Las cin­tas fue­ron el prin­ci­pio…

Con el es­treno de 13 Rea­sons Why, tam­bién nos re­en­con­tra­mos con Dy­lan Min­net­te, cu­ya fa­ma ha cre­ci­do gra­cias al show, su ta­len­to y su en­can­to. Via­ja­mos a San Fran­cis­co para que nos di­je­ra su vi­sión so­bre es­ta his­to­ria.

Glamour (México) - - Primera Fila -

cuan­do co­no­ces, fue­ra de guio­nes y cá­ma­ras, al elen­co de 13 Rea­sons Why re­sul­ta fá­cil en­ten­der por qué la au­dien­cia ju­ve­nil se co­nec­tó rá­pi­da­men­te con to­dos los per­so­na­jes: son per­so­nas sen­ci­llas, tran­qui­las y siem­pre en­fo­ca­das en que­rer ha­cer un buen tra­ba­jo. Son chi­cos que, aun­que es­te pro­yec­to los ha ca­ta­pul­ta­do a la fa­ma, quie­ren man­te­ner los pies en la tie­rra y cons­truir una ba­se só­li­da para su ca­rre­ra. ¿Qué me­jor fuen­te de ins­pi­ra­ción hay que al­guien que desea es­for­zar­se y ser re­co­no­ci­do por su ta­len­to?

Via­ja­mos a San Fran­cis­co para ver có­mo era un día en el set de la se­rie, y nos sor­pren­dió co­no­cer a los chi­cos en un am­bien­te re­la­ja­do, tra­tan­do de que to­da la se­rie­dad se vea só­lo en cá­ma­ras y que, sa­lien­do de ahí, sus vi­das son di­fe­ren­tes. El equi­po apo­ya por com­ple­to a ca­da ac­tor, pe­ro lo me­jor es que sa­ben que el te­ma que desa­rro­llan es fuer­te, pe­ro ne­ce­sa­rio. Con­ver­sa­mos con Dy­lan Mi­net­te, quien in­ter­pre­ta a Clay, so­bre el desa­rro­llo de su per­so­na­je, la pers­pec­ti­va que le ha da­do tra­ba­jar en al­go así y có­mo ha si­do for­mar par­te de es­ta nue­va era en la te­le­vi­sión.

La es­truc­tu­ra de la se­rie pue­de ser muy com­pli­ca­da, con los flash­backs y el re­gre­so al pre­sen­te. ¿Có­mo fue vol­ver a es­te show, del que no sa­bía­mos que ha­bría una nue­va tem­po­ra­da? La ver­dad es que to­do es­te pro­ce­so ha si­do in­tere­san­te y he­mos apren­di­do in­fi­ni­dad de co­sas que nos han ser­vi­do en nues­tra for­ma­ción. En los pri­me­ros epi­so­dios, lo que pu­di­mos ver fue mu­cho cre­ci­mien­to personal para Clay, en dos lí­neas de tiem­po dis­tin­tas... ¡A ve­ces sen­tía co­mo que es­ta­ba in­ter­pre­tan­do a dos hom­bres di­fe­ren­tes! Pe­ro aquí es­tá lo más im­por­tan­te: en una lo ves cre­cer de una for­ma, y en la otra, en el pre­sen­te, lo ves... ma­du­rar o ¡evo­lu­cio­nar! To­do de­bi­do a las cir­cuns­tan­cias de las cin­tas, y de al­gu­na ma­ne­ra se con­vier­te en un hé­roe, por­que tra­ta de dar­le a Han­nah la jus­ti­cia que se me­re­ce. Eso fue par­te sus­tan­cial de la pri­me­ra tem­po­ra­da. Pue­do de­cir­les que en la se­gun­da no hay mu­cho de eso, de­fi­ni­ti­va­men­te ya vi­vi­mos con Clay en el pre­sen­te, pe­ro aho­ra ve­re­mos pie­zas que no co­no­cía­mos. Al ha­blar so­bre bull­ying, aco­so, vio­la­ción, et­cé­te­ra, ¿de cier­ta ma­ne­ra sin­tie­ron que pe­só so­bre sus hom­bros? ¿Cuán res­pon­sa­bles se sien­ten aho­ra que prác­ti­ca­men­te se han vuel­to los por­ta­do­res de la an­tor­cha de es­tos te­mas?

Yo nun­ca ha­bía es­ta­do en un pro­yec­to co­mo és­te, en el que in­me­dia­ta­men­te hay co­mu­ni­ca­ción y co­ne­xión con los fans.

