le ol­vi­dó in­vi­tar­me a una reunión (¡en la ho­ra fe­liz!). El edi­tor que pi­dió una se­gun­da re­vi­sión (in­jus­ti­fi­ca­da) de mi tra­ba­jo. O con­mi­go mis­ma por no ter­mi­nar mis pen­dien­tes. Así que, cla­ro, no me ex­tra­ña ex­plo­tar con un po­bre ba­ris­ta que no me ha he­cho ab­so­lu­ta­men­te na­da. Y yo no quie­ro es­tar enoja­da to­do el tiem­po, pe­ro... lo es­toy. Y si bien ya sé que no es bueno, tam­po­co lo es po­ner una es­tam­pa de ca­ri­ta fe­liz en mi ros­tro y fin­gir que to­do va de ma­ne­ra perfecta.

LA GE­NE­RA­CIÓN DE LA IRA

Pe­ro no soy la úni­ca que es­tá al fi­lo de un ata­que. Una rá­pi­da re­vi­sión a mi feed de Twit­ter fue su­fi­cien­te para ob­ser­var una mo­les­tia co­lec­ti­va flo­tan­do en nues­tra so­cie­dad. De he­cho, no ha­ce mu­cho (en el 2016, creo), va­rios pe­rio­dis­tas ca­li­fi­ca­ron esa tem­po­ra­da co­mo “el año de la fu­ria”, y sin im­por­tar cuá­les sean tus tendencias po­lí­ti­cas, cual­quier reac­ción que veas en el mun­do virtual se pue­de fil­trar a tu vi­da real. “Sien­to que mi en­fa­do es­tá hir­vien­do cons­tan­te­men­te, a ca­da se­gun­do”, di­ce Jen, de 30 años. “Es­toy te­nien­do un buen día, lue­go leo al­gún en­ca­be­za­do y, boom, cai­go en esa es­pi­ral”.

Los ex­per­tos de la sa­lud afir­man que es­tas reac­cio­nes ex­plo­si­vas las ven ca­da vez más en sus pa­cien­tes, y las con­se­cuen­cias son gra­ves. “Sue­ño in­te­rrum­pi­do, do­lo­res in­ten­sos de ca­be­za, un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co dé­bil y un ries­go al­tí­si­mo de pa­de­cer otro ti­po de pro­ble­mas más gra­ves”, di­ce el doc­tor Gail Saltz, psi­quia­tra y au­tor del li­bro El po­der de lo di­fe­ren­te. Y aguan­tar­te lo em­peo­ra to­do: así co­mo am­pli­fi­car es­tas reac­cio­nes ful­mi­nan­tes de an­sie­dad y de­pre­sión es da­ñino, di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han en­con­tra­do que quie­nes no di­cen na­da tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de su­frir un ata­que al co­ra­zón, y hay un víncu­lo di­rec­to en­tre la ira re­pri­mi­da y la mor­ta­li­dad tem­pra­na.

Es­to se de­be a que el enojo es una emo­ción com­pli­ca­da y que pue­de ser bas­tan­te com­ple­ja de ma­ne­jar, en com­pa­ra­ción con la fe­li­ci­dad, por ejem­plo. “A di­fe­ren­cia de otras emo­cio­nes, la ira pro­vie­ne de la com­bi­na­ción de un sen­ti­mien­to y un jui­cio”, aña­de Dat­han Pa­terno, di­rec­tor clí­ni­co de Park Ridge Psy­cho­lo­gi­cal Ser­vi­ces en la

“Y es que no quie­ro es­tar mo­les­ta to­do el tiem­po, pe­ro... así me sien­to”

ciu­dad de Chica­go. “Co­mún­men­te, es al­go que te las­ti­ma, mez­cla­do con al­go que es in­jus­to. Por ejem­plo, si ac­ci­den­tal­men­te me pe­gué en el pie, se­gu­ro sen­ti­ré do­lor, pe­ro no me voy a eno­jar. Pe­ro di­ga­mos que al­guien lle­ga y me pi­sa muy fuer­te. Ese do­lor es lo que va a en­cen­der mi có­le­ra. Se­gu­ro reac­cio­na­ré y di­ré al­go bus­can­do ba­lan­cear las co­sas. Pe­ro sin eso, to­do hu­bie­ra si­do di­fe­ren­te”.

