Bye, sun!

Glamour (México) - - Contenido -

Sí, ama­mos el sol, la are­na y el mar, pe­ro no ol­vi­des lo más im­por­tan­te: pro­te­ger tu piel.

Si crees que un pro­tec­tor so­lar es ne­ce­sa­rio só­lo cuan­do se sien­te ca­lor, lue­go de leer es­te ar­tícu­lo que­rrás usar­lo to­do el año y en­con­trar el ade­cua­do para

tu piel y ne­ce­si­da­des.

¿ e l ca­lor de los úl­ti­mos días ha de­rre­ti­do tu piel? Aun­que el ve­rano pa­rez­ca el mo­men­to ade­cua­do para sa­lir a bron­cear­te, tam­bién es la tem­po­ra­da don­de más nos ex­po­ne­mos a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta y los da­ños en tu piel pue­den ser más evi­den­tes y gra­ves.

Te ex­pli­ca­mos por qué. El ín­di­ce de ra­dia­ción UV se di­vi­de en 11 ni­ve­les, el más ba­jo es 1, en el que se re­co­mien­da usar go­rra o len­tes, y el más al­to es 11, don­de los es­pe­cia­lis­tas in­di­can evi­tar sa­lir a la ca­lle. Las úl­ti­mas se­ma­nas se ha re­gis­tra­do que es­te va­lor ha lle­ga­do a 11+, ¿pue­des creer­lo? Es­to es muy pe­li­gro­so, por eso, el cui­da­do de nues­tra piel de­be ser mu­cho más in­ten­so que en cual­quier otro mo­men­to.

An­te es­ta si­tua­ción at­mos­fé­ri­ca, los mé­di­cos y der­ma­tó­lo­gos su­gie­ren el uso in­dis­pen­sa­ble de un fo­to­pro­tec­tor, pe­ro ¿real­men­te lo es­ta­mos usan­do bien?

Para que cum­pla su fun­ción, pri­me­ro de­be­mos co­no­cer los di­fe­ren­tes ti­pos que hay y cuán­to nos pro­te­gen.

Pro­tec­tor o fil­tro so­lar

Ab­sor­be en 85% la ra­dia­ción UV Se de­be apli­car 30 mi­nu­tos an­tes de ex­po­ner­se al sol

Da una apa­rien­cia más hu­mec­ta­da Es ideal para lo­grar un ma­yor efec­to de bron­cea­do

Blo­quea­dor o pan­ta­lla so­lar

Crea una pan­ta­lla que re­fle­ja los ra­yos UV y de es­ta ma­ne­ra im­pi­de el con­tac­to di­rec­to en nues­tra piel

Evi­ta las que­ma­du­ras pro­vo­ca­das por los ra­yos del sol

Su tex­tu­ra es más den­sa

Re­du­ce de ma­ne­ra efi­cien­te las con­se­cuen­cias del sol en la tez

Am­bas op­cio­nes de pre­ven­ción nos ofre­cen Fac­tor de Pro­tec­ción So­lar (FPS) de dis­tin­tos gra­dos, que es el nú­me­ro de ve­ces que el fo­to­pro­tec­tor au­men­ta la ca­pa­ci­dad de de­fen­sa na­tu­ral de la piel fren­te al en­ro­je­ci­mien­to pre­vio a la que­ma­du­ra. Una for­ma más sen­ci­lla de ex­pli­car­lo es és­ta: si tu piel sin pro­tec­ción tar­da 20 mi­nu­tos para em­pe­zar a po­ner­se ro­ja, uti­li­za un pro­tec­tor so­lar con FPS de 30, el cual pre­vie­ne el en­ro­je­ci­mien­to y los efec­tos, teó­ri­ca­men­te, 30 ve­ces más.

POR PAO­LA ZA­MA­RRI­PA Y MA­RI­SOL HERRERA DE LA RI­VA FO­TÓ­GRA­FO VIC­TOR TRANI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.