Pe­ro es­to es muy im­por­tan­te y, co­mo di­ces, de he­cho se sien­te que sí so­mos res­pon­sa­bles de ayu­dar a es­ta gen­te que lo ne­ce­si­ta y que sien­te es­ta co­ne­xión con el show y con los per­so­na­jes, de es­ta ma­ne­ra ha evo­lu­cio­na­do la TV; así que creo que hay que te­ner sen­si­bi­li­dad y re­co­no­cer a es­tas per­so­nas, pro­veer in­for­ma­ción y ser su por­ta­voz. Qui­zá ver que ya no só­lo es “en­tre­te­ner”. Hay con­se­je­ros tra­ba­jan­do con us­te­des. ¿Es­to hi­zo que fue­ran más sen­si­bles y con­si­de­ra­ran nue­vas co­sas?

Eso ha si­do clave. Cuan­do ha­blas con es­tos doc­to­res o con los es­pe­cia­lis­tas, es­cu­chas pa­tro­nes de con­duc­ta, estadísticas, cier­tas se­ña­les, co­sas que nun­ca ha­bía­mos es­cu­cha­do an­tes, o por lo me­nos yo, y es por eso que es asom­bro­so e ins­pi­ra­dor. Me sien­to muy afor­tu­na­do de for­mar par­te de lo que –yo creo– pro­vo­có que es­te te­ma se in­cor­po­ra­ra a la dis­cu­sión pú­bli­ca. Aho­ra to­do mun­do es­tá ahí, para bien o para mal, se es­tá dis­cu­tien­do mu­cho de la se­rie, y ése era un ob­je­ti­vo des­de el prin­ci­pio. Para mí, so­bre to­do, es una ob­ser­va­ción de có­mo he ma­du­ra­do per­so­nal­men­te en ese sen­ti­do, de có­mo po­dría ayu­dar de di­ver­sas ma­ne­ras y de có­mo tam­bién el mun­do es­tá trans­for­mán­do­se.

Al­go que tam­bién re­sal­ta de la se­rie es su sound­track.

¡Ca­da can­ción pa­re­ce que fue es­co­gi­da a la per­fec­ción!

¡Yo siem­pre su­gie­ro mu­cha mú­si­ca! Ten­go es­ta playlist, que com­par­to con Brian, que tie­ne co­mo 200 can­cio­nes (ri­sas).

Sin em­bar­go, di­ga­mos que de 50, con suer­te, tal vez una lo­gra­rá co­lar­se. Sien­to que hay un uso in­creí­ble de los te­mas en el show en la pri­me­ra tem­po­ra­da; al fi­nal, la na­rra­ción se pres­ta mu­cho para el uso de esas me­lo­días, prin­ci­pal­men­te en el bai­le de in­vierno, ahí se apro­ve­cha muy bien. El mo­men­to en que apa­re­ce la pis­ta se vol­vió im­por­tan­te, pe­ro, para mí, hay una can­ción que yo ama­ba des­de an­tes, de Ha­mil­ton Leit­hau­ser + Ros­tam, que se lla­ma “1,000 ti­mes”, con la que Clay ima­gi­na lo que pu­do ha­ber vi­vi­do con Han­nah. A mí ya me en­can­ta­ba esa can­ción, y ver­la com­bi­na­da con una se­cuen­cia tan im­por­tan­te me con­mo­vió ab­so­lu­ta­men­te. Siem­pre es bueno fi­jar­se en esas co­sas, al fi­nal es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia para ha­cer un show que de­je hue­lla. ¡To­tal­men­te! Por úl­ti­mo, ¿po­drías ha­blar­nos de las no­ve­da­des que ve­re­mos en es­ta en­tre­ga? ¿Se­rá igual de emo­cio­nan­te? Cuan­do ter­mi­na­mos la pri­me­ra par­te, me pre­gun­ta­ba có­mo se po­dría pro­fun­di­zar aún más en la tra­yec­to­ria de Clay en la se­gun­da, ¡y de al­gu­na for­ma el equi­po de es­cri­to­res en­con­tró la ma­ne­ra! El sui­ci­dio de Han­nah fue al­go que le cam­bió la vi­da. Él, an­tes de eso, real­men­te no te­nía un pro­pó­si­to para sí mis­mo, has­ta que la co­no­ció. Cuan­do ini­cia la se­gun­da tem­po­ra­da, lo ve­mos tra­tan­do de se­guir ade­lan­te, de lle­var una vi­da nor­mal, de ser fe­liz, mas pron­to se da­rá cuen­ta de que eso no es po­si­ble, de que to­da­vía tie­ne que vi­vir de for­ma muy personal con una idea y un re­cuer­do que lo lle­van por ca­mi­nos muy os­cu­ros; y tra­ta de lu­char con­tra eso, pe­ro no pue­de. Ve­re­mos el cos­to de es­to, sin em­bar­go, al fi­nal, siem­pre hay una ma­ne­ra de se­guir.

Han­nah Ba­ker una pre­sen­cia fuer­te en es­ta tem­po­ra­da. Los chi­cos aho­ra de­be­rán en­fren­tar un jui­cio muy com­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.