Com­pren­der có­mo fun­cio­na es­to es cru­cial. ¿Y cuan­do sien­tes que tu co­ra­zón y res­pi­ra­ción se ace­le­ran? “Eso es cor­te­sía de la adre­na­li­na que flu­ye por tu cuer­po, que te es­tá pre­pa­ran­do para una ac­ción po­ten­cial”, ex­pli­ca Pa­terno. Y es­te es­ta­do psi­co­ló­gi­co al­te­ra­do pue­de ser una gran fuen­te de po­der. Un es­tu­dio pre­sen­ta­do en The Bri­tish Psy­cho­lo­gi­cal So­ciety en­con­tró que el enojo mo­ti­vó a los vo­lun­ta­rios al mis­mo ni­vel que lo hi­zo sen­tir sim­pa­tía por al­go. Y otra in­ves­ti­ga­ción en 2017 ha­lló que los so­bre­vi­vien­tes de cán­cer, que se mos­tra­ban mo­les­tos con su diag­nós­ti­co, es­ta­ban más mo­ti­va­dos a se­guir ade­lan­te para al­can­zar sus me­tas de sa­lud, al igual que su com­pro­mi­so con un plan de ejer­ci­cios. “Pue­de ser al­go po­de­ro­so, y de­fi­ni­ti­va­men­te es po­si­ble ma­ni­fes­tar­lo en ac­cio­nes po­si­ti­vas”, di­ce Saltz. Y to­dos los que co­mún­men­te sien­tan có­mo hier­ve su san­gre, no es­tán con­de­na­dos a te­ner pro­ble­mas de sa­lud; de he­cho, nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes di­cen que la gen­te que ma­ne­ja cons­truc­ti­va­men­te la fu­ria tie­ne una pre­sión san­guí­nea más ni­ve­la­da que quie­nes eva­den al­gu­nas si­tua­cio­nes. Al­ta crea­ti­vi­dad y op­ti­mis­mo son otros be­ne­fi­cios que pue­des ob­te­ner de un con­trol so­bre es­to. “El tru­co”, di­ce Saltz, “es apren­der a se­pa­rar lo que po­de­mos ma­ne­jar (co­mo nues­tras ac­cio­nes) de lo que no, co­mo el re­sul­ta­do de una elec­ción”.

IRRI­TA­DA 24/7

Ac­cio­nes po­si­ti­vas... bien. Pe­ro, en mi ca­so, no sien­to que só­lo ten­go un in­ci­den­te al día. ¡Es to­do! Y cuan­do me sien­to en­fu­re­ci­da, me encuentro con­tan­te­men­te tra­tan­do de va­li­dar mis sen­ti­mien­tos con un hi­lo de in­jus­ti­cias que yo mis­ma voy bus­can­do. Eso se vuel­ve sen­ci­llo cuan­do ves tus re­des so­cia­les y se abre la ca­ja de Pan­do­ra: me sen­ti­ré mo­les­ta con un ami­go por can­ce­lar una sa­li­da y voy a es­cri­bir co­men­ta­rios ho­rri­bles al chat de ma­más don­de ha­bla­mos so­bre las me­jo­res guar­de­rías. “Hay confort, pe­ro tam­bién lo hay cuan­do am­pli­fi­ca­mos nues­tras emo­cio­nes”, di­ce Jo Alli­son, una ana­lis­ta del com­por­ta­mien­to de Can­vas8. Pe­ro los es­tu­dios de­mues­tran que la ira se es­par­ce más rá­pi­do on­li­ne que cual­quier otra emo­ción. Y es que nues-

