Cuan­do el pa­sa­do pue­de arrui­nar una FU­TU­RA RE­LA­CIÓN

Glamour (México) - - Tu Vida -

¿Al­gu­na vez has pen­sa­do có­mo afec­ta tu pa­sa­do el futuro de tus re­la­cio­nes? Cu­rio­sa­men­te, una vi­ven­cia trau­má­ti­ca de la ni­ñez o un mal re­cuer­do pue­de ha­cer un au­tén­ti­co fra­ca­so de una re­la­ción que te­nía to­do el po­ten­cial. El pri­mer pa­so para que tu his­to­ria no te des­ha­ga los pla­nes es ser cons­cien­te de qué si­tua­cio­nes pue­den sa­bo­tear­los. Aquí van las más comunes.

SEN­SA­CIÓN DE ABAN­DONO

Hay per­so­nas que en su in­fan­cia fue­ron aban­do­na­das por su pa­dre o su ma­dre, guar­dan­do un sen­ti­mien­to de mie­do a que los de­jen du­ran­te to­da su vi­da. Es­te ti­po de per­so­nas, cuan­do tie­nen pa­re­ja, vi­ven con la cons­tan­te preo­cu­pa­ción de que las van a vol­ver a ha­cer a un la­do, lle­gan­do a con­ver­tir­se en una ob­se­sión. Ese te­mor, a no vol­ver a “su­frir” al­go si­mi­lar por al­guien que aman, las ha­ce de­ma­sia­do in­ten­sas cuan­do tie­nen una re­la­ción o bien, se po­nen “de ta­pe­te” con tal de que no las de­jen, ha­cien­do to­do ti­po de con­ce­sio­nes y dán­do­le un po­der extremo. O se de­di­can a se­guir y ce­lar a su pa­re­ja para ase­gu­rar­se de que no las en­ga­ña. En am­bos ca­sos se con­si­gue úni­ca­men­te lo con­tra­rio: la otra per­so­na pier­de el in­te­rés o se dis­tan­cia por un ex­ce­so de con­trol.

BA­JA AU­TO­ES­TI­MA CAU­SA­DA

POR UNA RE­LA­CIÓN DEL PA­SA­DO

Si eres de las que te ha to­ca­do vi­vir con una pa­re­ja que ejer­cía el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, en­ten­de­rás por qué es­te ti­po de re­la­cio­nes tie­ne el po­ten­cial de de­jar tu au­to­es­ti­ma com­ple­ta­men­te mer­ma­da. Una pa­re­ja pue­de crear to­do ti­po de com­ple­jos y, co­mo re­sul­ta­do, ha­cer­te creer que no eres lo su­fi­cien­te para na­die, evi­tan­do to­do ti­po de cer­ca­nía fí­si­ca o emo­cio­nal ha­cia una nue­va re­la­ción o in­clu­so que no quie­ras vol­ver a te­ner una. A al­guien que ha su­fri­do es­te ti­po de trau­mas le cues­ta mu­cho creer que la amen de ver­dad, por lo que es re­co­men­da­ble –tras es­te ti­po de si­tua­cio­nes– que acu­da a un psi­có­lo­go para re­cu­pe­rar su amor pro­pio.

VI­VIR UNA IN­FI­DE­LI­DAD CON UN EX

Si eres de las que ha vi­vi­do una si­tua­ción de es­te ca­li­bre, tie­nes ma­yor pro­ba­bi­li­dad de vol­ver­te más des­con­fia­da, ese mie­do a que te vuel­van a ser in­fiel, por ha­ber creí­do cie­ga­men­te en tu ex, ha­ce que ca­si de ma­ne­ra in­cons­cien­te te vuel­vas una stal­ker de tu sig­ni­fi­cant ot­her, bus­can­do cual­quier in­di­cio de en­ga­ño (y que tam­bién he­mos co­men­ta­do que te per­ju­di­ca). En mu­chos ca­sos, tu ob­se­sión se vuel­ve tan evi­den­te que tu nue­va pa­re­ja lle­ga a sen­tir que li­mi­tas tan­to su li­ber­tad y de­ci­de ter­mi­nar con­ti­go.

Para que el pa­sa­do no aca­be con tus fu­tu­ras re­la­cio­nes, de­bes siem­pre en­ten­der que las per­so­nas que lle­gan a tu vi­da no tie­nen na­da que ver con aquél, ellos se me­re­cen que les ten­gas con­fian­za y tú, que te des una opor­tu­ni­dad de ser fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.