“En­ten­der la ma­ne­ra en que fun­cio­na es fun­da­men­tal para po­der con­tro­lar­lo”

tros ce­re­bros no es­tán cons­trui­dos para ma­ne­jar un ci­clo de pro­ce­sa­mien­to sano de nues­tros clic, clic, clic al re­ci­bir noticias. “Pién­sa­lo: ha­lla­mos más opiniones con­flic­ti­vas en 10 mi­nu­tos que nues­tros an­ces­tros, quie­nes lo hi­cie­ron... ¡en años!”, ex­pli­ca Alli­son. “Esas opiniones, que nos ofen­den, nos po­nen de ner­vios y nos co­lo­can en un es­ta­do sen­si­ble”. Y eso es lo que Molly, otra afec­ta­da, des­cu­brió. “An­tes es­ta­ba pe­ga­da a las noticias; me da­ba mo­ti­vos para es­tar en­fu­re­ci­da. No­té que me es­ta­ba ale­jan­do de lo que me apa­sio­na­ba, co­mo es­cri­bir. Y de­ci­dí qui­tar­me eso”.

REPENSANDO LA IMA­GEN DE LA IRA

Y mien­tras que ale­jar­te de eso po­dría fun­cio­nar, aún que­dan por des­ci­frar los desacuer­dos de la vi­da real. Y el se­xis­mo si­gue sien­do una car­ta fuer­te. El doc­tor Saltz di­ce que a una mu­jer que se enoja, in­clu­so cuan­do tie­ne ra­zón para ha­cer­lo –co­mo cuan­do de­fien­de al­gún pro­yec­to que es im­por­tan­te para ella–, la lla­man “irra­cio­nal”, más ve­ces que cuan­do le pa­sa a un hom­bre. Pe­ro él di­ce que el es­te­reo­ti­po de la ma­ni­fes­ta­ción de es­te enojo (al­zar la voz, ca­ra en­ro­je­ci­da, aven­tar pa­pe­les) es para to­dos. Y ma­ne­jar la ira en ese ti­po de si­tua­cio­nes es una ha­bi­li­dad que cual­quie­ra pue­de apren­der. “Es­tá bien de­cir­le a al­guien que es­tás tan enoja­da que ni si­quie­ra pue­des ha­blar”, di­ce Amy Mo­rin, psi­co­te­ra­pis­ta y au­to­ra de 13 Things Men­tally Strong Peo­ple Don’t Do. “Pe­ro es im­por­tan­te dar un pa­so atrás y pre­gun­tar­te: ‘¿Có­mo pue­do ser una co­mu­ni­ca­do­ra efec­ti­va?’. Eso le qui­ta la aten­ción a lo ne­ga­ti­vo y da una so­lu­ción”. Pri­me­ro es bueno ver el ni­vel de mo­les­tia que tie­nes, mi­dién­do­lo del uno al 10. Y des­pués pen­sar, sin jui­cios, en lo fí­si­co. Así co­no­ce­rás tu cuer­po: si tu irri­ta­ción es un cua­tro, sien­tes tu co­ra­zón ace­le­ra­do; o si es un sie­te, subes el vo­lu­men de tu voz. En un nue­ve, llo­ras. Es­tar cons­cien­te de los sín­to­mas pue­de ayu­dar­te a en­con­trar la cal­ma”. Pu­se a prue­ba es­ta teo­ría des­pués de re­ci­bir un co­rreo, don­de me qui­ta­ron de un pro­yec­to al cual in­ten­té en­trar por to­dos los me­dios. Cuan­do vi las pa­la­bras “pro­ble­mas de pre­su­pues­to, sorry! ” sen­tí que mi co­ra­zón la­tía rá­pi­da­men­te, los ojos llo­ro­sos y mar­qué mi mo­les­tia con un ocho –ce­rra­do– en mi es­ca­la. Y, aun­que no ha­ya si­do cul­pa de la chi­ca que me es­cri­bió, que­ría desaho­gar­me. Pe­ro re­cor­dé que es­tas sen­sa­cio­nes no me po­nían en el me­jor lu­gar para te­ner una plá­ti­ca. Ig­no­ré el mail y con­tes­té a la ma­ña­na si­guien­te, ex­pre­san­do mi de­cep­ción, pe­ro pi­dién­do­le que me con­si­de­ra­ra en el futuro. ¡Y fun­cio­nó! Me sen­tí me­jor, no que­mé un puen­te y dos se­ma­nas des­pués me in­for­mó que te­nía un tra­ba­jo para mí. So­na­rá sen­ci­llo, pe­ro, para al­guien que siem­pre es­tá al fi­lo de la ex­plo­sión, me cam­bió el jue­go por com­ple­to.

CÓ­MO HA­CER QUE FUN­CIO­NE PARA TI

Así es­tá el asun­to: no pue­des es­ca­par de es­ta emo­ción. Y, de he­cho, ni si­quie­ra de­be­ría­mos desear­lo. Es un agen­te po­de­ro­so de cam­bio si se ma­ne­ja de ma­ne­ra po­si­ti­va. En lu­gar de ver­lo co­mo una car­ga, con­si­dé­ra­lo un boost que pue­de di­ri­gir­te ha­cia tus pa­sio­nes y re­mar­car esas áreas en las que ne­ce­si­tas tra­ba­jar. Así que esa pe­lea que tu­vis­te con tu pa­re­ja es una bue­na opor­tu­ni­dad para ha­blar so­bre pa­tro­nes de co­mu­ni­ca­ción que no es­tán fun­cio­nan­do. ¿Esa de­ses­pe­ra­ción que sien­tes en una fi­la? Prac­ti­ca la con­cien­cia de tus emo­cio­nes y me­jo­ra tus ha­bi­li­da­des de con­trol. ¿Ese co­le­ga con el que no so­por­tas ha­blar de po­lí­ti­ca? Una se­ñal para tra­ba­jar en cam­pa­ñas im­por­tan­tes para ti. “Les di­go a mis clien­tes que mi­rar al pa­sa­do o lo que po­dría suceder nun­ca ayu­da. Pe­ro ha­cer al­go para nu­trir tus pro­pios va­lo­res te pue­de au­xi­liar a que las co­sas no se sien­tan fue­ra de con­trol”, di­ce Sa­rah Allen, psi­có­lo­ga y miem­bro de The Bri­tish Psy­cho­lo­gi­cal So­ciety. ¿Yo? Me aca­bo de unir a una cam­pa­ña para es­cri­bir nues­tras in­con­for­mi­da­des a los po­lí­ti­cos. Y sé que pue­do re­cu­rrir a mi fu­ria cuan­do lo ne­ce­si­te. Al­can­zar un nue­ve en mi es­ca­la ya no es una emer­gen­cia, cuan­do pue­do ha­cer al­go co­mo, sim­ple­men­te, res­pi­rar pro­fun­do. Man­dar oxí­geno al ce­re­bro –el cual ne­ce­si­ta por­que la san­gre va di­rec­to a tu ca­be­za– y con­tar cin­co res­pi­ra­cio­nes y cin­co ex­ha­la­cio­nes te dis­trae. De­te­ner mi ci­clo an­tes de que lle­gue a un 10 me tran­qui­li­za y me­jo­ra mi co­mu­ni­ca­ción. Sí, a ve­ces mis ami­gos me ha­cen en­fa­dar, pe­ro re­co­noz­co la ra­zón. Aho­ra pue­do ex­pre­sar­lo, no es­con­der­lo. Y, bueno, ten­go pla­nea­do vol­ver a esa ca­fe­te­ría, pe­dir dis­cul­pas y dis­fru­tar de mi ca­fé fa­vo­ri­to con mu­cha con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.